UD Almería

Tan cerca del placer como del sufrimiento

El Almería no sumó en Granada y por eso ha visto cómo se amplían las diferencias con el playoff y disminuyen con el descenso. /ALFREDO AGUILAR
El Almería no sumó en Granada y por eso ha visto cómo se amplían las diferencias con el playoff y disminuyen con el descenso. / ALFREDO AGUILAR

Los rojiblancos han visto cómo aumenta la diferencia con respecto a la zona alta de la clasificación y decrece la que señala al descenso a Segunda División B | La UD Almería tiene el playoff de ascenso a Primera a una victoria y el descenso a Segunda B a una derrota

Juanjo Aguilera
JUANJO AGUILERAALMERÍA

La derrota del pasado sábado en Granada y el modo en producirse a venido a refrendar la igualdad de la que hace gala la competición liguera en la División de Plata del fútbol español, donde las diferencias son tan exiguas, entre la mayoría de los participantes, que entre la zona de playoff y la de descenso solamente hay seis puntos de separación. Los rojiblancos están equidistantes de ambas zonas, del placer o del sufrimiento. La pasada temporada era un poco más esa diferencia, con ocho puntos de distancia entre Rayo Vallecano, que era sexto con 19 puntos, y Albacete, que ocupaba la posición décimo novena, habiendo sumado 11 puntos. El conjunto rojiblanco era decimosexto con solo un punto más que el conjunto castellano-manchego, lo que supone tener dos puntos menos que los que ahora mismo suma el equipo de Fran Fernández.

Lo cierto es que la derrota del sábado en el Nuevo Los Cármenes produce un aumento en cuanto a la distancia con respecto a las plazas que disputarían el playoff de ascenso a Primera División y un 'descuento' con la plaza que marca el descenso de categoría. En la décima jornada, tras el punto sumado en Albacete, el Almería tenía al RCD Mallorca a un punto, mientras el Tenerife estaba con nueve. Ahora, es precisamente el Albacete, que ganó en Almendralejo, el que ocupa plaza de promoción de ascenso, mientras es ahora el Extremadura el que marca la zona de peligro, entrando tras perder con los castellano-manchegos para permitir la salida del Cádiz, que ganó el sábado en Lugo.

Solo un punto

Lo cierto es que esa 'pérdida de puntos' viene como consecuencia de la racha de las últimas jornadas, en la que los rojiblancos han pasado de ser uno de los mejores equipos de la categoría en conquista de triunfos -entre la quinta y la novena había conquistado doce puntos- a ser de los que menos ha sumado en las dos últimas jornadas, con solo un punto de seis. De todas formas, se ha visto 'beneficiado' porque otros equipos como Mallorca, Sporting de Gijón -próximo rival de los almerienses- o Córdoba no han sumando ni un solo punto y otros como Rayo Majadahonda, Atlético Osasuna, Real Zaragoza o Extremadura suman lo mismo que los rojiblancos en esta fase de dos partidos.

De todas formas, lo sucedido entraba dentro de los 'cálculos' atendiendo a las sinergias de la competición, con los rojiblancos sumando poco fuera -'nada nuevo bajo el sol'- porque el equipo unionista tiene a doce equipos que suman más que los rojiblancos a domicilio, pero tampoco de un modo desorbitado, pues no en vano hay seis que han conquistado solamente un punto más que los de Fran Fernández después de haberse celebrado las once primeras jornadas del campeonato.

No hay que olvidar que ganar fuera es complicado. El fútbol es un deporte también de referencias, menos que otras actividades, pero resulta menos difícil ganar en casa, donde se conocen hasta los hoyos que pueda tener el terreno de juego, por dónde rueda mejor el balón, cuando se tiene el viento a favor, el sol deslumbra o no... Hacerlo fuera supone adaptarse a un terreno de juego en el que se juega una vez cada año y puede que tengan que pasar casi dos para volver a jugar si sucede que el calendario 'caprichoso' puede emparejar a dos equipos la primera jornada de la temporada anterior y volverlos a enfrentar en la última de la presente.

La lógica

Los números están ahí para demostrar, que la Segunda División A ofrece más victorias locales que empates o victorias visitantes después de las once primeras jornadas del campeonato, lo cual responde a pura lógica. Sí es cierto que, desde el comienzo del campeonato, ha habido jornadas donde han sonreído más los foráneos que los propietarios del terreno de juego, si el empate se da por bueno para el visitante, aunque también hay quien maldice la conquista de un punto. En este caso, la UD Almería, sin ir más lejos, sigue acordándose que en el Carlos Belmonte de Albacete debieron ser tres y no uno, que por otra parte le hubiera ubicado hoy en puesto de playoff de ascenso con 16 puntos.

Siempre hay excepciones porque la jornada segunda del actual campeonato de liga fundamenta las ilusiones de los forasteros, pues se lograron solo dos victorias locales por tres triunfos visitantes y seis empates. Fue, junto a la primera, la jornada que más reparto de puntos se ha producido, con esas seis igualadas.

Los pesimistas o quienes se conforman con cumplir cuando salen de su 'casa', y si cae algo bienvenido sea, tienen en la novena jornada a la mejor demostración de lo difícil que es sumar, aunque solo sea un empate, lejos de tu 'habitual lugar de trabajo'. Ocho de los once contendientes que jugaban como locales sumaron el triunfo, solo se produjeron dos empates y una victoria a domicilio -la lograda por el Alcorcón en campo del Nàstic de Tarragona-. De todas formas, lo de ganar solo un partido fuera se ha producido también en la primera jornada -lo logró el Málaga en Lugo-, en la séptima, con el Nàstic de nuevo como protagonista porque cedió los puntos frente al Deportivo de La Coruña, y en la octava, en la que el Granada superó al Reus.

Esas, sin embargo, no son las peores para los visitantes. Aún hay una 'en el ambiente', que es la penúltima jornada disputada hasta ahora, la décima del calendario liguero. En esa a todo lo más que se llegó por parte de un equipo visitante fue a lograr una igualada -la de la UD Almería en el Carlos Belmonte de Albacete es una de ellas-. Fueron cinco en total los empates por seis victorias de quienes jugaban como propietarios del terreno de juego.

Los optimistas, sin embargo, 'idealizan' la sexta jornada, en la que el Almería contribuyó a ponerla 'en un pedestal' porque, si bien no fue la que menos victorias locales se produjeron, sí es la que más puntos se ha visto volar en la 'bolsa de viaje' de quienes acudían como visitantes. Cinco equipos lograron vencer a domicilio -el Almería lo consiguió en Los Pajaritos de Soria-, mientras otros tres se iban con la 'ventaja' de haber puntuado a domicilio, aunque fuese como consecuencia de un empate.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos