UD Almería

Lucas Alcaraz: «Hay que estar concentrados los primeros 95 minutos»

Lucas Alcaraz espera que todos sus jugadores vayan en la misma dirección, la de estar concentrados todo el partido. /J. J. A.
Lucas Alcaraz espera que todos sus jugadores vayan en la misma dirección, la de estar concentrados todo el partido. / J. J. A.

El técnico rojiblanco advierte de que «la concentración, la atención y la intensidad son fundamentales»

JUANJO AGUILERAALMERÍA

Lucas Alcaraz dejó claro ayer que el partido de mañana en la Ciudad Deportiva José Ramón Cisneros no es comparable con el que la UD Almería disputó hace dos semanas en el Artés Carrasco de Lorca, más allá del hecho que, comparando sólo números, ambos tienen 16, encadenan más jornadas de las 'preferidas' perdiendo y lo de ganar es cada vez más necesario. Sin embargo, surgen otros aspectos que lo hacen diferentes. Por lo que expuso ayer el técnico rojiblanco, «cada partido es un mundo» y y en este caso más aún porque mientras el Lorca, por ejemplo, tiene jugadores que quieren tener más oportunidades en la categoría, que un descenso podría impedirles tenerlas, los jugadores del Sevilla Atlético tienen un futuro más o menos halagüeño o, para ser menos ambiguos, años en los que las oportunidades no les faltarán. Algunos incluso han debutado con el primer equipo.

De todas formas, esta cita de mañana al mediodía no tiene más presión que otra de la Liga a la hora de hablar de conquistas. Para el técnico granadino, que ayer dijo preferir ser más controlador que dominador de los partidos, el que se juega ante el Sevilla Atlético no tiene diferencias. «Para mí, de ganar sí o sí son los 42 porque yo, viendo el partido el otro día con un equipo que es máximo candidato, no sé porqué no podemos ganar o viendo el partido de Oviedo no sé porqué no ganamos. Este tipo de partidos para mí son tan de sí o sí como el resto», explicó.

En lo que sí se parece es en el de acudir con las mismas dificultades, como si para los rojiblancos todos los días fueran '13 y martes'. Mandi, a cuya lesión sus compañeros «reaccionan intentando dar lo que tienen que es ofrecer el rendimiento», Verza o Pablo Caballero no van a estar presentes por lesión en la cita ante un filial al que hay que respetar incluso más que al Barça B. «Paradójicamente prefiero enfrentarme a un equipo que tenga más cosas que perder, como es el caso del Barça B, que está en una zona limítrofe entre escaparse y caer. El Sevilla Atlético, en este caso, va a tener poca inhibición por el tema de la tabla clasificatoria y la calidad es parecida».

Partido complicado

No hay ningún partido fácil. «Es un partido difícil porque es un equipo que tiene calidad, no va bien, pero que el no ir bien no le supone la carga psicológica que le puede suponer a otros equipos que están en su zona, porque son chavales que saben que tienen un futuro por delante y el año que viene van a tener buenos equipos».

Se refería más explícitamente al último equipo al que la UDA visitó, el Lorca. «No tienen a lo mejor la carga psicológica que pueda tener el Lorca o que pueden tener equipos que están en una situación similar». Los hispalenses consideró que «tienen calidad porque son jugadores de calidad. Por tanto, tenemos que saber y todo el mundo que tenga sentido común futbolístico sabe que es un partido complicado».

Un partido con un grado de necesidad comparable al disputado en Lorca, si bien los rojiblancos han coincidido durante la semana en asegura que el filial hispalense imprime mayor exigencia. «Evidentemente es un rival con calidad, que juega con la verticalidad y un poco la desinhibición que tienen los equipos filiales y sí, creo que aparte en el tema psicológico, no es lo mismo la carga de presión que llevaba el Lorca, que también tiene mucho que perder y más hace dos jornadas, que la que tiene el Sevilla Atlético. Creo que nos va a exigir más el partido».

Necesidad, sí o sí

En lo que no cambia es en la necesidad de sumar los tres puntos. Para Alcaraz la hay mañana, pero también la hubo el pasado sábado frente Osasuna. De hecho, no ve diferencias en la motivación para sumar los tres puntos. «Para mí, de ganar sí o sí son los 42, porque yo viendo el partido del otro día con un equipo que es máximo candidato no sé porqué no podemos ganar o viendo el partido de Oviedo no sé porqué no ganamos. Este tipo de partidos para mí son tan de sí o sí como el resto. Sí que es cierto que con los precedente con los resultados de ellos parece que es como más obligatorio, pero al fin y al cabo para mí obligatorios son todos».

Y es que en la situación en la que se encuentran los rojiblancos, el técnico no ve motivos para descartar sumar puntos ante quien sea. «Nosotros no podemos permitir en ninguna jornada decir eso de que esta jornada no es tan importante la puntuación, cuando al fin y al cabo van pasando las jornadas y tienes que llegar al final con la puntuación necesaria para conseguir tu objetivo».

El rojiblanco no ve similitudes al disputado precisamente en la última salida y que acabó con una sequía a domicilio, en lo que a sumar victorias se refiere, desde el primer partido de la temporada. Para el granadino «cada partido es un mundo. Siempre digo que hay que estar concentrados los primeros 95 minutos. La concentración si no al principio, al final o en medio, la atención, la intensidad son fundamentales y comparar un partido con otro...».

Para él, la cita de mañana es muy difícil de predecir. «Lo mismo sales superenchufado y hay una parte del partido que por unas circunstancias... Es difícil. Yo no veo partidos, salvo raras excepciones, en Segunda División que un equipo le pueda al otro todo el partido. Hay alternancias dentro de lo que es el dominio, dentro de lo que es la sensación de peligro, la estabilidad y alternancia entre los dos equipos siempre».

Dominador o controlador

A Lucas Alcaraz no le es de suma importancia lo de jugar a las doce cuando la mayoría de partidos los disputó por la tarde -será el segundo tras el disputado con el Barça B, el otro filial de la competición-, porque «entrenamos todo el año por la mañana. Racionalmente, sería más raro jugar por la tarde, porque todos los días venimos aquí a las nueve de la mañana, que es a la hora a la que vamos a llegar al campo, empezamos a entrenar a las diez y media u once, vamos a empezar a calentar a las once y pico. Son circunstancias que no tienen por qué afectar».

Del mismo modo le da igual lo de tener el balón o no. Desde la llegada de Alcaraz al banquillo rojiblanco nunca se ganó la posesión. Él consideró que más que hablar de preferir ser dominador que dominado, «prefiero ser más controlador que controlado y hay veces que controlas sin balón y veces que no controlas con balón. Lo que hace falta es que el equipo cuando tenga el balón sea para hacer algo y que cuando no tenga el balón el rival no te haga daño. En cuanto a tanto por ciento de posesión o no, lo va marcando el partido. Nada que preocupe específicamente».

Lo que sí puede ser importante para hoy son encontrar motivos para ganar. La baja de Mandi, que para él «es una putada», puede ser motivador el hecho de querer dedicarle al canario un triunfo. «Está claro que la voluntad de los jugadores es estar cerca del compañero y ellos lo suelen expresar diciendo que van a dedicar el posible triunfo o resultado positivo, pero la verdad que, analizándolo racionalmente, es una pequeña faena, una putada que se te lesione un chaval seis meses. Ellos normalmente reaccionan intentando dar lo que tienen que es ofrecer el rendimiento, acordándose del trance del compañero».

Eso de una parte, pero también puede haber otra si juega Juan Muñoz, pues lo haría ante su club de procedencia, propietario de su ficha. «Tenemos tres delanteros que son Juan, Hicham y Soleri y mañana -por hoy- decidiremos quiénes son los que van, pero los partidos que quedan son para todos, no por un partido en sí un jugador se va a ir arriba o no. Ojalá que él o el que sea haga un gran partido, hagan goles y se vengan arriba. Pablo esta semana no nos va a poder ayudar».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos