UD Almería

Fidel entona el 'mea culpa'

Fidel Chaves no dudó en asegurar que los jugadores de arriba no atraviesan su mejor momento./IDEAL
Fidel Chaves no dudó en asegurar que los jugadores de arriba no atraviesan su mejor momento. / IDEAL

El onubense advierte de que «la gente de arriba no estamos en nuestro mejor momento» | El rojiblanco, fuera del once por primera vez esta temporada, cree que «el equipo con once hubiera competido y hubiésemos arrancado algún punto en Vallecas»

JUANJO AGUILERAALMERÍA

Tres jornadas sin ver puerta es suficiente tiempo para que suenen las alarmas en un equipo necesitado de acallar las malas sensaciones tan recientes en el tiempo que suenan tenebrosas como el indeseable aviso que lanza, entre el entorno, la pregunta del 'otra vez'. Lo cierto es que la UD Almería prepara ya cuerpo y mente, sobre todo mente, para salir mañana al campo con la decisión que precisa un partido de tal índole, ante un rival muy complicado como el Valladolid, dispuesto a hacer daño y que el jueves se 'levantó', tras la dura caída sufrida el domingo en Vallecas.

Curioso destino, de donde la UD Almería llega con las magulladuras aún sin curar del tropiezo de hace sólo siete días en casa frente al Huesca. Es cierto que no son comparables las formas de caer, pero también es verdad que al final el resultado 'dicta' caída. La del jueves es la segunda consecutiva, pero también la tercera sin hacer gol. Ayer, Fidel, que se cayó del once tras haber jugado de inicio en las ocho jornadas anteriores, englobaba a todos los que juegan arriba para autoculparse de esa situación. «La gente de arriba no estamos en nuestro mejor momento, ninguno». Sin embargo, eso de lamerse las heridas no es obligado ahora. Las heridas, en fútbol, cicatrizan a base de triunfos y mañana no cabe otra cosa. Fidel es consciente de ello, como también de la entidad del rival. «Es un buen equipo, en una dinámica positiva que está haciendo las cosas bastante bien».

Los ánimos

Las dos derrotas encajadas de forma consecutiva frente a la SD Huesca y Rayo Vallecano, tal vez más la primera que la segunda, pero ambas son tropiezos al fin y al cabo, han hecho daño a los ánimos de una plantilla, la rojiblanca, que comenzó la temporada de una forma ilusionante. Lo cierto es que por las sensaciones de ambas citas el ánimo no está en un estado óptimo. «Estamos tocados porque venimos de dos semanas en la que no estamos en nuestro mejor momento, dos semanas en las que el equipo no está transmitiendo como en las primeras jornadas», apuntaba Fidel, que el jueves se cayó del once rojiblanco. Más allá de eso, sacó buena nota de lo que pasó en Vallecas. «Creo que el equipo demostró entereza, jugó 45 minutos con un jugador menos, los últimos diez con dos menos y aún así tuvimos un resultado corto en un campo complicado. El partido de ayer -por el jueves- no es para salir reforzado, pero nos vamos con la cabeza alta», expuso el onubense.

Lo que pasó pudo tener mucho que ver con la expulsión de Morcillo, que fue justa, pero que dañó al equipo. «Evidentemente el partido cambia totalmente, pero que es un partido muy diferente al que teníamos planteado, al que fue en la primera parte, porque ellos tuvieron más ocasiones en la primera parte, pero nos fuimos 0-0 al descanso».

Apuntaba Fidel la referencia del partido jugado días antes en León. «Ya vimos el partido con la Cultural que también ellos fueron superiores en la primera parte, nos fuimos 0-0 y conseguimos un punto en un campo difícil». Posteriormente volvía a Vallecas. «Creo que el equipo con once hubiera competido y hubiésemos arrancado algún punto en Vallecas y no queda otra que seguir adelante, pensar en la siguiente, llevamos dos semanas en las que estamos perdiendo y hay que arrancar ya de nuevo».

Porque ve al equipo capacitado para salir del bache, el andaluz pedía tranquilidad. «Acabamos de empezar. Esto es una maratón y el mensaje tiene que ser positivo. Yo confío ahora más que nunca en este equipo y el domingo seguro que le daremos una alegría a nuestra afición para intentar que vayamos otras vez en esa dinámica positiva que en estas dos semanas se ha cortado, pero nada de pesimismo porque el equipo transmitió mucho en este inicio de Liga y creo que hay que volver a la senda de ese compromiso, de esa competitividad y de esos buenos resultados».

Evaluación continua

El Almería, por esa forma de ser de la afición, está en examen constante. Las dos derrotas y las sensaciones sitúan al equipo en el punto de mira. Ante el cuadro pucelano habrá evaluación y se tratará de ver si el equipo ha cambiado o no. «Sí. Yo creo que el equipo después de estas dos derrotas, siempre hablamos que una categoría tan igualada como la Segunda intentar que las rachas negativas sean lo más cortas posibles, esperemos que este domingo cortemos esa mini racha mala que tenemos y podamos volver a mirar hacía arriba otra vez».

El jueves, el partido pudo ser otra cosa, pero lo cierto es que a los rojiblancos les cuesta hacer ocasiones de gol. «Sí, quizás la gente arriba no estamos en nuestro mejor momento ninguno. El equipo no está transmitiendo ofensivamente como en esas primeras jornadas», reconoció. Pero a la vez mostró confianza. «Nosotros sabemos que esto va por dinámica, va por rachas, que lo mismo te tiras tres semanas sin marcar, que luego metes tres goles en un partido, como nos ha pasado en dos ocasiones». Por eso pedía «tranquilidad, que seguro que los goles llegarán pronto y emplazamos al domingo a ese partido que es de vital importancia, después de los dos últimos resultados».

Sí es cierto que la cita requiere de paciencia porque enfrente estará un rival como el Valladolid que el jueves despertó con un triunfo sonado frente al Alcorcón, haciéndole cuatro goles que 'enjugan' los mismos que encajó en Vallecas, un dato que le vale para ver una rendija por la que mirar hacia el triunfo. El Valladolid «es un buen equipo, en una dinámica positiva que está haciendo las cosas bastante bien, un rival que está haciendo muchos goles en todos los partidos». De todas formas, hablaba de esas cuentas «no sólo a favor», sino que también dejó claro que el cuadro de Luis César Sampedro «encaja bastante. He visto varios partidos locos del Valladolid, pero que hace las cosas, que tiene gente desequilibrante arriba, gente con experiencia y que nos va a poner las cosas muy difíciles, pero esperemos en este caso nosotros quedarnos con los tres puntos».

En lo personal

Los números personales hablan de Fidel como un jugador importante en la UD Almería. Es cierto que ha tenido partidos en los que su situación en banda derecha no le permitió rendir como de él se espera, pero lo cierto es que ha jugado como titular ocho de los nueve partidos ya celebrados. Cuatro los completó y en los otros cuatro fue sustituido, los tres últimos 'medianamente' pronto, antes del minuto 70. En Vallecas tuvo que conformarse con actuar en la recta final del duelo, con sólo ocho minutos.

Su análisis habla de que en Vallecas le «tocó aportar desde fuera, las otras ocho jornadas había entrado de inicio. Es una situación nueva para mí esta Liga, pero no nueva en diferentes etapas, pues ya sabía lo que era entrar desde el banquillo».

En este aspecto, tiene claro que siempre «hay que estar preparado para todo tipo de situaciones. El míster decidió que entrase otro compañero. Ahora debo intentar volver al once lo antes posible e intentar recuperar la mejor versión».

Fotos

Vídeos