UD ALMERÍA

«Hasta ahora el equipo ha demostrado ganas, que es lo mínimo para unos profesionales»

Nano ha sido el lateral izquierdo titular desde que comenzó la temporada, hasta que en Gijón fue suplente./MATARÍN
Nano ha sido el lateral izquierdo titular desde que comenzó la temporada, hasta que en Gijón fue suplente. / MATARÍN

Nano cree que el partido ante el Cádiz supondrá «un punto de inflexión», ya sea para cortar la mala racha o meterse en puestos de descenso

JORDI FOLQUÉALMERÍA

Nano llegó al inicio de la pasada temporada y, desde su llegada, se hizo con el puesto fijo de titular en el lateral izquierdo. Nadie le ha 'tosido'. Pero el pasado fin de semana se quedó en el banquillo. Sucedía por primera vez en esta campaña. Sin problemas físicos. Solamente por una decisión técnica. Hay entrenadores que, cuando deben dar un 'toque' a un jugador determinado lo hacen fuera de casa. Más o menos lo que sucedió en este caso. Hasta el propio jugador malagueño así lo entendió. Sin buscar la más mínima polémica. Más bien, todo lo contrario. «Lo interpreto de la manera más normal. Quizás necesitaba un cambio en relación al partido anterior. Lo único que puedo decir es lo que vengo haciendo y es trabajar más de lo que lo hago. El míster decidirá el domingo el que sale», apuntó el exCádiz.

Fueron parte de las palabras que pronunció en la rueda de prensa que ofreció para hablar de la visita de uno de los equipos en los que ha militado. Aunque, casi, el rival es lo de menos a esta altura de temporada. Porque sabe el lateral izquierdo que el Almería se juega mucho. El cuadro gaditano llega al Mediterráneo con una racha más grande que la de los rojiblancos de partidos sin ganar. Pero los almerienses están, ahora mismo, con los mismos puntos que el descenso (12) tras el empate del Nàstic frente al Barcelona B, en el partido aplazado, que ha dejado al Albacete en zona de quema, igualado a puntos con los tarraconenses y almerienses. Así que no quiso ni pensar mucho en los problemas de los amarillos y sí tener claro que la cita puede marcar un antes y un después. «Debe entenderse como un punto de inflexión el partido contra el Cádiz», apuntó.

Ante el Sporting vivió su primer partido desde el banquillo de la presente temporada
Salió en la segunda parte.
Es el jugador de campo más utilizado en este ejercicio
Cerca de alcanzar los 1.000 minutos, algo que podría hacer este domingo.

Bien o mal

Porque «si las cosas, quiera que no, salen mal, te puedes meter de lleno ahí abajo». Quiso ser positivo y pensar en una victoria rojiblanca. «Esperemos que saquemos los tres puntos para poder mirar a una zona más tranquila». Con la gran igualdad que hay en la Liga 12|3, sumar de una tacada tres puntos puede permitir escalar bastantes posiciones. Por ejemplo, superar al cuadro entrenado por Álvaro Cervera.

El Almería se ha ido metiendo poco a poco en los problemas propios de estar seis semanas sin ganar un partido. Habiendo, únicamente, sumado un gol a favor en este tiempo. Todo propicio para que los veteranos saquen su experiencia. «En la situación negativa que tenemos ahora quizás falte un poco de todo, tanto experiencia y jerarquía», reconoció el malagueño. Para ello, «todos debemos arrimar un poco más el hombro. La gente veterana, como es mi caso, intentar transmitir esas ganas por mejorar para que los tres puntos se queden aquí».

También pensó en un futuro cercano. El que llegue tras la cita contra el Cádiz. Tanto en lo bueno como en lo malo. Hizo la planificación del vestuario en caso de no lograr el triunfo. Algo ya muy habitual en el seno de la UDA en estas últimas campañas. «Si el domingo se consigue la victoria todo cambiará. Si perdemos, nos meteremos en una dinámica muy mala y tendremos que reunirnos para ver lo que sucede e intentar cambiar», advirtió.

Y no será porque no saben lo que hay que hacer. Sobre todo los que llevan más de un ejercicio en la UDA. La famosa cantinela de la mala suerte ya se ha acabado, como también la de la 'mano negra' arbitral. «En cierta parte puedo estar un poco de acuerdo porque ya sabemos lo que el año pasado ocurría en muchos momentos. Sobre todo en los partidos de fuera y la sensación que transmitíamos que parecía que estábamos apáticos a la hora de querer demostrar». Esa apatía de la que hablaba el zurdo es el comentario de las últimas semanas en el entorno. Ver los errores del pasado que nada tienen que ver con la calidad futbolística o con otras cosas. «Hasta ahora el equipo ha demostrado ganas, que es lo mínimo que podemos hacer como profesionales. Que después salgan o no las cualidades de un futbolista depende de que tenga o no un buen día».

Falta de gol

El no tener un buen día se está centrando en el aspecto ofensivo. Un error atrás está costando el partido porque arriba no hacen ningún tipo de daño al rival. El gol a favor en seis encuentros es un fiel reflejo de todo lo que está padeciendo el equipo entrenado por Luis Miguel Ramis. El pasado lunes el propio club se encargó de divulgar, en sus medios oficiales, que los tres delanteros (Hicham, Caballero y Juan Muñoz) habían estado en la sesión rematando a puerta desde todos los ángulos posibles del área y en las inmediaciones. Nano, por su parte, reconoció ayer que el trabajo se había ampliado. «En estas últimas semanas hemos estado trabajando e insistiendo, sobre todo, en llegadas por banda con centros y una cierta presencia de futbolistas en el área. Es un punto fuerte que nos ha estado faltando en los últimos partidos. El equipo se basa mucho en la llegada por banda y hay que explotar este aspecto». Habrá que ver la 'evolución' del plantel.

A su juicio, el equipo ha venido ejercitándose muy bien durante toda la temporada, aunque no se esté reflejando en resultados positivos desde que, en la sexta jornada, se impusieran al Sevilla Atlético (colista) por 3-0. »Nosotros tenemos toda la ilusión. Venimos trabajando muy bien durante toda la semana con mucha intensidad. Sólo tenemos ganas de que llegue el domingo para poder reflejarlo en el campo». Ganas que no deben convertirse en ansiedad. El mal de un equipo atado.

Por último, fue cuestionado por el recibimiento de la afición. «El mensaje es simple. Cuando ellos están de nuestro lado se nota mucho. Si las cosas no van bien y se escucha el murmullo, eso duele». Como ocurre con la seis jornadas sin ganar.

Más

Fotos

Vídeos