UD Almería

«Con entrega no es suficiente»

Verza, que aparece rodeado de rivales, afirma que toca sufrir hasta el final./JOSÉ LUIS MATARÍN
Verza, que aparece rodeado de rivales, afirma que toca sufrir hasta el final. / JOSÉ LUIS MATARÍN

La plantilla de la UDA lamenta el mal inicio del partido y que su gol se produjo «tarde»

JORDI FOLQUÉALMERÍA

«Sí pero no». Así podría resumirse lo dicho por los jugadores de la UDA al acabar el choque frente al Albacete Balompié y haber sumado un punto que los deja, haga lo que haga esta noche el Barcelona en Huesca, fuera de los puestos de descenso una jornada más. El 'sí' por haber sido capaces de empatar un partido que se les puso en contra tras el gol de Aridane, mediada la primera mitad. El 'no' por haber dejado escapar una nueva oportunidad de romper la racha negativa sin encontrar el camino de la victoria y, lo que es más importante, ver que los rivales que están en puesto de ascenso se están pegando a los rojiblancos. Una hora a merced de lo que proponía el plantel entrenado por Enrique Martín y una última media hora en la que la desesperación por lograr algo positivo dejó los mejores minutos del Almería. Pero una vez más los de Lucas Alcaraz salieron del Estadio de los Juegos Mediterráneos con lamentos. Porque no fueron capaces de lograr el triunfo. Esta vez, ante un equipo que había jugado el jueves por la noche en Huesca. Un Almería que afronta «una nueva Liga» de siete jornadas. En las que el margen de error «se ha terminado».

Como tampoco vale ya pensar en si la entrega es suficiente para llevarse los puntos en juego. Ayer fue un claro ejemplo, en la segunda parte, de que hay que dar más. Lo aseguraron los propios jugadores. Los mismos que querían destacar la aportación de Tino Costa tras su primer partido en el Mediterráneo después de seis meses lesionado. Una pesada cruz (lesiones) que está soportando como puede el equipo y el cuerpo técnico.

Rubén Alcaraz

El medio centro fue de los que vio el punto como un vaso medio vacío. Porque entendía que el equipo debía haber sacado los tres puntos y que «no fue suficiente» con lo expuesto. Hacía autocrítica. «Nos debemos exigir más. Quedan siete finales y creo que todos nos tenemos que apretar las tuercas». Porque «si con la entrega y el sacrificio no hemos ganado el partido, hay que dar más», declaró.

Se quejó, una vez más, de la poca mordiente en ataque. «Hemos tenido muchos córners y faltas laterales, pero no ha estado el acierto». Como suele ser habitual. Eso sí, sabiendo que el Albacete es un equipo, desde la llegada de Enrique Martín, rocoso. «Hay que dar méritos al rival. Cometen muy pocos errores». Encima, «nos han marcado pronto».

Lo que tocó la débil moral de un equipo que suma siete jornadas sin ganar. «Sabemos la situación en la que estamos. Es una dinámica mala». Que debe cambiar en un futuro muy cercano. «Los puntos que hemos perdido no se pueden recuperar. Empieza la recta final. Solamente lo podemos sacar nosotros. Debemos estar convencido», señaló. Ahora, «quiero pedir tranquilidad porque quedan siete finales. Ojalá que fuera mañana (hoy) el partido en Zaragoza».

Lo que espera es que la versión dada por los rojiblancos en el tramo final pueda verse de forma más continuada. «Ojalá que llegue el mejor Almería con el marcador a favor. Teníamos el marcador en contra y había que dejarse la piel. Es lo que hemos hecho». Para lograr un empate que llegó «tarde. Si dura cinco minutos más hubiéramos ganado el partido. Pero no ha llegado».

Verza

El medio centro oriolano siguió un discurso parecido al de Rubén Alcaraz. En lugar de mirar hacia otro lado, quiso centrarse en lo que les está faltando para verse, a falta de siete jornadas, peleando por no bajar. Tras haber desperdiciado, en este tiempo, la ventaja de siete puntos con la Cultural, traducía los números en la realidad del equipo. «Hace dos meses todos pensaban que no íbamos a sufrir, pero cuando no eres capaz de ganar dos partidos seguidos y en casa no eres contundente, pues tienes que pelear por salvarte». Así de sencillo. Así de real.

En cuanto al choque de ayer, «la clave ha estado en nuestro inicio. Con dudas y atenazados a nivel defensivo». Y eso que tenían la lección sabida, que no aprendida. «Sabíamos que con poco nos podían hacer mucho daño. El gol ha sido un centrito en el que hemos dudado y nos hemos encontrado con el gol».

Después, «han empezado a guardar ropa muy pronto. Teníamos que madurar el partido y no ponernos nerviosos en pegar balonazos frontales, porque ellos están muy cómodos de esa manera». Pero faltó lo de siempre. «Teníamos que tener más presencia arriba».

Marco Motta

El autor del gol del Almería, tercero en su cuenta, reflejaba el sentir del vestuario. «Todos pensábamos en los tres puntos, pero los partidos se ponen de una manera y ante el Albacete se nos puso muy en contra con su gol». Luego, «hicimos un buen trabajo».

Para lo que resta, «debemos seguir trabajando y no hablar. Tener equilibrio, que es lo importante, para lograr la permanencia. Confío en mis compañeros».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos