UD Almería

4 años, 2 meses y 24 días después

La victoria del Almería ante el Girona (2-1) en fase regular en 2013 fue el último partido en casa en la parte alta de la clasificación.
La victoria del Almería ante el Girona (2-1) en fase regular en 2013 fue el último partido en casa en la parte alta de la clasificación. / IDEAL

Los rojiblancos no juegan en casa 'tan arriba' desde la jornada 41 del último ascenso | La afición del Almería no ve un partido como local con el equipo en puestos de playoff desde el 2 de junio de 2013 y el sábado volverá a tener la misma sensación más de cuatro años después

JORDI FOLQUÉALMERÍA

Era la jornada 41 de la entonces llamada Liga Adelante 2012/2013. La que, posteriormente, supondría el último ascenso, por ahora, en la historia de la UDA. Un partido jugado ante el Girona que, posteriormente, sería la víctima perfecta para que el equipo entrenado por Javi Gracia lograra subir de categoría en el playoff. Pero eso sería tres semanas después. En concreto, la referencia en la memoria nos traslada al 2 de junio de 2013, cuando los seguidores rojiblancos se disponían a ver un encuentro que, pasado el tiempo, ha sido el último hasta la fecha en el que el plantel afrontaba como local estando en una posición tan alta. Hasta el que se dispute el sábado en el Estadio de los Juegos Mediterráneos frente al Real Oviedo. Sin estar en esa tercera posición que ocupaba, pero sí que, en esta semana, también ocupando un lugar en la zona de poder luchar, si la competición acabase ya, por el ascenso. 1.546 días después, los aficionados del Almería verán a su equipo en directo ejerciendo de anfitrión y estando en puestos de privilegio.

En aquella ocasión, venían luchando codo a codo con el Villarreal para lograr el ascenso directo. También el Girona estaba con opciones reales. Nadie perdía el compás. El Almería se presentó en Alcorcón. Fue un vendaval. Doblete de Charles y un tanto de Fernando Soriano para que se venciera por un rotundo 0-3. Hasta Pepe Mel reconoció, en una entrevista televisiva, que el cuadro de Javi Gracia «ascendería a Primera». No se equivocó. Este resultado permitió disputar el siguiente encuentro como local en un lugar muy destacado. De esta manera se recibió al Girona. Eran tiempos de locura por lo que sería el segundo ascenso a la máxima categoría de la UDA y el tercero en la historia del fútbol almeriense. Pero lo bueno se acabó en ese momento. Al menos, el ver al equipo en la parte alta de la clasificación en la que militara.

Demasiado tiempo en el que, cierto es, el equipo estuvo dos campañas en la máxima categoría del fútbol español. Pero, no es menos cierto también, que en las dos últimas ha estado en la Segunda A. O, lo que es lo mismo, en la actual que milita el ahora conjunto entrenado por Luis Miguel Ramis. El único entrenador, de todos los que ha habido en este tiempo, que afrontará un encuentro como local en la sexta posición, empatados a dígitos con el quinto y con el séptimo.

Se podría decir que en el inicio de la competición de hace dos campañas el Almería estuvo, en dos jornadas, en la sexta posición. Pero fue tras ganar como local y, nunca, habiendo vencido a domicilio y llegar al Estadio de los Juegos Mediterráneos con la cabeza metida en la parte noble. Por tanto, no supieron o no pudieron defender su posición tras visitar campos como La Romareda o el Anxo Carro.

Con Sergi Barjuan el cuadro almeriense pisó en esas dos ocasiones referidas la sexta plaza. Fue tras imponerse al Leganés en el estreno liguero (3-2). La segunda fue, en la tercera jornada, tras ganar de forma agónica a Osasuna (2-1) con remontada y el primer destello de calidad de José Ángel Pozo en la que era, en esos momentos, su nueva afición. Entre un choque y otro, la derrota en Zaragoza que dejó a los rojiblancos, de manera momentánea, fuera de la zona de privilegio. Una zona que ya no pisaría más en todo ese ejercicio, como tampoco en el pasado. Dos años de muchos sufrimientos para la parroquia del Almería que veía, semana tras semana, que no eran capaces de revertir el rumbo negativo que se inició ya desde el 6 de septiembre de 2015. Fue, hasta ahora, el último día en el que el primer equipo de la entidad presidida por Alfonso García tocaba la mejor zona de toda la clasificación.

Hacer lo difícil

Viendo lo ocurrido en las dos últimas campañas, en las que la producción de puntos lejos del Estadio de los Juegos Mediterráneos ha sido más bien escasa, empezar la competición a domicilio no invitaba precisamente al optimismo. En esta ocasión, el Nou Estadi de Tarragona era el escenario para comenzar un nuevo curso liguero. Y el tanto de Pablo Caballero permitió lograr el mismo resultado que el curso pasado. También con Luis Miguel Ramis como entrenador, el Almería logró la victoria en tierras tarraconenses. En esa vez fue con un gol de Kalu Uche. Sirvió para salir de los puestos de quema. Los que más ha visitado durante los últimos años el cuadro almeriense.

Es lo que ha vivido más el aficionado rojiblanco. Mirar la clasificación y ver a los suyos en la zona más baja de la tabla. Un golpe tras otro que, al final, no suponía el descenso de categoría, pero sí el estar pasando el tiempo sin sacar la cabeza y el cuerpo para poder hacer algo más que respirar en la Liga 1|2|3. De ahí que el partido del sábado sea 'diferente' para el seguidor que decida acudir al Mediterráneo y no, por ejemplo, al concierto de Melendi o decida quedarse en casa o rematar la Feria del Mediodía. Cuatro años, dos meses y 24 días después, el Almería recibirá a los suyos arriba.

Fotos

Vídeos