UD ALMERÍA

A la espera del director de orquesta

Fran Fernández, que se postula para ocupar en banquillo de la UDA, saluda a Francisco, que todavía no se ha comprometido con ningún equipo./AGENCIA LOF
Fran Fernández, que se postula para ocupar en banquillo de la UDA, saluda a Francisco, que todavía no se ha comprometido con ningún equipo. / AGENCIA LOF

Fran Fernández gana enteros para dirigir a un equipo rojiblanco que tiene el problema de haber perdido 'atractivo' en los últimos campeonatos El Almería, uno de los cinco equipos de la Liga 1|2|3 que aún no ha presentado técnico

JUANJO AGUILERAALMERÍA

Las llegadas de Cristóbal Parralo al banquillo del Alcorcón, tras la marcha de Julio Velázquez a Udinese, y la de López Muñiz al Málaga, donde no iba a continuar José González, salvo paso atrás a última hora, dejan pocos banquillos desocupados de los 20 que ahora mismo tienen plaza en la categoría de plata del fútbol español. Están a la espera los dos que llegarán desde Segunda División B, donde este fin de semana quedará resuelto ese rol con la disputa de los partidos de vuelta de las finales por el ascenso entre Elche y Villarreal B, de un lado, y Extremadura y Cartagena, de otro. De los pocos banquillos libres o cuyo nombre no ha sido anunciado está el de la UD Almería, para el que apunta la figura de Fran Fernández. El técnico zapillero puso de su parte para la consecución de la permanencia en la categoría con la suma de doce puntos sobre 21 disputados -ganó a Real Zaragoza, en una primera parte; FC Barcelona B y Granada y empató el campo del CD Tenerife y del CD Lugo, además de en casa con el Alcorcón-.

De todas formas, conviene dar con la tecla. En las tres temporadas que el equipo rojiblanco lleva de forma consecutiva en Segunda División han sido once los entrenadores que se han sentado en el banquillo rojiblanco y en las tres se ha sufrido más de lo esperado, si bien es cierto, como se sabe, que los entrenadores son importantes, pero donde de verdad es obligado el acierto es la confección de la plantilla. Esta se encuentra sujeta a la capacidad de convicción. Aunque el tiempo será el que ponga a cada uno en su sitio, lo cierto es que el Almería es, cada vez más, un equipo que debe construir su proyecto a base de conseguir convencer a sus posibles 'defensores' puede que fuera de límites, ya que la posibilidad de hacerlo con la cartera es cada vez más complicada. A ello se une la trayectoria descendente del equipo, con tres temporadas en Segunda A en las que los resultados han 'echado' al público -los más de doce mil espectadores que acudieron al partido de Alcorcón responden a la ficción de los precios-, que no a la afición -la media de asistencia habla de menos de 8.000 espectadores y puede que lo de sentirlo de corazón no sean tampoco tantos-, de las gradas del Estadio de los Juegos Mediterráneos. La UD Almería se agarra, en este momento, a la 'psicología' de los miembros de la dirección deportiva para confeccionar una plantilla que permita no sufrir.

Con un presupuesto que seguramente será inferior, la entidad rojiblanca quiere hacer un proyecto atractivo que deberá crecer, obligatoriamente, desde la humildad, de jugadores sin nombre, pero con ganas de brillar en la categoría y puede que con el respaldo de un número de espectadores que mejoren la economía del club. Y es que si en Primera es la 'tele' la que supone un respaldo importantísimo para cubrir presupuestos, en Segunda División, con menos ingresos de televisión, los recursos se cubrirán con ingresos por publicidad y lo que pueda llegar por parte de la campaña de abonados, que no suele 'facilitar' mucho a la economía de club.

El problema

No es por estabilidad económica, pero sí por estabilidad deportiva lo que impide a la dirección deportiva de la UD Almería cerrar contratos. Desde el técnico hasta el último integrante del equipo tienen 'la mosca tras la oreja' como consecuencia de los resultados del equipo que, como se sabe, se ha salvado las últimas tres temporadas en la última jornada. Y no es 'plato' de buen gusto, ni atractiva oferta, que temporada tras temporada se juegue continuamente apuntado por el 'dedo acusador', señalado como candidato al descenso.

El presupuesto influye, como es obvio, porque es más difícil el convencimiento hacia quienes son interesantes propuestas. El dinero con el que la entidad rojiblanca deberá trabajar para la temporada 2018/19 será similar o, incluso, más bajo que el que hubo en la pasada campaña liguera. Los ingresos por derechos de televisión serán los mismos que en la pasada temporada porque esa concesión va por tramos en la clasificación y no supone un perjuicio ocupar el puesto decimoctavo o el decimoquinto. Así, la posible mejora debe llegar a través de la campaña de abonos, que en este tramo de 'vida' de la UD Almería no ha sido nunca llamativo. No hay más que acudir a la respuesta en las gradas. Salvo con los precios de saldo de partidos como el del Barça B o el Alcorcón, nunca han sido más de 7.000 espectadores de media los que han acudido al Estadio de los Juegos Mediterráneos y de esos puede que no sean más de 6.000 los que verdaderamente sienten los colores, recordando que ha habido partidos, como ante el CD Lugo, que fueron 4.928 los espectadores que asistieron al Estadio de los Juegos Mediterráneos.

De todas formas, Fran Fernández parece posicionarse como el mejor 'clasificado' para sentarse en el banquillo de acuerdo a los méritos que el zapillero ha contraído en su etapa al frente del conjunto rojiblanco, aunque no todo está dicho. Lo cierto es que el técnico que era del filial rescató al equipo del descenso de categoría. El conjunto estaba 'muerto' tras aquella derrota sin brotes verdes de La Romareda, frente al Real Zaragoza, y reaccionó con siete puntos en tres partidos. Aunque se sufrió al final, lo que cuenta es que la UD Almería 'recuperó' en Lugo la plaza de Segunda A que había perdido una semana antes con el empate frente al Alcorcón.

El último

El cuadro alfarero ha sido el último en hacer público el entrenador que dirigirá al equipo alcorconero la próxima temporada. Será Cristóbal Parralo, que la pasada dirigió al Dépor hasta su destitución en febrero. Curiosamente, en Coruña no seguirá Clarence Seedorf y su puesto es para Natxo González. El que fuese técnico del Real Zaragoza compró su libertad para 'afincarse' en Riazor, siendo uno de los dos técnicos que ha cambiado de banquillo. El otro es el de Diego Martínez, oficializada su llegada en el Granada.

Ocho equipos han apostado por seguir con los mismos técnicos con los que acabaron la competición la pasada temporada. Así, Rubén Baraja continuará al frente del Sporting de Gijón, al que clasificó para el playoff de ascenso a Primera; Juan Antonio Anquela, que lo hará en el Real Oviedo; Álvaro Cervera, que sigue en Carranza; Joseba Etxeberria, que lo hará en Tenerife, equipo al que hizo soñar con el playoff con su llegada; López Garai, que seguirá en Reus, como Gordillo, al frente al Nàstic de Tarragona.

También continuarán quienes han logrado el ascenso a superior categoría como son los casos de Antonio Iriondo, a frente del Rayo Majadahonda, y Vicente Moreno, como técnico del RCD Mallorca.

Son nuevos en los banquillos, que no en la Liga, El citado López Muñiz, que ascendió a un gran Levante a Primera División; Vicente Moreno, que fue técnico del Nàstic, o Javi López, que dirigirá al CD Lugo y que tuvo 'aventuras' en la categoría con el propio Nàstic, Recre, Deportivo Alavés o Xerez.

Sin técnico

Además de la UD Almería, están sin técnico Osasuna, que con la salida de Diego Martínez apunta hacia la llegada de Jagoba Arrasate, el cual ha dejado sin 'padre' al CD Numancia, tras un gran trabajo que finalmente no acabó con el ascenso a Primera; así como Córdoba CF, donde ha sonado el almeriense Francisco, así como el Albacete, para el que también ha sonado el nombre del ya extécnico del CD Lugo y que además fue jugador del conjunto castellano-manchego.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos