UD Almería

Fran asume su provisional realidad

Fran Fernández dirigió ayer su tercer entrenamiento al frente del equipo rojiblanco en este curso./AGUILERA
Fran Fernández dirigió ayer su tercer entrenamiento al frente del equipo rojiblanco en este curso. / AGUILERA

El técnico de la UDA prepara la cita de mañana ante el Zaragoza sabiendo que habrá relevo

JORDI FOLQUÉALMERÍA

Era la primera vez que se ponía delante de los medios de comunicación desde que el pasado domingo la UDA hizo oficial la destitución de Luis Miguel Ramis como entrenador del primer equipo. La primera vez que Fran Fernández, por tanto, tenía que responder a preguntas sobre el futuro más próximo. Del suyo y el del plantel. De lo que se le viene encima. Lo primero, la cita de mañana (21.00 horas) ante el Real Zaragoza en el Estadio de los Juegos Mediterráneos. Como mucho, del Barça B (próximo rival). Pero hasta la cita en el Mini Estadi le parece al preparador almeriense algo así como ciencia ficción en estos momentos. Porque él sabe, y así lo reconoció sin problema para quitar del guión cualquier pregunta que vaya más lejos del sábado, que está en el cargo de manera «provisional».

La palabra utilizada por la entidad cuando el último día de la pasada semana anunció que había relevo en el banquillo rojiblanco. La que el actual responsable del filial repitió en varias ocasiones. Esta vez sí que sin hacerse 'ilusiones', como alguien se las pudo hacer ver en marzo, de ser el que tomase el cargo de manera definitiva. Ahí sustituyó a Fernando Soriano, antes de que Raúl Lozano se decidiera por Ramis. Días en los que sus palabras podían traducir que estaría más de los dos partidos que permite el convenio de los entrenadores. Algo que no era factible. Ahora, directamente, todos lo tienen muy claro.

Y esa provisionalidad hace que no piense en ninguna 'revolución' en cuanto al once inicial que ponga mañana en liza frente al equipo entrenado por Natxo González. De eso ya se encargará, si así lo estima, el nuevo responsable técnico que acepte asumir el reto de coger a un equipo que lleva ocho jornadas sin conocer la victoria. Fran Fernández sí lo ha asumido, porque es un hombre «de la casa». Pero sí que intenta el almeriense que, contra los maños, se pueda ver algo de su 'sello' personal. Tal y como las circunstancias hicieron que sucediera la pasada campaña cuando ganaron en Lugo y empataron contra el Huesca, en sus dos partidos al frente del primer equipo almeriense.

Fran Fernández espera que el «equipo debe de ser mucho más profundo, ser muchísimo más vertical en transiciones y hay aspectos del juego, como el balón parado, que hay que aprovecharlos mucho mejor». Su particular inicio de un abecedario que tiene muy claro que no tendrá que hacerse aprender a los que están siendo sus pupilos hasta que el club le diga que vuelve al filial hasta una nueva ocasión, si es que llega esa ocasión.

Problemas

Más que el aspecto futbolístico, el gran problema con el que se encuentra un entrenador que llega a un vestuario tras el cambio de técnico es la moral. Si se produce un relevo es porque la racha es negativa. Ya sea en cuanto a resultados u otros factores que puedan romper la buena dinámica. En este caso ha sido un bajón en los partidos que han llevado a que los rojiblancos hayan sumado dos puntos de los últimos 24 disputados. De ahí que les pida a sus provisionales pupilos que sean «lo más positivos posibles dentro de la situación que sabemos que tenemos y tenemos que preocuparnos por nosotros mismos, por dar un cambio de imagen ya y lo que sí estamos seguros es de que lo podemos hacer», dijo Fran Fernández.

Tomando como referencia una frase dicha por algunos jugadores de la UDA («somos nuestro peor rival»), el preparador almeriense quiere que hagan especial hincapié en lo que pueden dar de sí. Que no estén tan pendientes de si el Real Zaragoza tiene una cualidad o una déficit. «Debemos fijar la atención en mejorar nosotros, qué equipo podemos sacar, cuál puede ser lo más competitivo posible y el rival tampoco nos preocupa mucho. Sí es cierto que nos viene bien que sea este rival, en este momento. El perfil de equipo que viene lo prefiero que venga porque nosotros, cómo vamos a enfocar el partido, nos viene perfecto». Una afirmación que puede dejar un tanto 'descolocado' al que la escuche o lea. No quiso dar más 'pistas'. «No voy a decir cómo, pero nos viene bien. Creo que el equipo está preparado para ganarle al Zaragoza», señaló dejando la intriga.

Preguntado por el cuadro aragonés, Fran Fernández quería poner en la práctica lo dicho para la teoría. Así que 'regate' y centrado en lo suyo tras elogiar al Zaragoza. «Realmente es un rival bastante complicado, con una plantilla que está confeccionada para el ascenso, pero ahora mismo con la situación que tenemos, debemos preocuparnos por nosotros mismos».

No es la primera vez que entra en el vestuario del primer equipo. Para Fernández, ahora es una mejor ocasión que la vivida en el tercer mes del presente año. El motivo no es otro que por lo que resta hasta el final de la temporada. «Realmente, la situación es muy parecida. La única gran diferencia, que es muy importante, es que antes llegué en el mes de marzo y ahora estamos en noviembre. Tenemos tiempo suficiente como para darle la vuelta a esto». Decía como hombre de club, esté o no al frente del equipo dentro de 10 días.

Aunque con muchos jugadores 'nuevos' en relación al pasado curso, Fernández se ha encontrado un vestuario que asumió el pasado lunes su responsabilidad en la destitución de Luis Miguel Ramis. «Los jugadores han hecho autocrítica, saben perfectamente que tienen que tener un cambio de actitud radical ya y lo que sí me he encontrado es un grupo que quiere hacerlo y entonces eso es positivo». Entendiendo que la situación es «compleja» y que depende de los profesionales para revertirla y ver a un nuevo Almería desde mañana.

No le queda otra que confiar en lo que tiene. Porque es la plantilla confeccionada por la dirección deportiva con el presupuesto dado por Alfonso García. Pese a que los mimbres son los mismos, confiaba en que «con pequeños matices, que son los que a mí me gustan como entrenador y en los que estamos incidiendo, ya veréis el viernes que el equipo va a cambiar. No en cuanto a jugadores o modelo de juego, pero sí en otros aspectos que son mucho más importantes».

La revolución ya llegará en las próximas semanas. Ahora no. «Creo que no está el equipo para hacerlos. Alguno puede haberlo, pero tenemos muy poco tiempo, la semana es muy corta, tenemos el partido ya en 48 horas y no nos da tiempo a hacer demasiado. Con nuestro carácter también de provisional no creemos que sea oportuno hacer demasiados cambios».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos