UD Almería

El Almería utiliza la paciencia para ganar al Granada

El Almería utiliza la paciencia para ganar al Granada
J. L. MATARÍN

Los rojiblancos, con dos goles de Juan Muñoz, hacen un partido solemne en defensa

JUANJO AGUILERAALMERÍA

El Almería jugó con doce y ese duodécimo jugador no fue el árbitro. Los rojiblancos se valieron del empuje de la afición para ir en un fórmula 1 ante un rival, el Granada, que tuvo el balón, pero no maldad cuando llegó al área. Es cierto que jugó bien, que hizo cosas bien, pero el Almería se armó de paciencia para conquistar una victoria que no salva, pero que convierte los tres próximos partidos en 'match-ball' para solo aprovechar uno y certificar, otra vez, la permanencia en la Liga de Fútbol Profesional.

En el diccionario, la palabra fútbol no dice nada de los estilos. El del Granada nace de la calidad de una plantilla que tal vez sea la mejor de la categoría, pero el Almería usó 'otro fútbol', con la paciencia para encontrar las oportunidades y con la casta para buscarlas. No miró el reloj, solo la oportunidad de 'embocar' cuando las tuviera. Marco Motta hizo medio gol, el otro medio lo puso Juan Muñoz para irse al descanso con ventaja.

El gol surtió efecto en los primeros minutos de la segunda parte. No 'mató' el partido y se dedicó a sufrir, como solo este equipo sabe. Aguantó, casi hizo un partido de balonmano, basculando para colocar la 'muralla china' ante el marco de un René que, con 2-0, metió una mano que evitó el gol del honor nazarí. Como un 'carterista' en el metro, vivió del robo, ante un rival que fue al 'cuerpo a cuerpo' enseñando la cartera. Hubo ocasiones para hacerlo antes, pero el último fue para desatar la locura porque el crono señalaba el minuto 94. Nano se fue por la izquierda y ya no se vio más, solo el balón en la red rematado postreramente por Juan Muñoz, un 'pichichi' de calidad que parece escoger los momentos para marcar. Los dos de ayer son gloria bendita.

Correr tras el balón

El Granada salió tratando de tener el balón y hacerlo en campo rojiblanco. La UD Almería, nerviosos en los inicios, intentó presionar la salida de balón del cuadro nazarí, lo que obligó a Javi Varas a buscar el balón en largo. Tuvo que correr el equipo de Fran Fernández para obstaculizar la conducción de balón del conjunto granadinista, con apariciones de Javi Espinosa y Darwin Machís. En el 7, Quini lo intentó de lejos con un disparo que se marchó por encima del larguero.

El partido se hizo intenso. A ninguno le valía el empate y el Almería, a base de insistencia y a la contra, tuvo la suya en el 14. La acción la inició Marco Motta, tras un robo sobre Machís. El italiano llegó a la línea de fondo y la puso para José Ángel Pozo que intentó el disparo, el rechace le cayó a Nano y su disparo, entre piernas, lo atajó Javi Varas.

2 UD Almería

René; Marco Motta, Joaquín Fernández, Ángel Trujillo, Pervis Estupiñán; Sulayman Marreh (José Antonio Verza, m. 63 -Lucien Owona, m. 76-), Rubén Alcaraz; Fidel, José Ángel Pozo (Tino Costa, m. 68), Nano, y Juan Muñoz.

0 Granada CF

Javi Varas; Quini, Chico Flores, Saunier (Joselu, m. 81), Álex Martínez; Raúl Baena (Montoro, m. 74), Kunde; Pedro Sánchez (Agra, m. 60), Javi Espinosa, Machís, y Adrián Ramos.

Goles
1-0, m.41: Juan Muñoz; 2-0, m.93: Juan Muñoz.
Árbitro
Sagués Oscoz, perteneciente al colegio guipuzcoano. Amonestó a Sulayman Marreh (m. 39) y Marco Motta (m. 68), de la UD Almería, y a Saunier (m. 12), Raúl Baena (m. 46) y Quini (m. 82), del Granada CF.
Incidencias
Partido correspondiente a la trigésimo novena jornada del Campeonato de Liga de Segunda División A, Liga 1|2|3, celebrado en el Estadio de los Juegos Mediterráneos, con 9.314 espectadores. En el descanso hubo reconocimiento para el equipo infantil A de la UD Almería que en breve disputará la fase final del Campeonato de Andalucía.

Se llegó a una fase en la que ninguno fue capaz de mantener el balón con más de tres toques. Las incorporaciones de las que hizo gala el equipo unionista hizo al Granada tomar medidas, el Almería consiguió anticiparse, mediada la primera parte, al cuadro de Miguel Ángel Portugal, gracias al trabajo de Sulayman Marreh.

Equilibrio y gol

El duelo, 'ganado' en posesión por el Granada, empezó a equilibrarse, con poco balón en el centro del campo y sí en las cercanías del área, donde se imponían las defensas. Sin embargo, el fútbol se escenificó en la parcela central, a la espera ambos de cualquier error del rival para aprovecharlo. Lo cometió el Granada en el 41. Marco Motta se anticipó para robar el balón, avanzar y entrar por el primer palo para intentar un medio centro-medio disparo, Juan Muñoz metió la pierna lo justo para adelantar a la UD Almería.

El inicio de la segunda parte fue controlado por el Almería, imponiendo la subida del balón del Granada por los costados, con misión para los centrales nazaríes. A la contra, lo intentó en varias ocasiones. Primero con un pase profundo de Fidel, en el minuto 49, para Rubén Alcaraz. Chico Flores se anticipó, aunque golpeando al jugador rojiblanco, el balón se envenenó y Javi Varas metió una mano providencial para mandar el balón a saque de esquina.

A dormir

La siguiente acción, antes de dormirse el partido, la firmó Nano por la banda izquierda con un centro del malagueño que remató Juan Muñoz, pero sin destino fijo, cortado por la defensa del cuadro granadinista, que buscó otra cosa con la entrada de Salvador Agra por Pedro Sánchez. El balón siguió siendo del equipo de Miguel Ángel Portugal y la amenaza, por la amarilla sobre Sulayman, hizo que Fran Fernández buscara el control con la presencia de José Antonio Verza y un aire nuevo, poco después, con la de Tino Costa por José Ángel Pozo.

Lo peor llegó con la lesión de Verza, que sin hombre de refresco en el centro del campo, tuvo que modificar su dibujo para jugar con tres centrales, sin muchas posibilidades de montar contras tras recuperación. El Granada, obligado a ganar, tuvo el balón, pero no fue capaz de desbordar a la UD Almería, con un gran trabajo en defensa. Portugal optó por jugársela, jugó con defensa de tres, retirando a Saunier, marcado con una amarilla, para dar entrada a Joselu.

No pasó nada, continuó el fútbol con idéntica tónica en la que el Granada no dejó de empujar, ante un Almería que defendió el resultado con uñas y dientes, pertrechado en su parcela, basculando tal cual equipo de balonmano, no dejando espacios por los que penetrar el conjunto granadino. El Almería sí lo encontró cuando más amenazado estuvo. El Almería desconfió de que aquel gol de Juan Muñoz fuese suficiente en una fase en la que no hubo fútbol. Entre una falta sobre Kunde, que desaprovechó el Granada, y el segundo gol debieron pasar cinco minutos, pero qué cinco minutos. Una recuperación de balón por banda izquierda la aprovechó Nano para redimirse del fallo de la pasada semana, corrió buscando la línea de fondo y lo puso al segundo palo para, sufriendo -no podía ser de otra manera-, que Juan Muñoz la mandara al fondo de las mallas de Javi Varas y desatara la locura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos