UD Almería

Elogios en las crónicas a la «ambición y oficio» del Almería en La Rosaleda

El Almería logró su primera victoria de la temporada. /AGENCIA LOF
El Almería logró su primera victoria de la temporada. / AGENCIA LOF

En la prensa se coincide en catalogar de «justa y merecida» la victoria de los de Fran Fernández con un genial Sekou que «revolucionó» el envite

JOSÉ GABRIEL GUTIÉRREZALMERÍA

Como se suele decir en el argot popular 'a la quinta va la vencida'. Y así sucedió con el quinto partido oficial de la UD Almería. No fue de Liga, sino de Copa del Rey, en campo del Málaga CF.

El líder invicto de Segunda División, que iba en el curso liguero a victoria por partido, fue derrotado en su feudo de La Rosaleda por una UD Almería que no ha disfrutado de ese grato sabor. Sin embargo, los rojiblancos, dirigidos por la 'batuta' de Fran Fernández, hicieron añicos los pronósticos. Ganaron con un Sekou que revolucionó el partido y lograron un merecido pase a la siguiente ronda copera, como así quedaba plasmado en las crónicas

Supo ganar el oficio

Otro diario escrito, la Opinión de Málaga, ofrecía el titular 'El Málaga sigue peleado con la Copa'. En la información se destacaba la actuación del delantero rojiblanco Sekou. «Pero todo cambió tras el intermedio. De la misma forma que se adelantó el Málaga, el Almería logró igualar la contienda. Sekou revolucionó el partido con su entrada y los visitantes empataban la eliminatoria. Los almerienses jugaron con inteligencia y los malagueños, desquiciados con el colegiado y sus rivales, ni siquiera llegaron a tener oportunidades claras para forzar la prórroga».

Por su parte, Málaga Hoy destacaba en el titular 'Adiós a la Copa, adiós'. Sobre el equipo almeriense, se pudo leer que los de Fran Fernández tuvieron ambición para no 'tirar la toalla' tras el 1-0 y creer en ganar. «La primera parte fue un reflejo de lo que eran los onces: jugadores carentes de ritmo competitivo que no lograban dominar al rival ni de dar velocidad al balón. El ritmo de esos 45 minutos fue bajo y las ocasiones fueron escasas y llegaban de manera aislada». Al margen del desarrollo del marcador, en cuanto a la actitud rojiblanca, se exponía en este medio que «la segunda parte deparaba emoción y no porque cambiara el ritmo de juego, sino porque el Almería se planteó remontar el partido y lo logró».

Ambición y marcar tiempos

Igualmente se exponía en la crónica que los cambios realizados por el técnico local no dieron resultado debido al buen posicionamiento de los de Fran Fernández. «Tras el descanso, el Almería fue a por el encuentro y encontró el empate con un penalti a Sekou que él mismo transformó luego de un primer rechace de Kieszek. Se animaron aún más los rojiblancos ante un Málaga desconocido y Montoro aprovechó el error de colocación de la defensa rival tras una falta para confirmar la remontada, pero el marcador ya no se movió ante la desesperación del líder de Segunda, que queda fuera de la Copa».

En el diario As se resaltaba el titular 'La Copa alegra al Almería y baja de la nube al Málaga'. A lo que seguía la información de que el equipo almeriense, con Fran Fernández al mando, supo controlar bien y ganar en La Rosaleda con total merecimiento. «Para no variar el Málaga fue eliminado de la Copa del Rey a las primeras de cambio. Esta vez fue el Almería quien tomó el testigo de Mirandés, Córdoba y Numancia y dejó en la cuneta a los de Muñiz que no supieron aprovechar la ventaja obtenida por el penalti que le regaló el señor Gorostegui, el árbitro. Trujillo no tocó a Hicham. Después salió Sekou y con él llegó la revolución».

También de narraba en la crónica de este medio escrito que «el Almería volteó el marcador y deprimió a un Málaga desconocido y absurdo. El Almería marcó los tiempos y se llevó el partido con toda la justicia del mundo llenando de optimismo su precaria moral. Por su parte el Málaga se cae de la galaxia. Primer revés para Muñiz».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos