UD Almería | La crónica

Guantazo a mano abierta del Huesca al Almería

Foto de: / JOSÉ LUIS MATARÍN

Los rojiblancos ofrecen la peor cara de la temporada y caen merecidamente ante un Huesca inteligente y muy sólido

JUANJO AGUILERAAlmería

La UD Almería, que ofreció la peor imagen de la temporada, incluso peor que la que ofreció en la segunda parte de Soria, cayó ayer derrotada con toda justicia frente a un Huesca que demostró sensaciones que permiten pensar que estará al final de temporada luchando por repetir lo que ya logró el año pasado, luchar por el ascenso. Fue superior y, posiblemente, no haya dudas para pensar que el rendimiento de los rojiblancos es fruto del que impuso el equipo de Joan Francesc Ferrer ‘Rubi’. Este manejó el partido con y sin balón.

En la primera parte, la imprecisión local la aprovecharon los altoaragoneses para visitar continuamente el área defendida por los de Luis Miguel Ramis. El colombiano Cucho Hernández aprovechó una de las primeras ocasiones para decantar el encuentro a favor de los suyos. Cuando concluía la primera parte, en un momento clave, fue Gonzalo Melero el que puso el segundo y dando un duro golpe a un Almería que se atragantó en ataque, ante el buen trabajo defensivo del conjunto rival. En la segunda parte, la solidez atrás del Huesca creció ante un Almería que no mejoró en la salida de balón, que tampoco tuvo en la primera parte. En una salida, Cucho Hernández puso el tercero y dejó el partido visto para sentencia.

0 UD Almería

René; Fran Rodríguez, Owona, Joaquín Fernández, Nano; Mandi, Verza (Nauzet Alemán, m. 46), Rubén Alcaraz; Pozo, Juan Muñoz (Pablo Caballero, m. 61) y Fidel (Pervis Estupiñán, m. 68).

3 SD Huesca

Álex Remiro; Alexander González, Pulido, Jair, Akapo; Aguilera, Gonzalo Melero (Luso, m. 72); Álex Gallar, Sastre, Vadillo (Ferreiro, m. 84), y Cucho Hernández (Chimy Ávila, m. 76).

goles
0-1, m. 26: Cucho Hernández. 0-2, m. 42: Gonzalo Melero. 0-3, m. 53: Cucho Hernández.
Árbitro
Ais Reig, del colegio valenciano. Amonestó a Alexander González (m. 31) y Álex Vadillo (m. 81), de la SD Huesca.
Incidencias
Partido correspondiente a la octava jornada del campeonato de Liga de Segunda División A, Liga 1|2|3, celebrado en el Estadio de los Juegos Mediterráneos, con 7.226 espectadores.

Demasiada imprecisión

El encuentro comenzó con un fuerte duelo en el centro del campo, con ambos equipos tratando de hacerse dueños del balón para ganar la batalla y, desde ahí, manejar el partido. En esa fase, el Almería estuvo impreciso en el pase y el cuadro oscense mandando sobre el terreno de juego. Las ocasiones, en la fase de inicio, fueron para los de Rubi. El Almería había perdido el balón y el Huesca, en un par de ocasiones, planteó problemas. En el 7, tras una falta sobre Pulido en la frontal que mandó fuera Vadillo y, en el 11, fue de una contra contra otra. Se intentó plantar, pero cortó el árbitro y el Huesca, en tres pases, puso a Cucho ante René, tras un gran servicio de Álex Gallar. Por fortuna mandó el balón muy por encima del larguero.

El Almería se mostraba impreciso en la zona de creación, con problemas porque el Huesca, cuando no era poseedor del mismo, se cerraba bien, imposibilitando la acción rojiblanca, mientras que los oscenses buscaban la profundidad por banda de Alexander González, sobre todo, desdoblándose con Álex Gallar para poner centros, como en el 22, que despejó Fran Rodríguez para evitar el remate de Vadillo.

Reaccionó el Almería con una acción por banda derecha, en la que participaron Pozo y Fran Rodríguez. El sexitano intentó el pase, tocó en un defensor y le volvió al malagueño, que buscó el disparo desde fuera del área y, tras tocar en un defensor, estuvo a punto de sorprender a Álex Remiro, que rectificó y mandó el balón a saque de esquina.

El reflejo del juego

Pero se veía que el Almería no estaba fino y se comprobó en el minuto 26, en una acción rápida del conjunto azulgrana, con el balón que lo manejó Álex Gallar para meterlo entre líneas y dejar solo al colombiano Cucho Hernández, que encaró a René para poner el marcador franco para los altoaragoneses.

La imprecisión rojiblanca seguía haciendo mella. Por banda derecha seguía creando peligro y en el 31 pudo llegar el segundo a la salida de un córner ‘avisado’ para ponerlo al primer palo, todos se fueron ahí, y el balón llegó al segundo palo para que Gonzalo Melero la mandara fuera. En la segunda oportunidad que tuvo el madrileño no la desaprovechó, entre la ‘chepa’ y el trasero. Situado en el segundo palo, aprovechó un córner lanzado por Álex Vadillo para poner el segundo en el luminoso del Juegos Mediterráneos, donde las cosas estaban pasando según el guión expuesto por unos y otros.

Intentó Ramis cambiar el panorama con la entrada de Nauzet Alemán en lugar de Verza, pero para situarse en banda derecha y desplazar a Pozo como enganche, pero era un problema de precisión, que siguió sin aparecer. De hecho, en el 47, Álex Gallar pudo ampliar la ventaja, tras pérdida. Entre él y Cucho Hernández fabricaron una ocasión en la que Gallar remató sin fortuna. Quien no lo hizo desafortunado fue Cucho Hernández, en el 53, tras un error en la salida de balón entre Joaquín y Mandi, la pelota le cayó a Gonzalo Melero que se la cedió al colombiano para hacer el tercero.

Con 30 minutos por delante, Ramis optó por buscar otra alternativa, sentando a un Juan Muñoz en cierto modo impreciso. Entró Pablo Caballero, pero fue el equipo oscense el que siguió insistiendo. En el 61, con una acción por banda derecha de Alexander González que despejó René a córner, en gran intervención, y luego otra como la que tuvo en el 62, tras un disparo desde fuera del área de Cucho Hernández en una fase de ‘encefalograma plano’ para los rojiblancos, sin ideas e incapaces de llegar al área defendida, muy bien, por la SD Huesca.

Con Estupiñán en campo, el Almería trató de volcar el campo a su favor. Esa presencia dio algo más de llegada, pero sin acierto ante un Huesca que trabajó tranquilo, sin presión, ante la nula capacidad ofensiva de una UD Almería desesperante. Salvo un remate de Joaquín, en la recta final, que se marchó pegada al palo izquierdo de la meta de Álex Remiro, no hubo más. Todo control de un Huesca, que demostró estar en la línea del juego que el pasado campeonato le permitió jugar la fase de ascenso a Primera División.

Fotos

Vídeos