UD ALMERÍA-EL RIVAL

Crisis total en el Lorca FC

Nuevos fichajes del Lorca. /
Nuevos fichajes del Lorca.

Ocho derrotas seguidas, ventas que no se concretan, cambios en el banquillo y en la plantilla y ausencia de una idea de juego

JAVIER GÓMEZ GRANADOS ALMERÍA

Mal van las cosas para el Lorca, recién ascendido y condenado a sufrir por la inestabilidad del propio club, con compras y ventas a grupos internacionales y más pendientes de la rentabilidad económica que de la viabilidad deportiva. Esa situación compleja ha provocado que los murcianos estén, por deméritos propios, cerrando la clasificación con sólo dieciséis puntos, nueve menos que la UD Almería, y con unas perspectivas en la competición bastante comprometidas.

Como ocurre en estos casos, el banquillo ha sido castigado con cambios. De hecho, el campeonato lo comenzó como técnico un ex futbolista del Valencia, Curro Torres, que finalmente fue destituido a finales del mes de diciembre para contratar los servicios de un viejo conocido de la afición almeriense como es Fabri.

Con el gallego al frente los cambios en la forma de jugar se están produciendo aunque los resultados no llegan.

Así, en pleno desconcierto institucional, el equipo sigue cosechando derrotas, ocho de forma consecutiva, terminando con un contundente 5-1 en Vallecas, la jornada pasada.

A peor

Las cosas van mal y apuntan a peor. Además del técnico, ha habido mucho movimiento de futbolistas. Se han marchado Cristian Bustos, Jaume Valens, Carlos Martínez, Sito, Manel y Eugeni. Han llegado Nasuti, Santi Luque y Didier Digard, todos ellos por medio de un grupo inversor sudamericano al que, supuestamente, el presidente chino Xu Genbao pretende vender el club, venta que ha sido paralizada, de momento, por el Consejo Superior de Deportes.

Nada se parece este Lorca al que visitó el Mediterráneo en la primera vuelta y que, pese a perder, dejó una buena sensación. Con Fabri como director de esta orquesta desafinada, aún no se sabe con certeza a qué juega el equipo. Sigue la búsqueda de un once ideal, de un esquema que se adapte a la plantilla así como de un ideario claro. Comenzada la segunda vuelta, siguen de pruebas y en periodo de adaptación.

Lo que sí parece claro es que siguen siendo importantes hombres como el delantero nigeriano Emmanuel Apeh, con tres goles en su casillero; el centrocampista Alberto Noguera, clave para enganchar la zona ancha con la delantera; el defensa lateral Carlos Pomares, comprometido y líder de la zaga; así como el guardameta Dorronsoro quien, salvo dos partidos, ha disputado todos los del campeonato.

Sin esquema claro

Actualmente el Lorca juega para sobrevivir. Con la aguda crisis institucional y deportiva, así como con los numerosos cambios en la plantilla, se hace difícil aún analizar con acierto a qué juega el Lorca de Fabri. Y es que el equipo va de mal en peor, de derrota en derrota e incluso, como ocurrió hace unos días en Vallecas, cosechando goleadas sin capacidad alguna de reacción.

El técnico gallego prueba con diferentes dibujos, con cambios en el once, trata de motivar a sus jugadores y de rebajar la presión. Pero todo es en vano porque, hasta la fecha, el Lorca no sabe bien a lo que juega, no tiene un ideario que seguir y no encaja las ideas que pretende aplicar Fabri. En la actualidad es complicado analizar la forma de juego de un equipo a la deriva, entre otras cosas porque ni siquiera en Lorca tienen claro qué imagen, qué dibujo y qué once va a ofrecer su equipo cada semana.

La crisis es total. La caída en picado parece irreparable. Y mientras en lo deportivo todo es caos, con la salida constante de responsables de distintas áreas técnicas, la preocupación de los que pueden cambiar el rumbo están más pendientes de compras y ventas y de cuadrar balances y obtener algún beneficio, aún a costa de un descenso a Segunda B que es, cada día más, el destino de un buen equipo mal gestionado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos