La cautela, la bandera de Corona

Con los pies en el suelo. Corona expone cauteloso lo que emana del actual momento./UDA
Con los pies en el suelo. Corona expone cauteloso lo que emana del actual momento. / UDA

El director deportivo de la UD Almería asegura que «queda mucho camino por recorrer» El talaverano hizo un examen que será definitivo en junio, pero que persigue que «en cada partido nuestros aficionados vean un mejor equipo»

JUANJO AGUILERAJUANJO AGUILERAALMERÍA

Miguel Ángel Corona se sinceró ayer en el transcurso de una tertulia celebrada en Onda Cero, en la que además habló de muchas cosas que conciernen a su pasado reciente y al futuro más cercano, a ese paso tan complicado que supone dejar de hacer lo que ha sido tu vida, siempre con unas botas sobre el césped, para tener que levantarse todos los días casi a la misma hora y no poder 'fogar' golpeando a un balón lo que el 'ordenador' o una conversación telefónica no permiten llevar a cabo. Aún así, como ya dijo hoy hace una semana y un día, considera que hay mimbres en la UD Almería para competir, que es de eso de lo que al fin y al cabo se trata.

Cauteloso, casi a la par de la sutileza con la que golpeó al balón en su larga trayectoria como futbolista, no habla de resultados ahora porque, como siempre ha sido, los resultados se dan cuando se acaba un trabajo. El que él hace, apoyado en Ibán Andrés, también se valorará en junio, cuando se haya disputado el último segundo del último minuto del último partido. Entonces, sabrá si lo que persigue, que no es utópico, se cumple. Ayer dijo que la verdadera ilusión está en que «en cada partido nuestros aficionados vean un mejor equipo».

Ayer, en su extenso diálogo, no dudó en hablar del presente, del último partido, de lo que hay por hacer y por aprender, de lo que ha aprendido. Sabe, por su buena relación con la prensa, que el halago dura lo que un partido malo, que el fútbol no entiende del pasado y sí del presente, por más allá que todos actúen de 'pitonisos' augurando lo que va a pasar en un par de partidos. Eso, sólo lo sabe la 'bola', no la de cristal, sino la de cuero y si entra o no.

«Catorce incorporaciones en una plantilla de 22 es un porcentaje altísimo y asumimos que tenemos muchísimo que mejorar»

La última cita

Empezó hablando del partido del pasado sábado y de la suerte del gol de Tino Costa, pero también de cosas que pudieron pasar. «Es cierto que en este mundo del fútbol no nos podemos esconder. El gol de Tino Costa probablemente cambió muchas crónicas, como lo pueden haber hecho la ocasión de Pablo Caballero y la de Fran Rodríguez en el primer tiempo. Y no sólo habrían cambiado las crónicas, sino el partido».

Esos 'no goles' fueron los que dieron después que hablar sobre esa incapacidad para cerrar el partido. «En líneas generales, aunque no sufrimos prácticamente nada de peligro, sí es cierto que se veía espesura, se veían controles fallados, primeras entregas falladas, quizá por esa necesidad de ganar el primer partido en casa. Nos estamos metiendo en una vorágine de urgencias e inmediatez que es imposible. Coincidíamos en que la primera parte nos dejó ese saborcillo, en la segunda comenzamos más alegres y finos con balón, conseguimos marcar y es cierto que el Lorca se hace dueño del partido, pero tan dueño del control del juego, quizás el control lo teníamos nosotros porque queríamos que pasara eso, que el Lorca expusiera un poco más y eso nos dejara contragolpear y cerrar el partido y no lo hicimos».

Puede ser por culpa de la falta de gol con la que el talaverano no coincide. «Consideramos que no, tanto Pablo como Juan son dos perfiles que deben asegurar entre ambos, a uno le irá mejor que a otro o a lo mejor empatan y ojalá sea una buena cifra. Con los dos debemos tener una buena cifra de goles. Sumado a que Fidel también asegura una cifra al final, que también lo hizo en Córdoba y es un habitual de sumar esa cifra de extremo izquierda, que también es su obligación».

El director deportivo de la UD no quiere «que se repita el infortunio de que Pozo no sume ningún gol, como el año pasado, que ya no puede ser, pero queremos que sea una cifra, no buena, pero tampoco mala, que sea normal de mediapunta o segunda línea, más los que creemos que tenemos una línea de centrocampistas que también te pueden asegurar una cierta cifra... Creo que no le falta gol, aunque el examen habrá que hacerlo en el mes de junio».

Es más, se posicionó hacia la condición de futbolistas complementarios de Pablo Caballero y Juan Muñoz, lo mismo que para otras cosas está Hicham. «Sí. Salvo los muy específicos y los porteros, que no pueden jugar los dos, siempre hay que armar de alguna manera y dar cabida a jugadores que ocupen la misma posición. No creo que hubiera problema. Dicho esto, no vamos a entrar a valorar lo que quiera o no el técnico, pero podrían jugar juntos. Es verdad que los dos son muy de área. No es ninguno de ese perfil de bajarse a asociar y ocupar otras parcelas del campo, pero podrían ser compatibles».

Mucho por hacer

Es realista para considerar que aún hay «mucho camino que hacer y mucho que mejorar y, como es normal, mucho que automatizar. Catorce incorporaciones en una plantilla de 22 es un porcentaje altísimo y asumimos que tenemos muchísimo que mejorar».

Lo de la satisfacción es cosa de valorarla más tarde. No es tiempo ahora. «El míster había dicho que Nauzet puede incluso darnos más juego por dentro que por fuera y queríamos haber buscado ese otro jugador, pero si no está es porque consideramos que no encontrábamos algo que mejorase y que nos dejara satisfecho por completo en ese sentido».

Se refirió del mismo modo en que «siempre quieres tener los mejores, pero con lo que tenemos nos llega para competir y luego se abre una ventana en diciembre. No sé, de alguna manera quiero expresar que estoy muy contento porque tenemos jugadores que nos dan garantías, que tenemos perfiles, hambre, equilibrio, variedad, polivalencia, juventud, veteranía, pero que siempre hay algo más de trabajo por hacer, que nos exigimos mucho, que seguramente en alguna operación no hemos estado no sé si certeros, precisos y se nos ha ido algo, no lo sé, el tiempo nos lo dirá, pero creemos que hemos actuado bien, conforme a nuestro criterio».

Se puede haber equivocado, pero su criterio va con casar calidad deportiva y personal. «Hay para todo. El mercado siempre te deja opciones para todo y tú eres el que decides darle importancia a cada criterio, obviamente de lo que esté a tu alcance. Te pones a ver nombres que haya podido llevar Granada, Osasuna, Sporting o Zaragoza y no hubieras tenido acceso, pero de los que tienes acceso tienes que cribar el criterio que más te interesa, pero se pueden conjugar todos los aspectos, tanto los personales como los deportivos en el sentido de oportunidades».

Entró en detalles sobre el fichaje de Mandi, que llegó con ese 'receso' de casi una temporada sin competir. «Es cierto que no compite el año pasado, pero te informas un poco y sabes que existe ese error que cometió el Elche que no le metió la ficha, pero podía haber podido jugar desde marzo y hubiera sido un jugador que hubiera jugado doce o catorce partidos. Esas oportunidades surgen y lo que hay que hacer atreverse».

Miguel Ángel Corona no cree que se estén dando motivos para crucificar a nadie por el hecho de que hoy juegue un jugador y mañana lo haga otro, como sucedió el sábado con Motta y Fran Rodríguez. «Puede ser que al final lo que no se puede querer es tener una plantilla en la que haya competitividad por puesto y luego se utilicen a unos, que luego queramos que sólo jueguen once es un poco incongruente. No hay que dar mucha importancia a que hay una liga larguísima y todos tendrán sus opciones».

Fotos

Vídeos