UD Almería

Expulsados del Mediterráneo

La grada del Estadio de los Juegos Mediterráneos se ha ido quedando más vacía conforme se desarrollaba la actual temporada; en la imagen, aspecto de la grada en el partido ante el Tenerife. /IDEAL
La grada del Estadio de los Juegos Mediterráneos se ha ido quedando más vacía conforme se desarrollaba la actual temporada; en la imagen, aspecto de la grada en el partido ante el Tenerife. / IDEAL

Casi un 20% de espectadores ha 'renunciado' a ver a la UDA del primer al último partido de 2017

JORDI FOLQUÉALMERÍA

El Almería empezó 2017 en la parte más baja de la clasificación y lo ha terminado fuera de los puestos de descenso. Temporadas distintas pero que se podría entender que ha sido de crecimiento en cuanto a los puntos logrados. Sobre todo porque el pasado curso se salvó tras tres últimos meses de equipo de play off más que de los que luchaban por la permanencia. De ahí que pudiera superar a los rivales directos en el tramo final y poder lograr el objetivo. Una racha que daba la sensación de tener continuidad, en cuanto a números, en el inicio del presente ejercicio. Tocando, incluso, puestos altos y hasta poder rozar el liderato. Pero todo se paró y comenzó la debacle que se llevó por delante a Luis Miguel Ramis. Curiosamente el que más había hecho en el pasado más reciente para que los puntos permitieran que se lograsen los objetivos marcados.

Pero si los puntos indicaban que el presente campeonato ha ido mejor que el pasado, con muchas menos jornadas en puestos de descenso, la presencia de aficionados ha sido completamente distinta. El equipo ha ido echando a los espectadores jornada tras jornada. Como muestra, el último partido en el Estadio de los Juegos Mediterráneos. La peor entrada de todo 2017. En total fueron 5.211 aficionados. Cifra similar a la visita del Real Zaragoza, en el que fue primer partido sin Ramis en el banquillo y con Fran Fernández haciendo de 'puente', al que acudieron 5.260 seguidores. Las dos únicas citas, en todo el año, que no han llegado a los 5.300.

En el pasado ejercicio solamente hubo un encuentro sin alcanzar los 6.000. Fue el último partido de Fernando Soriano al frente de la parcela técnica de la UDA. El UCAM de Francisco se llevó los puntos y cerró una etapa en el Almería ante 5.949 espectadores. Números en mano, en la era Ramis siempre hubo en la grada más de seis millares de personas. Cosas del fútbol.

De nueve a tres

Otro dato que puede dejar a las claras la bajada de aficionados es el hecho de que en el pasado curso hubo, de los 12 partidos disputados en 2017 en el Mediterráneo, un total de nueve que sobrepasaron los 7.000 espectadores en las gradas. En el curso actual, con la celebración de 10 encuentros, tan sólo en tres se ha alcanzado la cifra reseñada. Desde la visita del Real Valladolid (7.260) no se llega. Se quedaron rozando en los dos partidos siguientes (Reus y Cádiz), pero desde ahí la caída ha sido constante hasta los 5.211 de la última vez que el Estadio abrió sus puertas el pasado 17 de diciembre.

Ni que decir tiene que desde agosto el club no ha podido comunicar en ningún momento que se han superado los 8.000 espectadores en partido alguno. Ni tan siquiera los 7.500. Como máximo los 7.354 frente al Lorca. La visita del equipo murciano ha supuesto el choque que más público ha atraído al Mediterráneo en los últimos meses de 2017. Lejos, muy lejos, de la última jornada de la pasada campaña. La cita contra el Reus congregó a 11.121 seguidores. Era el último partido de un duro ejercicio y los rojiblancos necesitaban la victoria para asegurar la permanencia y eso se notó en la grada. Primer partido en las dos últimas temporadas en las que hubo más aficionados en las gradas que abonados tenía la entidad en ese momento. Ese día fue un 'hecho puntual' extraordinario y para el que la afición no habitual respondió en un número más que importante.

Sin excusa de horarios

Para los que intentan encontrarle una explicación o excusa a la bajada de espectadores, en cuanto a los horarios nocturnos y días de la celebración de los mismos, el Almería se ha encargado de borrar todas, tanto en lo positivo como en lo negativo. Porque, en esta campaña, el segundo partido con más espectadores tuvo el mismo horario que el segundo que menos afluencia registró el Mediterráneo. Un viernes (21.00 horas) era el horario indicado para que el Sevilla Atlético jugase en Almería. Lo mismo que la cita ante el Real Zaragoza. Al primero acudieron 7.306, mientras que al segundo encuentro, como ya se ha indicado, 5.260.

En cuanto a la media de espectadores, los meses de 2017 del pasado curso acabaron con 7.543. En los de este curso la cifra es de 6.648. Podría parecer poco el hecho de que no se llegue a los 1.000 de pérdida. Pero el porcentaje es del 12%. Que aumenta casi al 20 (17,8) si la comparativa es entre el primero de este año frente al Getafe (6.330) y el último ante el Córdoba. En personas, 1.119 menos. Y estos datos son los más 'suaves'. Porque si la comparativa es entre el último partido de la pasada temporada y el que ha cerrado el año el porcentaje de pérdida de espectadores alcanza el 53%. Una auténtica sangría. Y eso que ahora el equipo está en mejor posición que hace un año. Aunque después de varios años de decadencia en lo deportivo, quizás lo de menos sea ahora que esté el plantel fuera del descenso.

No hace falta echar la vista un poco más atrás en el tiempo. No hace falta mirar otros años para comparar con la pérdida de aficionados que acuden al Estadio de los Juegos Mediterráneos para ver los partidos de la UDA. El aficionado ha estado en los malos momentos clasificatorios. Algo que ya no es importante para no sentirse expulsado de casa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos