Con la fase final de ascenso en juego, sigue configurándose la 'gran Segunda División'

Las bases de la UDA se preparan para la próxima campaña./IDEAL
Las bases de la UDA se preparan para la próxima campaña. / IDEAL

JAVIER GÓMEZ GRANADOS ALMERÍA.

La configuración de la Segunda División, que espera a la UD Almería en apenas un par de meses, sigue su curso firme. Ya dijo Alfonso García que nos espera una Segunda de Primera. Los descensos de Málaga, Las Palmas y Deportivo, con la consecuente inyección económica en concepto de ayuda, además del ascenso desde el tercer peldaño del RCD Mallorca, convierte a los cuatro recién llegados en aspirantes a todo. Los tres primeros, por motivos obvios. El Mallorca, pese a sus últimas campañas muy malas y la reciente en Segunda B, tiene un potencial que obliga a tenerle en cuenta en la pelea por llegar a Primera. Más aún si ha aprendido la lección que el fútbol le ha dado en la pasada temporada.

Con el ascenso casi seguro del Valladolid, después de vencer al Numancia (0-3) en el partido de ida de la final del play off, los sorianos seguirán, otro año más, en la categoría de plata en la que, por méritos propios, son uno de los equipos mejor adaptados y difíciles de batir que, seguramente, volverán a intentar estar con los de arriba.

Zaragoza, Sporting, Oviedo, Osasuna, Cádiz, Granada o Tenerife, son otros que aspiran a abandonar pronto la categoría para acometer retos mayores. Plantillas caras y con potencial, además de una importante masa social detrás y una prestigiosa historia, les avalan. Incluso el Córdoba, que pese a sus problemas continuos, demuestra capacidad de reacción, incluso económica, cuando la ocasión lo requiere, como ha ocurrido esta temporada reforzando al equipo de forma sorprendente en el mercado invernal.

Y los que están por llegar no son tampoco cosa menor. Elche y Villarreal B, que juegan mañana, y Extremadura y Cartagena, que se enfrentarán el domingo, en busca de las dos últimas plazas en Segunda, son clubes y equipos con potencial y capacidad para aumentar el nivel de la categoría.

Eso sí, el Rayo Majadahonda y el resto de supervivientes de Segunda, entre ellos la UD Almería, están llamados a padecer el rigor de una competición que aumenta su prestigio y su dificultad por momentos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos