UD Almería | El rival

Muchas exigencias desde el primer día

Los jugadores celebran un gol en la pasada pretemporada./Arnaldo García
Los jugadores celebran un gol en la pasada pretemporada. / Arnaldo García

El mal arranque liguero y la obsesión por ascender a Primera acompañan al Real Oviedo ya desde su primer desplazamiento

JAVIER GÓMEZ GRANADOSALMERÍA

El Real Oviedo sigue obsesionado con su único objetivo de alcanzar la Primera División. En la capital del Principado no vale otra cosa. Después del pasado año, en el que apostaron por Fernando Hierro para lograr el ascenso, la irregularidad del juego y de los resultados fue mal encajada por el club, lo que puso fin al periplo del ex madridista en el banquillo azulón. Así las cosas, esta temporada han contratado los servicios de un entrenador cien por cien adaptado a la Segunda División. Anquela, experto en esta categoría, pretende hacer del Oviedo un equipo sólido y competitivo según las normas que rigen el fútbol en una competición tan exigente y gris. Para ello, su mayor premisa es encajar lo menos posible. Sin embargo, su puesta en escena ante su propia afición, en la pasada jornada, fue todo un jarro de agua fría ya que los ovetenses encajaron tres dianas y perdieron el partido. De hecho, fueron el equipo que más encajó de toda la jornada. Aún así, Anquela se mostró satisfecho porque la intensidad que vio en sus hombres le hace augurar tiempos mejores y comprobó cómo se las gasta el Carlos Tartiere, con una capacidad para apretar a los rivales y llevar a los suyos en volandas como no ocurre en ningún otro estadio de Segunda.

Ante el Almería repetirá, casi con toda probabilidad, el once que disputó la primera jornada, tal vez con alguna variación. Y es que, como se detecta en las redes sociales, no todo el mundo coincide en la elección de Anquela para su once, como no podía ser de otro modo cuando de Internet se trata, y ya hay algunos futbolistas señalados por algún sector de la grada.

Anquela y la UDA

Lo que está claro es que el nuevo técnico adaptará su forma de jugar al rival y al escenario. De hecho, como buen analista de la categoría, conoce bien a la UD Almería de quien dijo, hace sólo unos días, que «tienen un buen equipo, ha hecho una plantilla muy equilibrada. El otro día vi el partido, un partido de Segunda División, el que la metió ganó. Esa es la secuencia de cada semana y cada domingo. Aquí es imposible saber quién va a estar arriba. Vuelvo a repetir que el que no sepa lo que es esta categoría, y los terrenos que pisa, lo lleva mal. El equipo lleva dos temporadas que le falta un empujoncito y a ver si este año tenemos la suerte de dar ese paso más y competir como la gente quiere».

En el primer partido de liga jugaron Juan Carlos, en la portería; Cotugno, Verdés, Valentini y Christian, en defensa, con las entradas posteriores de Johannesson y Mossa; Folch y Roca, en el doble pivote, siendo sustituido este último por Hidi; en la línea de creación, Aarón, Saúl y Linares; y en punta, Toché.

Llama la atención la presencia de dos ex rojiblancos, como Christian y Aarón que, curiosamente, no salieron bien de la UDA. Ambos, además, están siendo muy discutidos por la afición, así como Rocha, del que no se confía especialmente para la función de pivote aunque, seguramente, Anquela dará un margen mayor para reafirmar la confianza que le profesa.

Pese a todo, y a falta de la llegada del delantero prometido, hay consenso en Asturias acerca del buen plantel con el que cuenta el Oviedo para lograr el tan ansiado ascenso. Los tres goles encajados en casa se consideran un accidente que no se repetirá en muchas más ocasiones, ya que el sistema de Anquela pretende cerrar bien la portería, apoyado en una línea de cuatro defensas y un doble pivote fuerte y presionante, dejando a otra línea de tres y al delantero, la creación de las ocasiones de gol. Además, hombres como Toché o Linares han demostrado sobradamente su capacidad para generar peligro y hacer dianas aunque, como queda dicho, se sigue esperando un refuerzo definitivo que asegure goles y puntos.

El Real Oviedo tiene colgado el cartel de candidato al ascenso y con él, la presión añadida cada jornada. Ante la UD Almería y en el estadio Mediterráneo pretenden comenzar a despejar las dudas de una irregular pretemporada y de un comienzo de liga frustrante. Siempre peligroso, el Oviedo juega contra los rivales y contra su propia historia, además de sus auto exigencias. Y eso desde la primera jornada de liga.

Fotos

Vídeos