UD ALMERÍA

Una familia para mejorar en lo colectivo

Juan Muñoz dispuso de sus primeros minutos con la UDA en la Liga 1|2|3 en el partido ante el Lorca. / RAFA MÁRQUEZ

El delantero rojiblanco, que se mide mañana a sus excompañeros en el filial sevillista, destaca el bloque por encima de lo individual

RAFA MÁRQUEZ ALMERÍA

Nadie en el actual vestuario de la UDA conoce mejor al próximo rival del conjunto rojiblanco que Juan Muñoz. Se podría pensar que el delantero cedido por el Sevilla ya no estuvo el pasado curso en el filial hispalense y, por tanto, el resto de componentes del plantel almeriense podrían estar en las mismas condiciones. También se podría pensar que el actual bloque entrenado por Luis García Tevenet está bastante remodelado en relación al que encandiló, en algunas fases de la pasada temporada, en la Liga 1|2|3. Por tanto, también estarían todos en igualdad de condiciones. Pero no es así. El utrerano ha sido compañero de equipo de varios que, ahora, están tomando galones en los meritorios hispalenses. Algo que él ya hizo hace algunas campañas saltando algún escalón de dos en dos.

Ayer no le hizo falta dar muchos nombres de los que intentarán lograr la primera victoria de la temporada en este campeonato. Porque llega un filial en puestos de descenso y sin saber lo que es sumar un triunfo. Una situación que los puede hacer más peligrosos si alguien se fija en la clasificación a la hora de afrontar el choque. De esa idea es Juan Muñoz. «Un filial es complicado. Ya se sabe lo que es. No te puedes fiar en ningún momento. Ya lo vimos el año pasado». Aunque han cambiado muchos, «la filosofía del Sevilla es la misma. Se han ido muchos jugadores y el entrenador, pero siguen teniendo la misma idea de juego. Jugadores jóvenes, tranquilidad en cada partido, querer ser protagonistas con el balón. Son equipos distintos a cualquiera de Segunda División».

Sin tener que lanzar muchos elogios a los sevillistas, sí que admitió que en esta categoría nadie se puede fiar de nadie. «En Segunda División, por muy fuerte que sea el equipo, todo el mundo tiene puntos débiles». Como los tiene el Sevilla. En cuanto a las virtudes, «es un equipo que está tranquilo. Que juegue en casa o fuera su intención es ir a por los tres puntos». Más al no haber ganado todavía. «Vienen tras una trayectoria en la que, en estos primeros partidos, no han sacado todos los puntos que ellos hubieran querido. Eso no nos tiene que favorecer a nosotros ni mucho menos». Porque «vendrán con más ganas que nunca e intentaremos sacar los tres puntos», apuntó.

Lo dijo admitiendo que es un partido «especial», pero «es un partido más, en casa y tenemos que hacer un fortín para quedarnos con los tres puntos». Podría tener su primera titularidad. Ya ha jugado en dos partidos y las sensaciones han sido buenas. «Han sido buenas sensaciones. Principalmente por el cariño que he tenido. Por el debut en casa y, después, por los compañeros y el cuerpo técnico. Me he sentido cómodo y como en casa». No se obsesiona por ser ya titular. «Tengo que ir dando pasos y, poco a poco, con ganas de seguir jugando para demostrar cosas con esta camiseta».

Clave

Sin haber salido todavía de inicio, sí que tiene claro el camino que debe seguir el equipo si quiere hacer algo en esta campaña. Comenzando por el choque de mañana ante el filial del Sevilla. «La clave es que seamos una familia dentro del terreno de juego. Que vayamos todos a una. Con la misma idea todos, desde el portero hasta el que se queda fuera de la convocatoria. Todos remando en la misma dirección, que al final es lo más importante». Una situación que es fundamental en una categoría en la que lo colectivo premia por encima de lo individual. «Un buen bloque dentro del campo a lo mejor no te hace individualmente ser de los mejores, pero colectivamente te hace de los más fuertes, que es lo importante en esta Liga». Juego de palabras que resumen a la perfección lo que es una de las competiciones más difíciles, por su igualdad, del panorama futbolístico mundial.

Lo aseguró cuando se le preguntó por la diferencia que ve entre el Sevilla del pasado ejercicio, instalado desde el inicio en la parte alta de la que se cayó cuando lo tenía todo hecho, y la de la actual campaña que no ha sido capaz de ganar un partido hasta la fecha. «En Segunda División cualquier equipo que menos crees que pueda hacer algo, al final está ahí arriba y cualquiera que parezca a que debe estar arriba, está abajo». Que se lo digan a la UDA en las campañas precedentes con uno de los presupuestos más altos de toda la competición.

Fotos

Vídeos