UD Almería

LaLiga coloca a la UDA en la mitad de la clasificación del límite salarial de la categoría

Alfonso García ha sido el encargado de presentar a la práctica totalidad de los jugadores fichados este verano. /AGUILERA
Alfonso García ha sido el encargado de presentar a la práctica totalidad de los jugadores fichados este verano. / AGUILERA

El organismo hizo ayer público el máximo que cada club puede gastarse en su primer equipo en este presente curso

JORDI FOLQUÉALMERÍA

El Almería dispone de un gasto máximo en esta temporada de 6,988 millones de euros. Es la cifra que ayer hizo pública LaLiga. El organismo emitió un comunicado en el que hacía una particular clasificación, tanto en la Liga Santander como en la Liga 1|2|3, para dar un nuevo paso en la transparencia y dejar claro lo que cada una de las 42 entidades del fútbol profesional pueden gastar como máximo.

Una cantidad que deja a la entidad presidida por Alfonso García en la mitad de la tabla (10º) de la Segunda División A del fútbol español. Muy lejos de los primeros puestos, que ocupan los clubes que han descendido en las dos últimas campañas de la Liga Santander, de la misma manera que, con esa cifra global, está muy por encima (casi el doble) de los que cierran la clasificación de la categoría.

Estas cifras engloban lo que cuesta la primera plantilla, pero también otros aspectos del club. Una cantidad que la Patronal marca para cada uno de sus asociados según sea el presupuesto y los ingresos, con el fin de que los gastos no supongan un quebranto que pueda poner en peligro la continuidad en el futuro. A los que hay que añadir 'sanciones' por déficit o por no cumplir con las directrices de un ejercicio al otro.

Negativa a inscribir

Este límite ha provocado que, en los últimos días del pasado mercado de fichajes en agosto, LaLiga impidiera que, por ejemplo, el Reus inscribiera a cuatro jugadores que había contratado. O el Córdoba que tuvo que vender sobre la bocina a tres futbolistas para poder cumplir con el límite marcado por la organización.

Un aspecto que no tiene nada que ver con la venta de Joaquín al Real Valladolid. Su salida permitió, eso sí, poder inscribir a Esteban Saveljich y Juanjo Narváez. Todo dentro del límite salarial marcado al Almería para que lo cumpliera. Que no es todo lo que marca de esos casi siete millones de euros. Ni tan siquiera se 'exige' llegar al tope que se marca a cada uno de los clubes que se acogen a esta medida impuesta por Javier Tebas.

Los conceptos, como apunta LaLiga, que se incluyen en el límite de coste de plantilla deportiva inscribible y no inscribible son: salarios fijos y variables, seguridad social, primas colectivas, gastos de adquisición (incluidas comisiones para agentes) y amortizaciones (importe de compra de los jugadores imputado anualmente en función del número de años de contrato del jugador). En estos dos últimos casos, este verano solamente se pueda imputar a la UDA el traspaso desde el Marbella de Luis Rioja, no superior a los 100.000 euros, mientras que hace un año fue el de Lucien Owona, que sigue en el club en este verano por lo que su compra al Alcorcón sigue amortizándose.

Ventas

Dentro de los ingresos, la acción principal llega de la venta de jugadores. Alfonso García aseguró durante el verano que el dinero que el Rayo Vallecano había dado por José Ángel Pozo servía para pagar lo que supone la cantera. El casi 1,5 millones de euros del malagueño era para deuda y no para poder incluirlo en el primer equipo.

Un aspecto que otros clubes tienen en el presupuesto pero no aplicable al primer equipo. Otras entidades tienen separados por un lado la primera plantilla y, por otro, el resto de lo que sucede en los distintos equipos. De ahí que el Almería aparezca más arriba en la tabla y, realmente, no pueda disponer de tanto dinero para darle jugadores a Fran Fernández. Insistiendo en que el cuadro rojiblanco no ha apurado el límite que le permitirá el organismo para este ejercicio.

Los números dirían que este domingo se mide el décimo presupuesto contra el decimotercero. La visita del Real Zaragoza al Mediterráneo. Un cuadro, el maño, que sigue pagando deuda y que, con más ingresos, tiene menor límite que la UDA. Otra cosa es lo que se gasten.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos