UD ALMERÍA

Tan cerca, tan lejos

Lucas Alcaraz realiza indicaciones durante el entrenamiento./J.J.A.
Lucas Alcaraz realiza indicaciones durante el entrenamiento. / J.J.A.

JUANJO AGUILERAALMERÍA

Todos los partidos de fútbol son parecidos. Al menos, rara es la vez en la que no se busca que sonría el resultado final, más allá de cómo se desarrolle. Y, para la UD Almería, el desarrollo conlleva un sufrimiento que, si se logra la victoria, siempre tiene un mérito añadido. Para hoy, Lucas Alcaraz deberá jugar de nuevo con los impedimentos. Son muchas las bajas, como pasó ante rivales anteriores -son dos meses jugando de este modo-. Hoy llega un Nàstic diferente, un equipo distinto al que perdió en el partido de ida en el Nou Estadi, pero también distante del último rival que visitó el Juegos Mediterráneos el pasado domingo, el Lugo. «El nivel de exigencia creo que puede ser similar, pero el partido será totalmente diferente. El del Lugo fue más largo, con más transiciones, y este va a ser un partido de más disputas, de más presión, de jugar en espacios más cortos», apuntó.

Lo de las bajas es lo que hay. Ofrece para hoy un panorama peor. «Está claro que llevamos dos meses asumiendo un reto muy exigente, no sólo porque la categoría lo es, no sólo porque arrancamos en puestos de descenso con lo que conlleva de carga psicológica, sino por las dificultades que venimos padeciendo todas las semanas. En ese reto llevamos ya tiempo y en ese reto hemos ganado ya partidos. Mañana -por hoy- es un partido complicado, un rival que creo que es el tercero mejor fuera de casa, pero tenemos que tener la convicción y la decisión de hacer un buen partido delante de nuestra gente y sacarlo adelante».

Alcaraz, que concentra a 20 jugadores para la cita de esta tarde, prepara un partido ante un rival que ha ganado en «campos muy complicados» como pueden ser Zorrilla, Los Pajaritos o Vallecas. Unos resultados que le permiten hablar de un equipo que «anda muy bien fuera de casa, que se encuentra muy cómodo con espacios, que te aprieta bastante». Por todo, tiene la conciencia de que el partido «va a ser muy exigente». Y para ganarlo, aunque apuntó a gozar de «la mejor versión de los jugadores que tenemos», no escondió la necesidad de tener «el apoyo incondicional de la afición desde el minuto 1».

Para el técnico, el de hoy «es un día para ayudar a los jugadores. Es un partido, por las circunstancias, complicado y el factor de jugar en casa sería muy importante que se notara durante todo el partido para que los chavales cojan ese ánimo, unido a la decisión, a la concentración y a todo lo demás para ver si somos capaces de sacar el partido».

Lo bueno es que para hoy, las secuelas del partido ante el Lugo sirven para asegurar que se recuperan jugadores, recuperando a jugadores importantes como Fidel. «Hemos recuperado una versión que se aproxima a su potencial, que todos sabemos que tiene un buen potencial como jugador y estamos muy contentos». También de Trujillo se espera esa continuidad. «Seguimos exigiéndole para que tanto él como Trujillo, como los que venían jugando menos por circunstancias, son tan importantes como los que han participado anteriormente. En ese sentido, estamos muy contentos con todos los jugadores de la plantilla».

El técnico de la UDA, que no dio pistas sobre el once o posibles descartes, tampoco entró a valorar si habrá o no cambios en el rival. «Tenemos el trabajo de analizar al rival, pero de decidir es un trabajo de su entrenador. Sí está claro que es un equipo que viene de ganar en uno de los campos más difíciles de la categoría y lo más normal es que tengan continuidad esos jugadores que han ganado en ese estadio».

Lo hizo marcando al final, una 'práctica continuista'. «Está claro que los partidos son tan igualados que en la fase final, cuando los equipos están cansados y hay imprecisiones, puede haber variaciones, pero eso nos tiene que servir como acicate para trabajar lo posible y lo imposible durante el desarrollo de todo el partido, tanto los del principio como los que salgan de cambios».

La cita ofrece un reto importante, «el reto de ser competitivos, de encadenar resultados positivos es muy importante, pero es normal que eso se piense», apuntó el técnico rojiblanco. Sin embargo, el objetivo es otro más a corto plazo. «Nosotros vamos a pensar en el partido en sí, porque cuando piensas en el partido en sí es ahí cuando hace las cosas bien. El resultado es una consecuencia de lo que pase en el campo y eso es una consecuencia del trabajo que hagamos».

Lo de asemejarse a la idea de fútbol que inicialmente tenía Lucas Alcaraz es complicado. «Es cierto que el equipo está dando una buena medida, en el sentido de que ante tanta adversidad el tema actitud no nos preocupa, nos preocupan más las dificultades. Llegar a la idea de juego que se pueda pretender, el hecho de que falten jugadores y no tengamos continuidad con otros lo hace más complicado. Si el fútbol normalmente es 'cortoplacista' a nivel de pensar en, aquí es aún más, sólo pensar en esta semana más que en el modo del juego, en cómo afrontar el partido y con las piezas que tenemos qué podemos hacer».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos