UD ALMERÍA

Luces y sombras en el mercado de enero

Kalu Uche ha firmado por la UDA en las dos últimas ventanas de invierno./IDEAL
Kalu Uche ha firmado por la UDA en las dos últimas ventanas de invierno. / IDEAL

El Almería ha acudido al segundo periodo de fichajes de la temporada con aciertos, como Kalu Uche o Iago Falque, y decepciones, como Casado o Goñi

JORDI FOLQUÉALMERÍA

Hablar del mercado de invierno en la UDA hace que a todos se venga a la cabeza el nombre de Kalu Uche. El regreso del nigeriano, en los dos últimos periodos de fichajes en enero, ha sido catalogado casi como el 'maná' por parte de los seguidores rojiblancos. Tan mal estaba la parte delantera en el Almería, salvando a Quique González, que por poco que hiciera el africano ya parecía 'gloria bendita'. Pero este tiempo que comenzará, en el actual curso, el día 1 de enero, ha traído en campañas anteriores algunas luces y, también, sombras. De todo ha habido entre los que han llegado de nuevas al vestuario local del Estadio de los Juegos Mediterráneos. Partiendo todos de la base declarada por Alfonso García (presidente de la entidad) de que en invierno no suele llegar ninguna 'ganga' y el que lo hace es porque no está jugando en su equipo o, por el contrario, viene de otra liga diferente a la española. Es decir, el periodo de adaptación siempre suele ser clave. Y aquí el mayor de los Uche suele tener ventaja. Como también otros, caso de Juanma Ortiz, que conocía la casa.

Son dos ejemplos de futbolistas que han dejado una buena imagen en los meses que han estado en el Almería. Dos ex que sabían al sitio que venían. Aunque no es algo exclusivo de ellos el haber dado un buen rendimiento. Iago Falque (petición de Javi Gracia para lograr el último ascenso), Esteban Saveljich y Borja Fernández son, también, tres ejemplos de rápida adaptación y buen rendimiento. El primero como 'guinda' a un equipo que ya estaba en la parte alta. Los otros dos como 'salvadores' en sendas campañas en las que el descenso era lo más lógico por la trayectoria que estaba llevando el plantel en la primera parte de la competición. Curiosamente, ninguno de los tres siguió en el ejercicio siguiente.

Ellos, entre otros, fueron ejemplos de que el mercado que está abierto durante todo el mes de enero es bueno para acudir y, como en un premio que toca en juegos de azar, sirva para 'tapar agujeros'. Porque en las dos últimas campañas ha habido bastantes cosas que tapar. Casi como en la actual campaña, aunque el equipo no esté en posiciones de pérdida de categoría, como si pasaba en las dos anteriores Navidades.

Poniendo como ejemplo el pasado mercado de invierno, en enero de este mismo año, además del segundo regreso de Kalu Uche y el fichaje de Borja Fernández, el club almeriense realizó también varias incorporaciones. Tanto había que mejorar que, en algunos casos, lo que vino hizo bueno al que se había ido. Henrique Sereno, con vitola de haber sido internacional por Portugal, firmó para reforzar el centro de la zaga. Medio tiempo en Tenerife y se acabó. Karim Yoda entró en la operación Chuli y tras jugar poco se tuvo que operar tras una grave lesión. Sin olvidar a un jugador que sigue en la plantilla del Almería, Javi Álamo rescindió su contrato con Osasuna y fichó por la UDA por media campaña y toda la actual. En ningún momento en este año que lleva como rojiblanco se ha hecho con un puesto en el equipo titular e, incluso, ha estado más tiempo fuera de las convocatorias que, como mínimo, en el banquillo esperando una oportunidad.

Es solamente un repaso al pasado curso. Porque un año antes, al igual que llegó Esteban Saveljich, también lo hicieron otros que pasaron por el Mediterráneo sin más pena que gloria. El uruguayo Goñi fue un ejemplo. Venía como lateral izquierdo muy defensivo. Lo que más se le recuerda es sacar con bastante potencia de banda. Porque en el juego, nada de nada. Más bien, pedirle algo que nunca había hecho. Dijo que era lateral y que había sido central. Por tanto, que no le pidieran subir la banda, tal y como hacía Dubarbier. Pero en un partido Gorosito lo puso como carrilero y reconoció estar 'perdido'.

Como lateral izquierdo también llegó, en la campaña del último descenso de Primera, Casado. El defensa llevaba dos años sin haber prácticamente jugado. Juan Ignacio Martínez, entonces entrenador, pidió un jugador para dicha demarcación porque su idea era pasar a Dubarbier al extremo y en la plantilla estaba un Mané con el que tampoco contaba. Pero a los pocos días se dio cuenta que su idea se iba al traste porque la forma física de Casado no aguantaría el ritmo de la máxima categoría.

Ejemplos de todos los colores que, en estos casos, le pueden dar la razón a Alfonso García sobre la necesidad de ir al mercado de invierno. Siempre para 'arreglar' lo mal que se ha hecho en verano. Ver que los resultados pensados no son los que se dan e intentar reflotar la mala dinámica. Lo que tendrá que hacer en esta temporada. Desde el día 1 está abierto el periodo de contrataciones. El Almería, con lesiones o sin ellas, ha demostrado tener carencias. En el extremo derecho y en la delantera. En la primera posición ya han jugado hasta siete diferentes alternativas, sin que ninguna haya sido poderosa. Para el '9', los dos goles entres tres futbolistas habla de la nulidad en el área contraria. Pero para los refuerzos hará falta dinero o poder 'limpiar' antes el vestuario. Y esperar que sean luces y no sombras.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos