UD Almería

Goles con sabor a humildad

José Corpas, un auténtico correcaminos, durante un entrenamiento de la UD Almería./J.J.A.
José Corpas, un auténtico correcaminos, durante un entrenamiento de la UD Almería. / J.J.A.

El linarense valora mucho el vestuario de la UD Almería y no se pone retos: «No me pongo conseguir 27, 28, solo conseguir los tres puntos siguientes». Corpas no tiene ídolos 'de barro', «lo que quiero es aprender de los compañeros que tengo al lado»

Juanjo Aguilera
JUANJO AGUILERA

José Corpas es un descubrimiento de la secretaría técnica de la UD Almería. Entre Miguel Ángel Corona e Ibán Andrés consideraron que este linarense de 27 años y 1,74 de estatura, que algunos le han comparado con el bético Joaquín por la forma de correr, tenía un sitio en el equipo rojiblanco y merecía tener una oportunidad. Está agradecido a quienes se lo propusieron, del mismo modo que consideró importante destacar el poso que existe en el vestuario del equipo indálico, algo que lo considera clave para justificar el éxito del equipo. Con los pies en el suelo, este extremo rapidísimo, que acumula kilómetros y kilómetros en sus piernas cada semana de compromisos, no ve que ganando el domingo habrá menos equipos por encima y más por abajo en la tabla. Solo se fija en los «tres puntos del partido de casa que tenemos contra el Lugo, un rival dificilísimo, que nos va a poner las cosas muy complicadas».

Tampoco tiene retos más allá de esa cita del domingo frente al cuadro lucense. Consolidar los siete puntos sobre el descenso es una meta. «Se vive no con tranquilidad, porque sabemos que dos partidos perdidos te pueden meter abajo, pero sí que es cierto que te dan ese plus de confianza que afrontas el partido del Lugo, que es el más importante porque llevamos dos partidos sin ganar en casa y porque queremos brindarle e irnos al 2019 con una victoria en casa, con un plus de tranquilidad, no de relajación, sino de tranquilidad competitiva, pero que vamos a afrontar el partido, que es dificilísimo, con la ilusión de conseguir los tres puntos». Una renta que permitirá seguir tranquilo, pero consciente de que «nuestro objetivo no se nos puede olvidar cuál es, que es la permanencia un poco de forma más holgada que otros años».

Oviedo

En el Carlos Tartiere, la UD Almería sumó una segunda victoria a domicilio que sitúa al equipo en la décima posición, más cerca de la zona de playoff que de la de descenso. Y se podría considerar un golpe en la mesa, aunque a Corpas no le dicen nada más. «Es cierto que en casa estamos mostrando una cara más competitiva que fuera y una de las asignaturas pendientes era jugar como visitante, que solo habíamos ganado un partido y era contra el Numancia, pero yo creo que el equipo estaba haciendo las cosas bastante bien, estaba compitiendo, pero no terminada de tener esa pizca de suerte fuera de casa».

En ese sentido, dijo creer que en Oviedo «el equipo hizo un trabajo impresionante, solidario en defensa, porque ellos sumaban muchísima gente en línea adelantada y llegaban muy bien al área y es una recompensa al trabajo que hacemos durante todas las semanas y esta vez ha sido en forma de victoria».

De los que corrieron él es uno. «Los kilómetros los llevo en el cuerpo, sé que fueron muchos, pero la cifra exacta no la sé. Cuando nos den los datos del GPS los miraré, pero tengo la sensación que fueron muchos», explicó para hablar de un partido de poso importante. «Después del tropiezo en el minuto 2, el equipo se repuso rapidísimamente, sabía que tenía mucho tiempo por delante y había dado la cara prácticamente todos los partidos. La confianza que tenemos en nosotros mismos y en lo que nos rodea hace grande a este equipo, que compitió, se olvidó de ese error y quisimos solventarlo lo antes posible, empujamos y rápidamente conseguimos empatar e incluso ponernos por delante y luego creo que el equipo tiró de oficio, de sacrificio, de compromiso e ilusión, que es lo que prima a este vestuario. Se sacó el partido y muy contentos por la victoria».

Esta permite ver las cosas diferentes ahora, casi respirar de alivio. «Es verdad que después de ganar, las sensaciones son diferentes. Es cierto que tenemos que seguir mejorando, que hicimos un partido muy serio en cuanto a nivel defensivo y competitivo en Oviedo ante un grandísimo rival que aprieta muchísimo, en un estadio espectacular». Sin embargo, destacó la labor de los suyos. «Creo que el equipo competió muy bien, supo lo que tenía que hacer en cualquier momento y creo que merecimos esos tres puntos, traérnoslos para acá, no solo por ese partido en concreto, sino por el trabajo que veníamos haciendo en jornadas atrás, que llevábamos un mes sin ganar y estamos contentos y afrontamos el partido que viene en casa contra el Lugo con mucho ánimo».

Con gol

El gol no es una obsesión parar este linarense que ha conocido el fútbol modesto y que ahora juega en alfombras. «He tenido esta semana la suerte de hacer gol, no me rijo por los goles, pero sí que es cierto que gusta meterlos, pero lo más importante es que el equipo gane, si puedo aportar con gol bien y si no no pasa nada. Estoy muy contento porque el equipo gana, es capaz de reponerse a una situación adversa en el minuto 2 y sobre todo porque el equipo compite».

Por eso, para 2019 los goles no serán una obsesión. «Estoy muy contento y agradecido a las personas que me dan la oportunidad. Trabajo día a día para que los días de partido intenten salir las cosas lo mejor posible. A 2019 pido salud, que es lo más importante, y que lo que tenga que venir vendrá».

Será para seguir creciendo. Lo hace al cobijo de quienes le rodean en el vestuario por más que su jugador referencia sea Pedrito. «Lo que quiero es aprender de los compañeros que tengo al lado porque la verdad es que todos tienen muchísima experiencia y tienen buenos consejos que darte. Una de las claves de este equipo es el vestuario, te dan buenos consejos, buenas referencias para aprender y las tomo, las intento poner en práctica».

Uno de ellos seguro que es Luis Rioja, del que habló con cierta ironía y la amistad de este con Chema. «Es verdad que los sevillanos se llevan bastante bien. Ellos día a día están más tiempo juntos y yo por la cuestión de que muchas veces está aquí mi novia y hacemos cosas de pareja y él en este momento parece que su novia es Chema y entre ellos se llevan muy bien. Hacen muchas cosas juntos, pero eso no quita que en el vestuario entre todos haya buen rollo, pero la amistad con Rioja viene de atrás en el Marbella y tengo una grandísima relación».

Por su posición, dijo tener claro que «hay grandísimos jugadores, grandísimos futbolistas y siempre me ha gustado Pedrito de la época del Barça, porque era un referente tanto en ataque como en defensa y luego tenía una calidad abismal, igual que Joaquín el del Betis. Muchos me han dicho que le parezco a Joaquín por la forma de correr, pero él está en otra galaxia. Son compañeros de los que intentas aprender y absorber lo máximo».

 

Fotos

Vídeos