UD Almería

«Tenía una deuda con Lucas Alcaraz»

Mandi se lesionó ante Osasuna./J. L. MATARÍN
Mandi se lesionó ante Osasuna. / J. L. MATARÍN

Alfonso García reconoce su error al destituirlo en la Semana Santa de 2012

JORDI FOLQUÉALMERÍA

Alfonso García, presidente de la UDA, hizo ayer un repaso a la actualidad del club aprovechando la presentación de la Fundación de la entidad rojiblanca. Aunque esa actualidad le llevó a que mirase al pasado para hablar del presente. Del que en la Semana Santa de 2012 su afán por volver a la primera a la máxima categoría le hiciera tomar la decisión de quitar del cargo de entrenador de la primera plantilla a Lucas Alcaraz. El mismo que, seis años después, se siente en el banquillo rojiblanco. Se refirió a lo que hizo y que media docena de años después, ha podido 'subsanar'.

Aunque con una situación muy diferente a la de entonces. El plantel estaba en la quinta posición y, ahora, tuvo que venir para intentar salvar la categoría. Algo que está en proceso de lograr. García quiso quitarse la 'espina' que tenía clavada al reconocer, poco tiempo después de haber tomado la decisión, que se había equivocado en 2012. «Tenía una deuda pendiente con él. En aquella temporada queríamos ascender y nos precipitamos al echarlo», dijo el dueño de la UDA.

Ahora, después de unos entrenadores en los que la experiencia en la categoría, como técnicos, era poca o directamente nula, ha querido contar con el que más campañas lleva ejerciendo de forma consecutiva en el fútbol profesional español. «Es un entrenador que conocíamos. Sabíamos lo que teníamos. Conocía toda la categoría. Creo que no va a un campo de España en el que no haya estado ya». Resumen de lo que es el granadino.

El que, nada más acabar la cita en Sevilla el pasado domingo, ya se puso a pensar en la visita de la Cultural Leonesa que será mañana. Un partido en el que, también para el máximo dirigente, los dos se juegan mucho. El Almería para meter una distancia que debería ser, en condiciones normales, suficiente para mantener la categoría. En cuanto a los leoneses, caer sería poner un pie en su vuelta a Segunda B. «Es un partido de seis puntos. Si ganamos podemos estar tranquilos relativamente. Porque hasta que no se termina la competición y matemáticamente uno consigue su objetivo, no te puedes fiar en esta categoría. El partido es muy importante, aunque no definitivo». Es decir, que, pase lo que pase, habrá que seguir «peleando cada punto» para lograr el único objetivo que se ha marcado el club en este ejercicio y ya ver el futuro de otra manera muy distinta. Aunque en las últimas campañas es una de las frases más repetidas y cada año toca 'sufrimiento' para la parroquia rojiblanca que cada vez acude en menor número al Estadio de los Juegos Mediterráneos.

Promoción de entradas

Para que mañana aumente la presencia de seguidores en las gradas, el club ha dispuesto que los abonados puedan comprar hasta un máximo de cuatro entradas a mitad de precio. Alfonso García justificaba esta medida de la siguiente forma. «Se le ha invitado a los abonados de la UDA para que puedan comprar entradas a precios muy baratos con vista a que, al que inviten, pueda venir para animar». Eso es lo que pretende y no que hagan otra cosa que no sea estar con los pupilos de Lucas Alcaraz vaya como vaya el encuentro. «El partido será muy complicado y los jugadores necesitan el apoyo de toda la afición». Nada, según García, de que se critique si el juego no es todo lo bueno que se pudiera esperar o que el marcador se pone en contra. La sensación de apoyo a los rojiblancos debe ser «desde el primer minuto hasta el último del partido», insistió el dueño de la entidad rojiblanca.

Porque mañana el Almería se mide a uno de los peores equipos, números en mano, como visitantes de la categoría. Un plantel, el de Rubén de la Barrera, que no puntúa fuera de casa desde el mes de noviembre. Pero las estadísticas, como dice Juanma Lillo, están cada vez más cerca de romperse cuanto más tiempo se acumulan.

La Cultural lleva varias semanas ya en puestos de descenso. No han podido vivir de un excelente comienzo de campaña durante más tiempo. Este sábado podrán demostrar si toman impulso en el Estadio de los Juegos Mediterráneos o, por el contrario, siguen cayendo en barrena. «Ellos también se la juegan. Por eso reclamamos que, se juegue bien o mal, el público esté con el equipo durante todo el partido», volvió a recalcar el empresario murciano en su comparecencia ante los medios de comunicación tras la presentación de la Fundación.

Pendiente del club

Un dirigente que cada vez cuesta ver más en Almería. Tras faltar en algunos partidos, salvo en casos excepcionales es complicado que pueda estar tanto en la capital almeriense como sí podía estar en sus primeros años al frente del club. Pese a esta circunstancia, Alfonso García recalcó que sigue muy pendiente del día a día de lo que pasa. Para eso tiene a dos de sus hijos como vicepresidente ejecutivo (Alfonso García Piñero) y como directora de organización y, desde ayer, vicepresidente de la Fundación (Lorena García). «No es justo decir que no pienso en el Almería porque esté varias semanas sin venir. Llevo ya 15 años y me duele cuando el equipo pierde un partido», sentenció.

 

Fotos

Vídeos