UD ALMERÍA

La fase de producción toca a su fin

La salida de Pape Diamanka es una de las operaciones que está desarrollando la dirección deportiva.
La salida de Pape Diamanka es una de las operaciones que está desarrollando la dirección deportiva. / J.J.A.

El área encabezada por Miguel Ángel Corona tiene en marcha más de 20 frentes abiertos para conformar la plantilla que desean darle a Luis Miguel Ramis

JORDI FOLQUÉALMERÍA

La ausencia de noticias está siendo, hasta la fecha, la principal noticia en el seno del Almería. Como si de un evento se tratase o un programa de televisión, la dirección deportiva de la UDA está inmersa, en estas fechas, en la llamada 'fase de producción'. Negociaciones, reuniones, llamadas o correos electrónicos tan necesarios para culminar en acuerdos y ponerle a Luis Miguel Ramis -el único acuerdo realizado en dos semanas- la plantilla que el técnico tarraconense quiere y desea para el siguiente ejercicio. Será la primera temporada de Miguel Ángel Corona al frente de la dirección deportiva. Será la primera del preparador catalán al frente de un equipo de la Liga 1|2|3 desde el inicio de la campaña. Será la primera con Ibán Andrés en su nuevo cargo de secretario técnico en la entidad rojiblanca. Muchos 'estrenos' que pueden hacer ver que las reuniones sean más largas que en otros casos. Otro aspecto también está retrasando el anuncio de los acuerdos tomados. La duda de si es mejor dejar salir antes de entrar o, por su parte, es mejor la contratación de un determinado jugador para un puesto antes de que el que esté ahora en la entidad no haya salido.

Según diversas fuentes consultadas por IDEAL, no se quiere dar un paso sin haber dado el previo. Más o menos, lo que el Alcorcón ha hecho con la contratación de Casto justo después de anunciar la venta de Dmitrovic al Eibar. Y el Almería tiene varios casos en los que deben negociar. O, más que eso, intentar convencer o ser convencidos de que lo mejor es romper una relación. No hay un caso solamente. Hay varios. Bien dependiendo de la idea del club o, que también, de lo que piensan, a día de hoy, los protagonistas.

Ramis opina

Ramis también está teniendo parte de responsabilidad. Porque es él, de su boca o por la de Corona, el que está anunciando si cuenta o no con un determinado futbolista. Son los casos de, por ejemplo, Diamanka, Javi Álamo o Iago Díaz. A los tres les queda un año de contrato con el Almería y la idea es de que no sigan. No es que se les niegue, a día de hoy, que se ejerciten con el resto del equipo cuando, en unas tres semanas, vuelvan a los entrenamientos. Pero sí se espera que antes de esa fecha hayan resuelto su futuro. Lo ideal, según la propia entidad, es que encuentren acomodo en otro club. Ninguno vino con traspaso. Los tres lo hicieron con la carta de libertad en la mano. Por lo que su amortización está más que hecha. La UDA no pedirá por ellos una compensación. Saben que si llegan con un ofrecimiento no habrá problemas para que se marchen. Distinto es que, como ocurriera con Puertas hace un año, quieran quedarse para demostrar su valía, sabiendo que parten teniendo por delante a más de 20 jugadores.

Diferente es el caso de Fran Vélez. El Almería no lo pondrá en el mercado. La situación del tarraconense con la grada se ha enquistado de manera peligrosa. Como dijo Raúl Lozano al acabar la temporada, «es algo que debemos arreglar entre todos». Y en esas están. Si se 'arregla', seguirá. Pero nadie quiere un año como el actual porque «no es beneficioso para nadie», reconocen a este diario desde la UDA.

Son cuatro de los casos que tiene ahora mismo la dirección deportiva encima de la mesa. No son los más importantes. Pero sí son cuatro de las más de 20 operaciones que hay abiertas en la actualidad para saber si se necesitan más o menos fichajes de cara al siguiente curso liguero. El equipo liderado por Corona tiene en su agenda que se necesitarán alrededor de 15 contrataciones. Es decir, un equipo nuevo.

Ante tal necesidad, habrá operaciones de todo tipo desde la próxima semanas. Por un lado, aunque menos, renovaciones. Que podría ser solamente una en la persona de Borja Fernández. Salidas que sumarían, si se cumplen las previsiones, entre 5 y 7. Y entre una cosa y otra, los fichajes. De todos los perfiles y para todas las posiciones. Ninguna se quedará libre sin ser cubierta para contentar al cuerpo técnico.

Y, para completar todo, saber el presupuesto con el que se cuenta para el nuevo ejercicio. Al ser el tercer año en la categoría y habiendo acabado en una posición tan baja en las dos campañas, no será de los más altos. Toca austeridad. Salvo si hay algún buen traspaso. Solamente Quique González o Joaquín Fernández lo podrían protagonizar.

Fotos

Vídeos