UD Almería

Las carencias sentencian al Almería

Las carencias sentencian al Almería
JOSÉ LUIS MATARÍN

El Sporting saca tajada ante un equipo rojiblanco muy débil

Juanjo Aguilera
JUANJO AGUILERAALMERÍA

Las carencias hacen daño a una UD Almería incapaz de superar a un Sporting que impuso su fútbol y se anotó la victoria para colocarse como líder de la categoría, a la par que hace daño, mucho daño, al equipo de Lucas Alcaraz, que no supo manejar las áreas –otra vez la misma cantinela–, para merecer otra cosa y que deja escapar una buena oportunidad para haberse aproximado a la permanencia.

Los rojiblancos se vieron superados por un Sporting de Gijón que hizo lo mismo que otros visitantes del Estadio de los Juegos Mediterráneos. Manejó el partido, impuso lo que había que hacer cuando el duelo estaba empatado y cuando no.

Por velocidad, el equipo de Rubén Baraja aprovechó los espacios y se puso por delante pronto, ‘abusando’ Rubén García, primero, y Carlos Carmona, después, de su capacidad para crear y poner en bandeja de plata el gol a Michael Santos, el pichichi sportinguista. La UDAlmería acusó el golpe, pese a que pudo adelantarse antes y empatar después, pero empezó a tener problemas con las ideas. Careció de ellas, también echó en falta carácter, para estar a merced de un Sporting de Gijón que hizo más daño en la segunda parte, jugando a lo que quiso. Dejó el control del balón, a conciencia, para un cuadro unionista que no supo manejarse en esas, que no creó y que se vio abocado a sufrir porque, cuando debió buscar por obligación la meta defendida por Diego Mariño, en esa fase de partido en la que el balón quemaba, dio ventajas a un rival que está arriba porque sabe aprovecharse de esa ‘mano tendida’. El Almería, con la defensa muy adelantada, falló y Hernán Santana y Jony hirieron e hicieron mucho daño con dos nuevos goles que dejaron sin incidencia el que hizo de penalti de Rubén Alcaraz, el de un honor que, visto lo visto, es difícil justificar que exista.

Freno a la velocidad

De salida fue el Sporting de Gijón el que impuso cómo jugar. La presión de ambos trataba de imposibilitar el pase cómodo. En el Sporting la pelota la rifaban los centrales, pero en cuanto Sergio Álvarez tuvo el balón, que fue en el minuto 3, llegó la primera ocasión clara de gol. La asistencia de Rubén García, que optó por ese recurso porque René tapó portería, lo intentó rematar Michael Santos, pero Marco Motta se anticipó y evitó el primer gol del partido.

El conjunto de Lucas Alcaraz respondió pronto, en el 6. Fue consecuencia de una acción individual de José Ángel Pozo que, a lo Messi, buscó la perpendicular al área y lanzó un buen disparo que superó a Mariño, pero se estrelló en el palo izquierdo de la meta sportinguista, sin que el rechace lo pudieran enganchar Rubén Alcaraz o Soleri.

1 UD Almería

René; Marco Motta, Ángel Trujillo, Jorge Morcillo, Pervis Estupiñán; Sulayman Marreh, Rubén Alcaraz; Lass Bangoura (Javi Álamo, m. 84), José Ángel Pozo, Gaspar, y Soleri (Pablo Caballero, m. 46).

3 Real Sporting de Gijón

Mariño; Calavera, Álex Pérez, Guitián, Canella (Barba, m. 74); Álex Bergantiños, Sergio Álvarez; Carmona, Rubén García (Hernán Santana, m. 65), Jony, y Michael Santos (Nano Mesa, m. 37).

Goles
0-1, m. 9: Michael Santos. 0-2, m. 78: Hernán Santana. 0-3, m. 89: Jony. 1-3, m. 91: Rubén Alcaraz, de penalti.
Árbitro
Díaz de Mera, perteneciente al colegio castellano-manchego. Amonestó a Rubén Alcaraz (m. 29), José Ángel Pozo (m. 65), Jorge Morcillo (m. 69) y Lass Bangoura (m. 79), de la UD Almería, y a Canella (m. 22), Michael Santos (m. 36), Sergio Álvarez (m. 85) y Álex Pérez, del Real Sporting de Gijón. Expulsó a Chus Cañadas (m. 69) por protestar un penalti no sancionado.
Incidencias
Partido perteneciente a la trigésimo tercera jornada del Campeonato de Liga de Segunda División A, Liga 1|2|3, celebrado en el Estadio de los Juegos Mediterráneos. La UD Almería saltó al terreno de juego con camisetas de apoyo a Fran Rodríguez, que se lesionó la pasada semana con rotura del ligamento cruzado anterior de la pierna derecha y será intervenido el próximo miércoles.

El Sporting intentaba imponer su calidad a base de un fútbol veloz buscando los espacios. En el 9, lo encontró de nuevo Rubén García, que puso un balón perfecto para Michael Santos y el pichichi del conjunto asturiano se encargó de convertir en gol para poner al equipo de Rubén Baraja con ventaja en el marcador, justo cuando la afición del Sporting entonaba aquello de «Ahora, ahora Quini ahora», en recuerdo del mítico delantero asturiano fallecido recientemente.

Sin asociación

El Almería tenía dificultades de desborde, ya que ni Gaspar Panadero ni Lass Bangoura tenían el apoyo de Pervis Estupiñán y Marco Motta. Cuando hubo ‘sociedad’ estuvo cerca del gol, pero faltaron centímetros. En el minuto 19, una acción de José Ángel Pozo, brillante en un slalom dentro del área, acabó con balón filtrado al centro del área, pero no llegó Edoardo Soleri y el balón se marchó por la línea de fondo.

Tampoco lo hizo Michael Santos, en el 21, tras una buena acción a la contra del conjunto sportinguista, con pase de Carlos Carmona, que había tomado la zona de fabricación del pase ante la poca fluidez que en esa fase de partido estaba encontrando Rubén García, jugador clave para los de Rubén Baraja, que proponían y ejercían el control del partido. De todas formas, con defensa adelantada, sufrió cuando el Almería le encaró en zona de tres cuartos. Gaspar Panadero lo intentó en el 34, con un disparo que se marchó fuera, en la penúltima acción de la primera parte. La última fue una posible falta dentro del área del Almería de Rubén Alcaraz no sancionada por Díaz de Mera, tal vez por el insuficiente contacto, en una fase en la que el Almería tuvo en Jorge Morcillo al jugador clave, con dos cortes providenciales que evitaron mayor peligro de los asturianos.

En la segunda parte, Lucas Alcaraz buscó frescura arriba con la entrada de Caballero en lugar de Soleri. El Almería, falto de profundidad, siguió padeciendo de idéntico problema con el paso de los minutos ante un Sporting atrincherado, defendiendo el resultado y dando la iniciativa al Almería, incapaz de acercarse al área pese a disponer de balón, a la par que los astures tratabar de salir a la contra.

Jugaba con fuego el cuadro asturiano porque, en el 65, pudo marcar el Almería en una acción de Marco Motta que despejó Mariño, con posterioridad a una mano de Carlos Carmona no sancionada. Como tampoco señaló otra clarísima de Álex Pérez, en el 69, en esa fase en la que el Almería manejaba el balón. Rubén Baraja intentó ‘rectificar’ dando entrada a Barba por Canella, amonestado. Alcaraz lo que hizo fue retrasar a Sulayman para dar entrada a Verza y tratar de tener salida de balón. El Almería tenía superioridad por dentro, pero carecía de esa creación necesaria para decantar el partido. Todo lo contrario que el Sporting, que aprovechó una mala salida de balón de Sulayman para matar el duelo. El camerunés cedió el balón a Jony y este a Hernán Santana, que apuntilló.

Jony, cuando ya todo estaba decidido, hizo más daño al hacer el tercero en una acción iniciada por banda derecha, con la participación de Carlos Carmona que asistió al extremo de Cangas de Narcea que hizo el tercero. Rubén Alcaraz, en el 91, firjmó el gol del honor para los rojiblancos, un tanto que sirve de poco y que no maquilla las deficiencias de las que hicieron gala los rojiblancos.

 

Fotos

Vídeos