UD Almería

Llegarán fichajes; antes deben salir

El buen nivel del equipo ha dejado sin minutos a algunos componentes del plantel de la UDA. /AGENCIA LOF
El buen nivel del equipo ha dejado sin minutos a algunos componentes del plantel de la UDA. / AGENCIA LOF

La idea es que lleguen tres refuerzos, pero la plantilla no debería superar los 22 jugadores

JORDI FOLQUÉ ALMERÍA.

Fran Fernández, técnico de la UDA, lo dejó muy claro en la entrevista concedida a IDEAL y que se publicó en el día de ayer. El preparador del primer equipo rojiblanco quiere una plantilla más corta de la que, en número de fichas, ha tenido en la primera vuelta. Pero también cree que debería llegar algún refuerzo. Lo primero lo dijo con sus propias palabras. Lo segundo lo dejó 'caer' para que se tenga muy claro que el cuadro almeriense irá al mercado de invierno, que comienza el próximo martes, en un viaje de ida y vuelta. Para que haya incorporaciones, de la misma manera que habrá, sobre todo, salidas.

La idea, sin sorpresas del propio mercado, es que la plantilla no supere los 23 jugadores. Más bien, 22 sería el número tope, aunque lo de quedarse con uno más sería si alguna de las salidas que se piensan se enquistan y no se pueden ir todos los futbolistas con los que el Almería no cuenta de cara a la segunda vuelta de la competición liguera. Un total de cinco, mínimo, para ir liberando fichas y masa salarial. Con la que poder hacer frente a las tres incorporaciones que se quieren realizar, oficialmente, desde el próximo martes.

Salir y después entrar

En el lateral izquierdo hay varios candidatos tras recuperarse Samu de los Reyes y Nano

Como si se tratase del famoso dicho de que en el metro primero deben dejar salir para poder entrar, así está la UDA. Los problemas en forma de lesiones de larga duración provocaron que el club tuviera que cubrir todas y cada una de las 25 fichas que el reglamento permite a cada equipo. Incluso, dando minutos a otros con ficha del filial, lo que ha aumentado, aún más, los que han ido pasando por el vestuario local del Estadio de los Juegos Mediterráneos desde que en julio comenzaran los entrenamientos a las órdenes de un Fran Fernández que ha debido hacer cambios.

Ahora llega el 'marrón'. El ver que todos están recuperados y tener que decirle, cada jornada, a siete jugadores que no podrán entrar ni tan siquiera en una convocatoria. Una circunstancia que quiere evitar en la medida de lo posible el entrenador zapillero. Partiendo de la base de que lleva ya alguna semana viendo la evolución de los que han estado lesionados, sin poderle dar minutos, Fran Fernández desea que la 'limpieza' se pueda hacer lo antes posible. Que el club, que ya lo sabe, pueda llegar ya a los acuerdos que liberen estas fichas. Los jugadores que tienen las papeletas para salir deberían saber ya que tendrán casi imposible contar con minutos en la segunda vuelta.

Y aquí se inicia la labor de los despachos. Tanto la de Miguel Ángel Corona (director deportivo), como de los rectores de la entidad rojiblanca, presidida por Alfonso García, que serán los que deban lograr que el límite salarial no se sobrepase. Conseguir la rescisión o la cesión hasta final de temporada de los contratos que 'sobran'. Más de una media decena de futbolistas. Cada uno con sus características propias, pero todos con varios compañeros, actuales y posibles futuros, que están por delante en la mente del entrenador del Almería. Un trabajo que debe dar pronto sus frutos.

Nombres propios

Sin esperar una posible venta de alguno que haya destacado y que tenga una oferta más que interesante de otra entidad, en condiciones 'normales' el que tiene un buen número de opciones de ser el primero en salir se trata de Adri Montoro. Su aportación en 19 jornadas es de un minuto. Sí que ha jugado en Copa del Rey, pero esta competición ya no está. Ha estado a la sombra de Romera. Incluso Corpas ha actuado de lateral derecho cuando el valenciano ha dejado el campo. Ahora, además, se une la presencia de un Fran Rodríguez que ya está recuperado y puede actuar en cualquiera de las dos posiciones de la banda derecha. Ficha baja y con contrato hasta 2020. Bien una cesión o rescisión.

Los dos siguientes ocupan la banda zurda. Samu de los Reyes y Nano González partían como los candidatos a ser los dueños de la parte izquierda. Pero el primero se lesionó en pretemporada y el segundo tuvo sobre la mesa un buen contrato de Francia. No se fue y jugó la primera jornada, aunque tuvo que parar para operarse del tobillo. Así que el club fichó a Andoni López y 'descubrió' a un Iván Martos que ha jugado a un alto nivel la Copa del Rey, además de los tres últimos choques ligueros. Puertas abiertas, por tanto, para Samu y Nano. Tres fichas, con Martos del filial, para un puesto. El más claro ejemplo de la liberación que se necesita. Nano en busca de ese buen contrato final, a sus 34 años. Samu podría salir cedido, aunque desde el club no se descarta nada en enero con el ex del Córdoba.

Sorpresa

Dentro de los jugadores que tienen cartel de transferibles, o que el club no vería con malos ojos una salida, está un jugador que fue el fichaje estrella el pasado mercado de verano. Sergio Aguza llegó para liderar el centro del campo de la UDA. Para ser el jugador franquicia. Pero por unas cosas (mal rendimiento en el inicio de la competición) y por otras (doble lesión seguida) ha hecho que no tenga minutos desde la eliminatoria de Copa del Rey contra el Reus en octubre. Demasiado tiempo para ver que Fran Fernández ha consolidado el doble pivote formado por Yan Eteki-César de la Hoz. Que, además, pone a Arzura o a Chema como recambios de los dos titulares. Sin olvidar que, ante el Elche, prefirió poner en los últimos minutos a Juan Ibiza de pivote defensivo, estando Aguza ya en el banquillo.

Firmó por dos temporadas con los rojiblancos. Buscando la continuidad en cuanto a tiempo que no ha tenido en otros clubes. Porque en las últimas ligas el lugar en el que más ha estado fue Córdoba con 18 meses. Algo que, por ahora, tampoco ha logrado en el Estadio de los Juegos Mediterráneos. No se forzará por ninguna parte, aunque, como en otros casos, no se pondría inconveniente a que fuese uno de los que salga en enero.

Y el último de los cinco, sin que signifique que los demás tiene el puesto asegurado, es Pablo Caballero. El argentino tuvo que esperar varias ventanas de fichajes para recalar en la UDA. Y lleva varias ya para salir. Pudo hacerlo hace un año, tras seis meses en Almería. Agua. Pudo hacerlo el pasado verano. Agua. Y todo indica que ahora debe ser que sí. Porque se quiere a otro delantero.

 

Fotos

Vídeos