UD Almería

«Fran está llevando al equipo perfecto»

Alfonso García, que tiene los pies en el suelo, destaca el trabajo de Fran, la labor del equipo y una «pizca de suerte»./J.J.A.
Alfonso García, que tiene los pies en el suelo, destaca el trabajo de Fran, la labor del equipo y una «pizca de suerte». / J.J.A.

Supersticioso, el presidente rojiblanco considera que «tenemos esa pizca de suerte y esa unión que tiene ahora mismo el vestuario, que es muy grande». Alfonso García señala al técnico y al comportamiento del equipo como claves del éxito de la UDA

Juanjo Aguilera
JUANJO AGUILERA

Supersticioso como él solo -Alfonso García llegó a hablar de cosas raras en la etapa de Sergi Barjuan que justificaban las derrotas-, el domingo al término del partido frente al Reus, el presidente de la UD Almería no se cortó lo más mínimo al decir que su 'visita' de los miércoles al entrenamiento de la primera plantilla las seguirá haciendo mientras dure la racha. Solo tiene que ver con las victorias, su maniática personalidad, aunque en el fútbol ya se sabe que las rachas, las buenas y las malas, tienen que ver con el trabajo. El que está realizando últimamente el equipo rojiblanco le hace estar ilusionado, pero con los pies en el suelo. «En fútbol pasa eso, te ilusionas y te desilusionas muy rápido», dijo el presidente rojiblanco.

Este ensalzó el trabajo que viene realizando Fran Fernández desde que comenzó la temporada, además lo hizo por dos veces durante los poco más de cinco minutos durante los cuales atendió a los medios de comunicación al término del partido. «Está claro que Fran está llevando al equipo perfecto... Fran lo está haciendo muy bien», dijo, pero no se olvidó de la suerte. «Al final, vuelvo a insistir, es un conjunto porque, por muy bien que lo haga el entrenador, si los futbolistas no van o tienes mala suerte o se te lesionan... por aquí han pasado buenos entrenadores también, y hay que recordarlo. Fran lo está haciendo muy bien, pero es que encima de todo tenemos esa pizca de suerte y esa unión que tiene ahora mismo el vestuario, que es muy grande».

La racha

El máximo accionista de la UD Almería habló bajo los 'efectos del aroma' del partido más cómodo que ha disputado el equipo rojiblanco puede que desde la etapa de Javi Gracia. No por la diferencia de goles, sí por el poso que dejó su propuesta. Aún así, fue contundente cuando se le expuso que hacía tiempo que no veía un partido tranquilo. «Yo no veo ningún partido tranquilo», expuso. Y eso que antes habló de las cuatro victorias en un tono casi idílico. «Es que cuando ganas y juegas y presionas y robas y llegas. Eso, si se da muchas veces, es para enmarcarlo».

Pero siempre con la intranquilidad, pese a que el Reus no disparara ni una sola vez entre los tres palos. «Es igual. Aunque el balón pase a 17 metros, pero hasta que no pita el árbitro estás intranquilo. Te meten un gol de esos de rechace faltando tres o cuatro minutos, te cuelgan dos o tres balones arriba... Lo hemos vivido otras veces que hemos ido con holgura y después han llegado dos balones al área, nos han marcado dos goles y nos han empatado». De todas formas puso hincapié en lo que hace el grupo. «Ahora mismo al equipo se le ve muy solidario. Cuando un jugador abandona el puesto, hay otro jugador haciéndole la guardia, cubriendo ese puesto, y es la clave de lo que estoy viendo en el equipo».

Lo del domingo fue una necesidad, más que un reto. «Hacía falta un partido que se dominara de principio a fin y que no se dejara jugar al rival, que el equipo creara muchísimas más ocasiones de gol que el rival», manifestó. Esos objetivos los consiguió el equipo y ponía lo conseguido en alza porque, según sus palabras, se consiguió «contra un equipo que las dos veces que ha venido a Almería nos ha complicado la vida muchísimo y que fuera de su campo está consiguiendo muchísimos puntos porque es muy buen equipo, con la mayoría de jugadores del año pasado, que están acoplados, adaptados a la categoría. No es un equipo fácil».

Paciencia

La racha de victorias contrasta, solo en lo que a números se refiere, con el inicio del campeonato. García Gabarrón pidió paciencia entonces. «Ya lo dijimos al principio, hay muchísimos jugadores que no habían hecho pretemporada, ni aquí ni en los equipos donde estaban. Hay jugadores que se han incorporado el último día, en el último minuto, otros en la penúltima jornada, una semana antes de empezar la Liga».

Además, influyeron los rivales, hechos para estar arriba, por más problemas que hayan podido tener algunos. «Analizando uno a uno, se da uno cuenta de que empezamos con un equipo muy fuerte en su casa, con cuatro jugadores del filial; que no habían hecho pretemporada el resto, era una muerte anunciada ese partido. El equipo, el día del Tenerife, creo que mereció más, haber ganado. El día del Málaga no merecimos perder... A partir de ahí el equipo ha ido a más y no sé decir si va a ir a más de lo que está haciendo. Si es así, ya veremos los puntos que conseguimos».

Ciertamente, los resultados tenían que llegar a tenor del rendimiento del equipo. «Están todos muy enchufados, con muchas ganas. Saben que esto es muy largo, que todos antes o después tienen sus minutos y yo siempre lo he dicho que tan importante es jugar diez minutos como ochenta, tan importante es jugar dos partidos como 38, porque en esos dos partidos hay seis puntos en juego que te pueden marcar el devenir del futuro de este equipo. Tienen que estar todos enchufados en todo momento», solicitó a los jugadores.

Ilusionado

En la actualidad vive los vaivenes que depara el fútbol, a merced siempre de los resultados. «En fútbol pasa eso, te ilusionas y te desilusionas muy rápido. Sí es cierto que en los últimos años hemos tenido buenos futbolistas, pero por un motivo o por otro al final no se ha hecho el equipo compacto que se tiene que hacer para competir en esta categoría», reconoció.

Del mismo modo no se olvidó de la plaga de lesiones padecida por el club. «Hemos tenido muchísima mala suerte con las lesiones y no es normal que la temporada pasada llegamos a tener cuatro futbolistas lesionados de larga duración. Aquí en Almería llegamos a tener uno o ninguno, pero cuatro... Luego, de un mes o dos meses, otros tres o cuatro. En todos los partidos teníamos que ir con tres o cuatro del filial, que era una salvajada».

La racha es para tocar madera porque en el presente año no ha habido lamentos. «Ahora eso parece que también nos está ayudando, porque quitando los jugadores que ya vienen del año pasado y Nano que venía tocado desde el año pasado, que ha jugado un partido en Cádiz y que no estaba bien, no ha entrado ninguno en esta dinámica. El año pasado, a estas alturas, llevábamos ya dos o tres lesionados. Todo eso también influye. El fútbol es que son un cúmulo de cosas y circunstancias y ahora parece que se está haciendo mejor», sentenció.

De todas formas no habla de un techo en cuanto a la aportación de la plantilla. «Eso lo iremos viendo con el transcurso de las jornadas porque en fútbol la verdad es muy difícil pronosticar. Puedes hablar, puedes pronosticar, pero acertar ya es más difícil».

Por si las moscas y por no tentar la suerte, los miércoles seguirá viendo al equipo entrenar. Por si lo de ir al campo los miércoles tiene algo que ver, «mientras que gane seguiré viniendo».

 

Fotos

Vídeos