UD Almería

«El Granada es el equipo que más te somete en su casa»

Alcaraz dirige un entrenamiento con el Almería tras hacerse cargo del club./J. J. Aguilera
Alcaraz dirige un entrenamiento con el Almería tras hacerse cargo del club. / J. J. Aguilera

Lucas Alcaraz, técnico de la UD Almería | El entrenador granadino admite que no será un partido más el del viernes y admite que para una plantilla joven como la que tiene es un «reto»

CAMILO ÁLVAREZ

Con 186 partidos dirigidos al Granada entre Segunda B y Primera, el regreso de Lucas Alcaraz (Granada, 1966) a Los Cármenes no es un evento más. Sigue siendo socio aunque desde que se marchó a mitad del curso pasado no ha vuelto a pisar el estadio del Zaidín. El viernes lo hará para sentarse en el banquillo visitante, pero con sensaciones «especiales».

-¿Qué ambiente se ha encontrando en Almería al llegar?

-Es un equipo en dificultades, que después de perder el amparo de la ayuda al descenso se ha convertido en un club a nivel económico más de Segunda división. Me apetecía volver al día a día, conozco a los dueños, el director deportivo (Corona) fue jugador mío... Afrontar el reto de este año y hacer algo un poco más creativo el año que viene, dentro de que va a haber el mismo problema presupuestario, pero habrá más independencia a la hora de tomar las decisiones que no estén tan mediatizadas por lo que se venía arrastrando. Me encuentro con un grupo de jugadores muy jóvenes, en dificultades en la tabla y con muchas bajas. Pensamos que a medio plazo podemos estabilizar la situación y sacar adelante el objetivo.

-En su presentación dijo que no podía rechazar al Almería pero ¿no se había planteado parar tras sus dos últimas experiencias en Granada y Argelia?

-Sí. Incluso había llegado a la conclusión de que era lo mejor. Había dejado pasar una oferta de España y dos del extranjero, una de China bastante atractiva en el apartado económico, pero me llamaron amigos y me gusta compatibilizar el trabajo con las relaciones personales. Sigo entrenando y en un sitio en el que ha sido mi casa de alguna manera por un montón de vínculos que me unen con el club.

-Debe reconfortar ver tantas opciones en cuanto sale al mercado y también habla bien de su representante...

-No estoy descontento con mi representante (risas). Está claro que el entrenador, si vuelve a los sitios donde ha estado es gracias a su trabajo.

-Llamó mucho la atención su contratación como seleccionador de Argelia. ¿Cómo surgió la opción?

-A mí también me sorprendió. Al día siguiente de salir del Granada me llamó un representante francés, que estaba con el presidente de la Federación Argelina. Me comentó que estaban buscando entrenador en España, que se iban a entrevistar con unos cuantos y a raíz de esa entrevista salió la oportunidad.

-¿Le sorprendió su cese en el Granada después de haber renovado un año más?

-En el fútbol ya no me sorprende casi nada. Bien es cierto que tenía la ilusión de continuar el proyecto y empezar una nueva temporada desde cero, con más libertad para tomar determinadas decisiones en el aspecto deportivo. Ahora espero que al Granada le vaya fenomenal. Los que estamos en este mundo debemos estar preparados para este tipo de cosas.

-Había aceptado incluso emprender el siguiente proyecto aunque fuera en Segunda división.

-Esa era la idea en Navidad si se consumaba el descenso. Entiendo que en el fútbol las cosas cambian cada semana. Prefiero pasar página. Ahora tienen un buen entrenador, un buen director deportivo, una buena plantilla y, salvo el viernes, el resto de las semanas espero que les vaya bien.

-Sabiendo su condición de socio y con su pasado en el club, ¿cómo vivió esa etapa tan convulsa? ¿Dejó de creer el grupo en el objetivo?

-En las primeras siete ocho jornadas se lograron dos puntos y en las siete u ocho últimas ninguno. En nuestra etapa hubo alguna opción pero cuando empezamos a estar en la línea de poder aspirar a conseguirlo hubo lesiones y sanciones. Íbamos muy justos de gente y, aunque no por número de jugadores, sin el concurso de algunos de ellos era muy difícil. Hubo partidos fundamentales, como ante el Leganés o el Sporting, que nos faltaron los jugadores más importantes. Esas circunstancias terminaron por ser un impedimento grande.

-¿Da cierta frustración ver el funcionamiento actual del club y el que le llevó a su cese?

-Cuando las cosas no salen bien es importante aprender de los errores. Si la propiedad ha aprendido que tenía que hacer las cosas de otra manera, es su decisión. Ahí no me puedo meter.

Cinco años después

-¿Qué nivel se ha encontrado en su regreso a la Segunda división?

-Como siempre, es bastante difícil establecer una regularidad, aunque hay una serie de equipos, fundamentalmente los recién descendidos y los que llevan una trayectoria de años anteriores, que cuentan con una ligera ventaja. Los primeros por el tema económico -la compensación por el descenso- y los segundos porque han ido depurando sus plantillas de defectos y aumentando sus virtudes. Esos aspiran a lo más alto. El resto se mueven en un círculo muy igualado. Depende de las lesiones, de la suerte en momentos puntuales. Establecer una jerarquía en la clasificación cuesta mucho más que en Primera.

-¿Ha cambiado mucho desde que llegó a la categoría con el Recre en el año 2000?

-Mi primer año en Segunda fue el más distinto de todos porque entonces estaban Sevilla, Betis y Atlético de Madrid en Segunda. No creo que se vuelva a repetir la historia. Ha cambiado como el resto del fútbol español, pero en cuanto a la igualdad, a la dificultad para conseguir los puntos, sigue igual que cuando estuve en el Recreativo, en el Córdoba, en el Xerez, en el Almería o en el Murcia.

-¿Por dónde ha empezado a construir al nuevo Almería?

-A pesar de los resultados las lesiones nos está condicionando mucho. Es una plantilla bastante corta en cuanto a efectivos. Estamos intentando dotar al equipo de unos cimientos básicos. Hemos encontrado una actitud muy positiva de los jugadores. A ver si a medio plazo somos capaces de regularizar el tema de las lesiones. A partir de ahí, seguir creciendo en cuanto a resultados y juego.

-Siempre que aparece por Los Cármenes es noticia. Una semana distinta en todos los sentidos.

-La verdad es que sí. Son ciento y pico partidos con el Granada en tres etapas, una vinculación familiar importante... Está claro que no puede ser una semana igual. Por suerte es más corta. En cuanto a sensaciones es una semana distinta, pero, aunque no es lo mismos exactamente, me enfrento a muchos exequipos y estoy más acostumbrado.

-No le gusta ser el protagonista.

-Por mi carácter prefiero que los protagonistas sean los jugadores pero uno debe estar acostumbrado.

-Ha pasado por muchas fases en su relación con la afición granadinista. Su último paso por el club dejó muestras de apoyo...

-La gente es inteligente. Los mismos que me han apretado y exigido cuando el equipo entre el diez y el doce en Primera (temporada 2013-14), han sido muy comprensivos y cariños yendo el equipo último. Siempre he sido muy respetuoso con la gente porque es una afición a la que pertenezco.

-¿Qué partido espera?

-Para nosotros va a ser un partido muy exigente. Tengo la curiosidad de ver cómo reaccionamos ante el rival que en casa más somete al contrario. Nos lo podemos tomar como un test. Si sacamos una buena nota allí la podemos sacar en cualquier sitio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos