UD ALMERÍA

«Somos un equipo perdido»

Formación inicial planteada por Luis Miguel Ramis con algunas novedades./
Formación inicial planteada por Luis Miguel Ramis con algunas novedades.

La plantilla admite el «nefasto» encuentro disputado por la UDA en Albacete

JORDI FOLQUÉALMERÍA

La imagen de Nano, al acabar el partido, con lágrimas en los ojos cuando daba su impresión del encuentro en UDA Radio (emisora oficial del club rojiblanco), refleja bien a las claras lo que vivió el plantel y, sobre todo, los seguidores que se desplazaron al Carlos Belmonte para apoyar a los de Luis Miguel Ramis. Cierto es que fueron pocos (el malagueño y Trujillo) los que fueron a la zona de los almerienses para «pedirles disculpas». Porque no quedaba otra tras un nuevo choque en el que se vio a un equipo «con ganas de ganar (Albacete)» y, enfrente, «un equipo perdido y que parecía que no nos jugábamos nada». Así lo relató el malagueño antes de meterse en los vestuarios para reflexionar en grupo después de la cuarta derrota seguida y la octava jornada sin conocer la victoria. Metidos ya de lleno en los puestos de descenso. «Y sin tener ninguna respuesta que darle a la afición. Los jugadores tenemos que dar la cara y no la estamos dando», apuntó un Ángel Trujillo que jugó sus primeros minutos en el campeonato liguero. Tan solo había jugado unos minutos en la Copa del Rey. «Me sorprendió la titularidad, pero estamos para ayudar cuando el entrenador lo decida». Fueron las palabras del madrileño que acabó como capitán y ejerciendo ante los aficionados. Algo que no todos pueden decir lo mismo.

Al malagueño le costó hablar. «Me duele que la gente se desplace para apoyarnos y vean el partido que hemos hecho. Les tenemos que pedir perdón», dijo de inicio. «Hay que cambiarlo sí o sí lo más pronto posible. Porque se ve que para nosotros es un sufrimiento cada partido», pudo decir. Mostraba su enfado por otra jornada en la que «nada de lo dicho durante la semana se ha trasladado al campo. Solamente nos queda dar la cara por ellos (aficionados). Les tenemos que dar las gracias por venir a Albacete para ayudarnos. Ahora tenemos que estar todos en el mismo barco. Si echamos cada uno por nuestro lado, la situación no se sacará adelante», destacó el '21'.

Del choque, Nano no encontró ninguna explicación. «Se ha visto a un equipo perdido y que parecía que no nos jugábamos nada. Desde dentro se veía igual». Lo decía un jugador que antes de la derrota frente al Cádiz ya dijo que deberían hablar los jugadores cara a cara si perdían ante los gaditanos. Así sucedió. Pero esa conversación este pasado martes no ha tenido reflejo en Albacete. Para el futuro, «en el primer entrenamiento nos tenemos que mirar a la cara y debemos sacar de una puñetera vez la actitud para sacar esta situación».

El madrileño fue la principal de las novedades que presentó Ramis, entre las varias que hubo, porque eran sus primeros minutos en el presente campeonato liguero. Acabó como primer capitán por los cambios de Morcillo y Rubén Alcaraz, además de la expulsión de Joaquín. «Hemos vuelto a perder y no queda otra que, como decimos todas las semanas, seguir trabajando para mejorar en lo que fallamos».

Se le preguntó por su 'visita' a la zona en la que estaban los seguidores de la UDA. «Hemos querido ir para darles las gracias por estar y pedirles perdón por el partido. Hemos intercambiado algunas impresiones con ellos. La afición está con todo el derecho de criticarnos mucho más. Los responsables somos nosotros y la única respuesta se la podemos dar en el campo. Ahora mismo no tenemos ninguna fuerza ni nada que les podamos decir», sentenció mandando un mensaje a todos sus compañeros y al club.

Insistió en que «somos los jugadores los que debemos dar la cara y tenemos que dejarnos la piel. Está claro que no estamos dando todo lo que tendríamos que dar. Si lo diéramos, no llevaríamos cuatro derrotas seguidas, como llevamos ahora mismo». La última con él en el campo. «Intento dar todo lo que puedo, pero se nota la inactividad, porque no jugué de inicio ni en Copa del Rey», concluyó.

El que rompió un tanto el discurso de sus compañeros, dando la sensación de vivir en una 'realidad paralela' o preferir unas palabras más 'suaves', fue Rubén Alcaraz. El cedido por el Girona habló de «un partido igualado. Sin muchas ocasiones por ninguno de los dos equipos y ellos, con dos acciones, se han llevado los tres puntos».

Un muy escueto resumen que, además, centró en un par de minutos. «Hemos tenido el palo de Pozo y, después, ellos hacen el 2-0 que nos ha matado». Para el centrocampista, «es la diferencia en esta categoría para sumar o no». Más o menos lo que, según su impresión, le viene pasando a la UDA en las últimas semanas. «Como jugador duele porque trabajamos bien durante la semana y, en los partidos, no llegan los resultados que queremos. Pero creemos en nosotros y esto es muy largo. Estamos empezando y queda todavía mucho».

Fotos

Vídeos