UD ALMERÍA

Una docena continúa... por ahora

José Ángel Pozo ha disputado tres campañas con la UDA y está puesto en el mercado por el propio club rojiblanco para un traspaso./IDEAL
José Ángel Pozo ha disputado tres campañas con la UDA y está puesto en el mercado por el propio club rojiblanco para un traspaso. / IDEAL

Pozo, Hicham y Motta, entre otros, a la espera de lo que dicte el mercado para salir. Comienza hoy un nuevo ejercicio con 12 jugadores del pasado curso con contrato en vigor con el Almería

JORDI FOLQUÉALMERÍA

Se estrena el mes de julio y, por tanto, el comienzo de un nuevo ejercicio futbolístico. Contratos que finalizaron ayer y otros que se inician, de manera oficial, en el día de hoy. El 'estreno' de una nueva temporada. A la que los clubes llegan con trabajo por hacer. Cierto es que tienen dos meses para poder realizar fichajes, toda vez que el mercado se cerrará el 1 de septiembre. Pero no lo es menos que nadie quiere llegar al inicio de los entrenamientos (previstos para dentro de unos diez días) con la mayoría del trabajo de despachos por hacer. En el caso de la UDA, tan solo se ha anunciado la salida de Fidel Chaves, de entre los que tenían contrato, y la llegada de Samu de los Reyes y Adri Montoro. Por ahora, nada más.

Y eso que se trata de una plantilla en la que cambiará la mitad de la misma del curso que acabó ayer con el que comienza hoy. Al menos, como mínimo. Porque de los 12 jugadores rojiblancos que tienen contrato en vigor, no todos seguirán en la UDA cuando en el mes de septiembre todo esté cerrado hasta enero. Unos tienen la puerta de salida completamente abierta. Otros saldrán si llega esa oferta tan esperada por parte de Alfonso García. Por su parte, también los hay que esperarán para ver la confección del plantel y comprobar si tendrán protagonismo o no con el proyecto deportivo liderado ahora por Fran Fernández desde el banquillo.

Sin contar los dos primeros fichajes del equipo para este nuevo curso (Samu de los Reyes y Adri Montoro), tienen contrato 12 componentes que han terminado el ejercicio. Eso sí, con una particularidad. Porque Gaspar Panadero ha estado jugando con ficha del filial y, a efectos federativos, no se le podía considerar de la primera plantilla. Por edad podría seguir siendo del 'B'. Aunque ya el pasado verano se indicó que el manchego sería «a todos los efectos» jugador del primer equipo. Pero no lo fue de manera 'legal'.

Además de por este detalle, el extremo se encuentra lesionado. No volverá a tener minutos hasta el próximo mes de octubre. Siempre y cuando su recuperación vaya según los plazos previstos , el '31' de la UDA verá todo este tiempo de una manera distinta al del resto de sus compañeros. Mientras sigue con su rehabilitación, verá cambios en el vestuario del Almería. Modificaciones y en número considerable. Que se irán sabiendo poco a poco. Tanto las incorporaciones como las salidas que se produzcan.

Pozo, Motta...

No seguirán todos los otros once compañeros del equipo que continúan, a día de hoy, con contrato. Se podría decir que hay casos individualizados en el vestuario de la UDA. Cada uno esperando noticias tanto del propio club rojiblanco como de otras entidades con las que están negociando. Bien porque el Almería ya le haya comunicado que debe buscarse equipo o porque la intención del jugador en cuestión sea encontrar un nuevo destino lejos del Estadio de los Juegos Mediterráneos.

El caso más claro es el de José Ángel Pozo. El malagueño ha cumplido su tercera campaña en el Almería. Tanto él como su entorno quieren poner ya el punto y final a su estancia como rojiblanco. Alfonso García ha dicho por activa y por pasiva en las últimas semanas que si alguien llega con una oferta que ronde los dos millones de euros, no tendrá ningún problema en firmar el traspaso. Hasta el momento, solamente ha salido la oferta de un Rayo Vallecano que, de primeras, no tenía intención de acercarse a esa cantidad. Hay otras propuestas pero, por ahora, Pozo no quiere irse fuera de España. No será ningún culebrón.

Porque todas las partes tienen claro lo que hay. A diferencia del pasado mercado de invierno, cuando también le dijeron al entorno de Pozo que si llegaba una oferta con una cantidad concreta sería traspasado, algo que no se produjo pese a que la propuesta llegó, en este caso Alfonso García no tiene intención de 'renunciar' a su palabra. Siempre que todo siga igual como hasta ahora en la entidad rojiblanca.

Principalmente porque sabe el dueño de la UDA que es por el único que puede acercarse a lo cobrado, por ejemplo, el verano anterior. En total fueron tres millones de euros que sirvieron para 'tapar' otras cosas, que impidió que se pudiera invertir en la mejora de la plantilla. Más o menos como también ocurriría este verano. Para alcanzar una cifra similar a la de hace un año, cuando se traspasó a Quique González (Osasuna), Chuli (Getafe), Josema (Córdoba) e Iván Sánchez (Albacete), tendría que salir algún jugador más. Porque la aportación económica de Fidel será importante en 2019 o 2020 si la UD Las Palmas logra el ascenso. Porque, en este verano, el traspaso ha sido 'barato'.

Lo más importante en la salida de Fidel era ahorrarse su alta ficha. Además de que, tras dos años en Almería, su aportación no era todo lo esperada y no se tenía confianza, en ninguna de las partes, de que todo fuese a mejor. El argumento de la ficha también puede llevar la salida de Marco Motta. El italiano afronta su tercera y última temporada de contrato con la UDA. Como ocurriera el pasado verano, cuando vio que el club había fichado a Fran Rodríguez y podía perder su sitio en el equipo, ahora también aspira a que algún club le ponga una oferta para poder aceptarla y finalizar su vinculación con la entidad rojiblanca.

Como también puede acabar su etapa Hicham. El cartagenero no ha aprovechado su oportunidad de la mejor de las formas posibles. Un único tanto en el ejercicio que acabó ayer, cuando en pretemporada había mostrado una buena imagen. Tuvo opciones de jugar con todos los entrenadores que han pasado. Pero fue de los que no viajó a Lugo, cuando Fran Fernández aseguró que únicamente iban los que estaban «comprometidos». Una decisión que pudo dejarlo ya 'tocado' y con la puerta de salida completamente abierta.

Según el mercado

El Almería es un club, ahora mismo, en el que nadie tiene el sitio asegurado en la plantilla. No es una frase hecha. Es algo que ocurre en la práctica totalidad de los clubes. Porque todo depende del mercado. De lo que vaya viendo el cuerpo técnico conforme pasen los entrenamientos. También si alguno del filial se gana el sitio o algún refuerzo llegue para una posición determinada.

En un principio, como ya quiso dejar claro el propio club, la zona defensiva está «cubierta». De ahí que la continuidad de hombres como Ángel Trujillo o Lucien Owona, con contrato en vigor, ni se pueda asegurar ni descartar. Si ven que su rol es inferior o les llega una buena oferta, el Almería no pondrá ningún inconveniente. Pero será difícil.

El otro central con contrato es Joaquín Fernández. A nivel deportivo, la UDA quiere que sea un referente en el equipo, en el vestuario y en el propio club el próximo año. Pero también, como ocurre en el caso de José Ángel Pozo, se entiende que es el que mejor mercado tiene de toda la plantilla y, por tanto, el que dejaría más dinero en la caja en un hipotético traspaso. En su caso también dependerá del proyecto deportivo que se haga.

Lo que está claro es que los 11+1 con contrato actualmente en el Almería, de los que estaban el pasado curso, no seguirán todos.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos