UD Almería

Contratiempo y marea

Pervis Estupiñán, que abandona el campo acompañado por Misael Rivas y Fran Simón, puede estar para el sábado. /JOSÉ LUIS MATARÍN
Pervis Estupiñán, que abandona el campo acompañado por Misael Rivas y Fran Simón, puede estar para el sábado. / JOSÉ LUIS MATARÍN

La UD Almería, que tiene jornada de descanso, afrontará el partido ante el Córdoba otra vez con problemas de efectivos, salvo que la semana dé la alegría de alguna recuperación

JUANJO AGUILERAALMERÍA

Dicen que en la adversidad despertamos cualidades que en la comodidad hubieran permanecido dormidas. Si hay que hablar de sueños, el Almería lleva sufriendo pesadillas continuas, unas veces por las adversidades y otras por las 'siestas' que suelen aparecer en los momentos más inoportunos. El Almería perdió en Granada por dormirse durante bastante más tiempo del deseado, sabiendo, como dijo Lucas Alcaraz a IDEAL la pasada semana, que «el Granada es el equipo que más te somete en tu casa».

Aún así, el Almería que perdió en el Nuevo Los Cármenes el pasado viernes no hubiese levantado ampollas de injusticia en caso de haber sacado un punto porque, si bien es cierto que hubo sometimiento, también se dieron opciones para salir indemne de esa situación en fases en las que el sometido impuso el modo de plantear las cosas, pero esas siestas..., claro que también es cierto que en el fútbol, sin despistes, el espectáculo no serían los goles y sería más bien una oferta poco atractiva. El caso es que hoy puede haber quien piense que para lo que sucedió en el minuto 93 mejor hubiese sido perder 2-0, pero lo cierto es que la derrota por 3-2 deja una demostración de coraje, más allá del inoportuno infortunio de ese último minuto en el que se fue la alegría como el agua entre las manos.

Reacción obligada

Y ya toca reaccionar y hacerlo ante un Córdoba que, a día de hoy, sólo aspira a ir acercándose a la zona de salvación y que, con el tercer entrenador esta temporada, sigue estando señalada como zona difícil de alcanzar. Para la UD Almería, que ayer tuvo jornada de descanso y que hoy también tendrá día de asueto, el descanso el sólo físico porque el mental no suele suceder cuando las cosas no salen del modo apetecido.

En gran medida, aunque en la entidad nadie habla para lamentar las ausencias, lo cierto es que para el partido ante el cuadro cordobesista, salvo la aparición de un ungüento milagroso, habrá que ver la disponibilidad de jugadores, que podrían ser numéricamente los mismos. De hecho, la amarilla que vio Rubén Alcaraz en el partido del viernes, en el Nuevo Los Cármenes, es la quinta del primer ciclo del jugador catalán, que no podrá estar para el envite del sábado, a las ocho de la noche y cruzando los dedos por si en la sesión de trabajo de mañana lunes surgieran algunas molestias entre los que actuaron. No hay que olvidar, en ese sentido, que Javi Álamo intervino sin estar al cien por cien y con el consejo, de los servicios médicos, que si jugaba no debía hacerlo por más de cuarto de hora, tal y como expresó Lucas Alcaraz al término del choque.

Sí que pueden producirse algunas alegrías. Es seguro que jugadores como Pervis Estupiñán, que ya pudo entrar en la lista el viernes a última hora, y Lucien Owona, que no entró en la lista por el golpe recibido en el partido frente al Tenerife, pueden reaparecer.

El central camerunés tiene una contusión en el hueso iliaco y en el músculo oblicuo abdominal derechos, después de sufrir un fuerte golpe poco antes del descanso, que le obligó a abandonar el terreno de juego y ser sustituido por Ángel Trujillo. Su presencia podría ser una 'alegría' si se tiene en cuenta que será una baja menos para el partido frente al Córdoba.

Y es que es cierto que el equipo rojiblanco está pasando por un mal trance en cuanto a lesiones, tal y como expresó Lucas Alcaraz en la edición de IDEAL Granada el pasado 6 de diciembre, en la que decía que «a pesar de los resultados, el tema de las lesiones nos está condicionando mucho. Es una plantilla bastante corta en cuanto a efectivos. Estamos intentando dotar al equipo de unos cimientos básicos. Hemos encontrado una actitud muy positiva de los jugadores. A ver si a medio plazo somos capaces de regularizar el tema de las lesiones. A partir de ahí, seguir creciendo en cuanto a resultados y juego».

Los lesionados

En el tema de las bajas, la situación va más allá de esta semana en la inmensa mayoría. Verza, a día de hoy y con una microrrotura en el aductor izquierdo, está pendiente de una resonancia de control para comprobar su evolución. Si no hay contratiempos está en la recta final de su rehabilitación y podría llegar a la cita del sábado frente al Córdoba, aunque 'cruzando' los dedos porque la sufrida en Barcelona ya la había sufrido en el partido frente al Valladolid y que le impidió estar cinco jornadas indispuesto.

Los que no estarán, seguro, son Hicham, Fran Rodríguez Pablo Caballero y Tino Costa, además del sancionado Rubén Alcaraz. Hicham, que se lesionó el pasado domingo frente al Tenerife en el Estadio de los Juegos Mediterráneos, sufre una rotura en el bíceps femoral de la pierna izquierda y su período de recuperación se estima entre cinco o seis semanas, después de las pruebas a las que fue sometido.

Fran Rodríguez, que acabó con molestias de rodilla en el encuentro ante los tinerfeños, visitará mañana al doctor Pedro Luis Ripoll, jefe de los servicios médicos del club, para ser explorado. El jugador granadino, que también se ha realizado unas pruebas médicas, padece un esguince de grado 1 en el ligamento colateral medial de la rodilla izquierda, aunque también podría tener una dolencia de menisco. Pablo Caballero, con rotura en el recto femoral derecho, va a entrar en la tercera semana de su recuperación, establecida en alrededor de dos meses.

A Tino Costa, por último, se le ha diagnosticado una lesión en el menisco, en Barcelona, a donde acudió, con permiso del club, para visitar a un médico de su confianza. La dolencia, como le comunicaron, requiere una intervención quirúrgica.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos