UD ALMERÍA

Lucas Alcaraz pide un notable alto a sus jugadores si quieren imponerse a Osasuna

Lucas Alcaraz sigue pendiente de la evolución de los lesionados para decidir la convocatoria./AGUILERA
Lucas Alcaraz sigue pendiente de la evolución de los lesionados para decidir la convocatoria. / AGUILERA

El preparador granadino de la UDA entiende que si alguno de los suyos no da esa nota sería muy complicado poder ganar mañana al cuadro navarro

JORDI FOLQUÉALMERÍA

Lucas Alcaraz fue clave el pasado sábado en la victoria ante el Lorca de la UDA. No ya porque en el descanso decidiera hacer dos modificaciones y dar entrada a Pablo Caballero (autor del 1-1) y a Lass Bangoura. Lo dijo al final del choque sobre lo que realmente había pasado en el vestuario rojiblanco en el intermedio. «Hemos tenido que tocar la fibra de los jugadores», apuntó el preparador granadino. Y así fue. La reprimenda por la «lamentable» primera parte realizada por los suyos fue de las que hacen época. Los pupilos de Alcaraz habían hecho un primer tiempo de cero. El colista les estaba ganando. Pero tuvieron poder de reacción para traerse hasta Almería los tres puntos en juego. Con poco les valió para imponerse a un equipo que sumaba, antes de la cita, ocho derrotas seguidas.

Pero regalarle un tiempo al próximo rival puede ser mucho más preocupante. Es, junto a Huesca y Lugo, el que más victorias suma a domicilio. Un plantel que es de los más caros de la categoría, al haber descendido el pasado curso de Primera. Aunque no les vale para estar metidos en puestos de play off. Pero sí tienen más calidad que el Lorca de Fabri. Osasuna llegará mañana al Estadio de los Juegos Mediterráneos y Lucas Alcaraz tiene muy claro, como así lo aseguró ayer, que la nota mínima de cada uno de sus jugadores debe ser de notable alto. «Para tener opciones de victoria debemos ganar cada uno de los minipartidos que se disputen», fueron sus palabras.

Aunque Lucas Alcaraz es de los que le gusta más estar centrado en los suyos que en el rival, al menos de manera pública, sí que elogió a los navarros en la comparecencia ante la prensa que dio ayer. «Es un equipo fuerte con mucho poderío físico y con mucha calidad», advirtió. Lo hizo para 'despertar' a sus jugadores, si es que tienen alguna duda, y que no tenga que esperar al descanso para impartir otro 'monólogo' entre un periodo y otro.

Pese a que no estén en puestos de play off de ascenso, sí que espera el técnico granadino que el duelo será muy complicado. De los que se necesita una labor muy coral, en su máxima expresión conjunta e individual, para que haya opciones de que los tres puntos se queden en el Estadio de los Juegos Mediterráneos. «Todos los que participen de nuestro equipo tendrán que estar de un ocho para arriba. Que tengamos un buen día y que estemos intensos», señaló Alcaraz.

Fiel a su estilo

Fiel a su estilo, más desde que aterrizó en Almería con la temporada ya iniciada, el preparador rojiblanco hizo hincapié en que sería un error pensar en el final del encuentro antes de centrarse en lo que es necesario que suceda para lograr, por primera vez en la campaña, dos victorias seguidas. «No pienso en esto porque lo que tenemos que hacer es centrarnos en el minuto cero del partido». El potencial que tiene Osasuna, como ocurre con todos los equipos de la categoría, aconseja que nadie pueda dar por conseguidos los puntos en juego antes de que acabe el choque. «Nos va a exigir tanto el rival que no podemos pensar en lo que puede suponer un resultado positivo porque de lo contrario no lo vamos a conseguir. Tenemos que estar muy centrados. Individualmente muy activos. Y habrá que cometer pocos errores y que muchos de nuestros jugadores tengan un buen día», insistió una y otra vez sobre este mismo asunto.

También fue cuestionado por el hecho, casi en cada partido, en el que el Almería es 'sometido' por el rival de turno. No le dio mucha importancia, aunque sí reconoció que no le gustó para nada la primera parte en Lorca, cuando el colista fue muy superior en todos los aspectos a la UDA y que solamente se fue por delante en el marcador al transformar un penalti porque demostró, en los otros acercamientos, el motivo por el que es el último clasificado, más que porque el Almería hiciera un buen trabajo en defensa. «Todas las semanas voy un día a Granada y allí también se preguntan el motivo por el que, aunque ganen, tienen que sufrir. Como pasó con el Tenerife. Y en Albacete, si voy, también dirán lo mismo. Y es por la igualdad que hay en la categoría. No hay nadie, como en Primera, que pueda llevar el control del partido todo el tiempo», declaró.

Como tampoco le dio mucha importancia a que se tenga que agarrar a un esquema definido cuando se le preguntó por este tema. Las voces que le piden que apueste por un doble pivote, en lugar de los tres centrocampistas, como ocurrió en Lorca en el descanso cuando dejó a Mandi fuera para dar entrada a un extremo (Lass), no encontraron en Lucas Alcaraz una conformidad de cara al choque de mañana frente a Osasuna. Sin nombrar los ejemplos, para lo bueno y para lo malo de ambos sistemas, el entrenador sí que valoró que, por fin, pueda decidir el esquema que pone sin verse en la obligación de colocar uno porque las bajas (lesión) o ausencia de calidad provoquen su decisión final. «Podemos jugar con dos o con tres en el centro del campo. Yo creo que podemos alternar los dos sistemas y con ambos modelos nos ha ido bien, tanto con doble pivote como con trivote». Como también les ha ido mal.

La única sonrisa que esbozó en su comparecencia de prensa fue casi más por desesperación que por felicidad. La ironía en su rueda de prensa llegó cuando le cuestionaron por el alta de Owona y que, solamente, Morcillo y Tino Costa están descartados. «Menos los lesionados están todos para jugar. Tengo dudas con Owona y con Caballero -Verza creo que no llega- por cómo se ha desarrollado la semana pero, con el resto, están todos para jugar de inicio. Estamos en 'nuestros' números».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos