UD Almería | El rival

Euforia desbordada en torno al Real Zaragoza

El portero del Real Zaragoza se dispone a atajar un balón dentro del área./ÁLEX PIÑA
El portero del Real Zaragoza se dispone a atajar un balón dentro del área. / ÁLEX PIÑA

Buen juego, coordinación de los futbolistas y convicción en un proyecto apoyado en la continuidad de su 'núcleo duro' han fortalecido la moral de los maños

JAVIER GÓMEZ GRANADOALMERÍA

La UD Almería tendrá ante sí, mañana domingo, a otro equipo muy en forma, como le ha ocurrido desde el comienzo de la temporada. El Real Zaragoza de esta temporada tiene las ideas mucho más claras que en campañas precedentes y, con Imanol Idiakez en la dirección técnica, la maquinaria empieza a estar bien engrasada. Así lo demuestra su espectacular goleada al Real Oviedo en el Carlos Tartiere (0-4) la pasada jornada. Ya antes, en las tres semanas previas, los aragoneses habían demostrado un juego conjuntado y vistoso, presentando sus credenciales, de forma temprana, al ascenso.

Hasta seis fichajes ha hecho el Zaragoza en el mercado invernal, de los que cuatro están metidos de lleno en las alineaciones habituales: Marc Gual, Álvaro Vázquez, James Igbekeme y Álex Muñoz. Pero no dejan de ser la guinda de un pastel que tiene su mejor ingrediente en la continuidad de una plantilla de alto nivel y en la convicción de que el proyecto, para funcionar, debe dejarse madurar y no cambiarla año tras año.

Con el nuevo orden zaragozano, hombres como Pombo, en el centro del campo, o Javi Ros están brillando de forma llamativa y haciendo brillar a sus compañeros.

Sistema 4-3-3

El propio Idiakez ha querido otorgar todo el protagonismo a sus hombres antes que al sistema, llegando a declarar la semana pasada que «no creo en los sistemas, creo en los futbolistas. Lo más importante es que ellos crean en lo que hacen, jueguen e interpreten partidos. El equipo lo está haciendo muy bien y está sabiendo leer los encuentros». Sin embargo, la realidad es que ha encontrado un sistema que encaja perfectamente con sus jugadores. El cambio a un esquema 4-3-3 ha dotado de un gran equilibrio al juego aragonés, con constantes apoyos y juego en acordeón, mirando siempre a la portería rival, haciendo un fútbol vistoso y efectivo, pero defendiendo en bloque en una demostración evidente de confianza en el camino iniciado. Con James y Pombo moviendo la maquinaria, el balón fluye y la combinación rápida desarbola a las defensas rivales.

Con un once que empieza a repetirse, especialmente del centro del campo hacia adelante (Pombo, James, Zapater, Javi Ros en la media y Marc Gual y Álvaro Vázquez en la finalización) el Zaragoza ha encontrado los ingredientes de un cóctel explosivo para los adversarios y que ha llenado de ilusión, no contenida, a la afición maña. Solidaridad, sacrificio y además calidad. También juventud junto a veteranos expertos. Todo lo anterior bien dirigido desde el banquillo por Idiakez y coronado por la convicción de todos de que lo que están haciendo es lo correcto. Y una plantilla que asusta, con nombres de reconocido prestigio como Cristian Álvarez, Ratón, Pombo, Álvaro, Eguaras, Marc Gual, Zapater o Toquero, entre otros.

El Real Zaragoza, junto al Málaga, es probablemente el equipo más en forma y con las ideas más claras hasta la fecha. Y en ese estado de optimismo desbordado visitarán el estadio de los Juegos Mediterráneos para poner a prueba, una vez más, el humilde pero serio proyecto rojiblanco que, después de eliminar al líder de Segunda en la Copa del Rey, también empieza a creer en su ideario.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos