UD Almería

Ilusión, enfado, indignación, denuncia y devolución de unas entradas con polémica

La afición de la UDA estará otro año más en el Nuevo Los Cármenes de Granada. /IDEAL
La afición de la UDA estará otro año más en el Nuevo Los Cármenes de Granada. / IDEAL

Tras 'venderse' de manera muy rápida las facilitadas por el Granada, se intenta hacer negocio con la reventa en la puerta de la sede de la UDA

JORDI FOLQUÉALMERÍA

Un sector de los aficionados de la UDA vivió ayer un día que tardará bastante tiempo en olvidar. Con varios estados de ánimo durante una jornada en la que a lo único que aspiraba era el tener en su propiedad alguna de las entradas que el Granada había entregado al Almería para el partido del sábado en el Nuevo Los Cármenes. Desde el club almeriense se había asegurado que se trataba de 400 localidades. Pero esa cantidad se 'esfumó' en muy poco tiempo. Aunque lo peor todavía estaba por llegar. Fue lo que provocó que la ilusión con la que fueron al Estadio de los Juegos Mediterráneos los seguidores se convirtiera, primero, en enfado, luego pasó a la indignación, continuó por una denuncia y, finalmente, al menos durante este martes, en la devolución de parte de esas localidades.

Paso a paso, todo comenzó con el anuncio del Almería de que el precio de cada localidad sería de 10 euros. El Granada había llegado ya a un acuerdo con la UDA para este precio, en la zona de la afición visitante, tanto en el partido de la primera vuelta como en el de la segunda, que se celebrará en el Mediterráneo. Tres euros más que los otros choques en tierras andaluzas y en otros campos que sí llegaron a un acuerdo para que los visitantes pudieran viajar por 7 euros la entrada individual.

Ilusión

La buena racha del equipo, con una derrota en los últimos ocho partidos oficiales que ha disputado el equipo de Fran Fernández, provocó que hubiese cola para lograr una de las entradas. De las 400 de las que habló el club. Un pensamiento de que todos los que estaban podían obtener esa localidad. El motivo no era otro que la entidad presidida por Alfonso García había asegurado que solamente se lo podían llevar una entrada por abonado y que cada uno podía adquirir otras tres, también para abonados.

Se entendía por parte de los que se dieron cita que no habría ningún problema para comprar y que la espera merecería la pena. Pero no fue así. Porque ni dos horas después de ponerlas a la venta, el club informaba que ya no quedaban localidades. Que se habían vendido absolutamente todas. Miradas de extrañeza entre los que se quedaron a las puertas de poder entrar en la sede del club y comprar la suya.

Enfado

Una vez 'acabado' el primer estado de ánimo, el segundo llegó muy pronto. El enfado de los seguidores rojiblancos se hizo patente cuando no encontraban más explicación por parte del club de que «se han acabado las entradas». Diversos seguidores declararon a IDEAL, de la misma manera que lo hicieron público en redes sociales, que los responsables de la entidad inquilina del Estadio de los Juegos Mediterráneos argumentaban esta rapidez, cuando solamente un abonado podía llevarse la suya y la de otros tres que le hubieran dejado el abono, que el club tiene sus «compromisos».

Las quejas se manifestaron en el hecho de que «si anuncian 400 entradas es porque ponen a la venta 400 en la sede. Si de ese número tienen que quitar para sus compromisos, que no digan que ponen a la venta 400», señalaron.

Indignación

Si parecía que este capítulo se había acabado con el enfado de los seguidores que se quedaron sin entradas, todo tuvo una vuelta de tuerca para pasar a la indignación de los aficionados rojiblancos. No tuvieron ni que irse del Estadio. Ni tan siquiera de los aledaños de la sede de la UDA. Porque se quedaron perplejos cuando vieron que uno de los seguidores que sí había entrado, para comprar 'su' entrada, sacaba un sobre con «más de 30 entradas», como confirmaron otros aficionados, y se dispuso a su reventa. «Sin esconderse y sin disimulo ninguno», explicaron a esta redacción.

La reventa subió el precio de 10 a 15 euros. Un aspecto ilegal, dado que no se pueden revender entradas de un evento deportivo. La indignación fue total porque el 'revendedor' las había conseguido por pertenecer a una de las Peñas de la UDA y el club le había dado todas las que debía tener su colectivo. Un aspecto que, aunque también se había hecho con otras Peñas, no estaba entre los aspectos declarados por la entidad como condición para poder retirarlas. «Al final hacen que haya abonados de primera y otros de segunda», retomando la queja en el 'estado de enfado'.

Comunicado

Cuando la redes sociales estallaron con este punto de indignación, la entidad rojiblanca envió un comunicado en el que confirmaba la toma de medidas sobre el asunto. «La UD Almería denuncia la reventa de entradas para el partido que el equipo almeriense disputará el sábado en Granada y que se han vendido en la sede del club rojiblanco, en el Estadio de los Juegos Mediterráneos. Esta reventa, advertida por empleados de la UD Almería, se ha realizado por parte de un colectivo relacionado con la entidad y que previamente había adquirido un número concreto de localidades al ser sus miembros abonados»

También como entidad mostraban su «indignación por esta circunstancia que, entre otras cosas, ha permitido lucrarse a un grupo de abonado a costa de otros, al margen de dejar a un número determinado de aficionados sin entradas para el encuentro en el Estadio de Los Cármenes». El comunicado fue a primera hora de la tarde y advertía «que las entrada revendidas van a ser anuladas, por lo que se pide a los que las compraron que pasen por la sede para cambiarlas por otras con las que sí podrán acceder el sábado al partido». Un aspecto que, por la tarde, no sería así.

Devolución y espera

Porque seguidores que siguieron este paso confirmaron que «el club nos ha dado 10 euros por cada entrada. Pero nos han dicho que no pueden darnos otra porque, cuando hemos ido, el Granada no había mandado las entradas de repuesto». Así que, en dicho caso, pudo perder cinco euros sin saber, al menos ayer por la tarde, si podrían ver finalmente el partido. «Se han quedado con mis datos, pero no me han asegurado nada».

Lo que sí aseguró el Almería es que «ha tomado la decisión de no vender más entradas al citado colectivo cuando se dispongan de las mismas para desplazamientos concretos». Eso sí, sin citar en ningún momento el nombre de ese colectivo que 'aprovechó' la venta de las entradas para revender algunas de ellas y poder ganar 5 euros por cada una de las entradas que pudieran vender a otro aficionado que no pudo comprarla en su precio inicial, porque ya se habían acabado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos