UD Almería

El Almería ata tres puntazos ante la Cultural

El Almería ata tres puntazos ante la Cultural

La buena primera parte rojiblanca puede con la buena propuesta leonesa

Juanjo Aguilera
JUANJO AGUILERAALMERÍA

La UD Almería suma sus dos primeros triunfos consecutivos de la temporada después de un partido intenso, ante una Cultural Leonesa con dos caras. En la primera, el Almería se manejó y controló en base al marcador, con un fútbol-control de los rojiblancos para impedir que los méritos de la Cultural se convirtieran en gol. Pero el fútbol vive de eso, de goles y de fallos. El penalti que detuvo René a Rodri fue un mazazo tan duro como el gol de Gaspar. Con la ventaja, el Almería se sintió cómodo y el rival obligado. Se abrió y fue más ofensivo para tratar de empatar el partido, pero un penalti que sí transformó Rubén Alcaraz dio para pensar en la consecución de un sólido triunfo.

2 UD Almería

René Román; Marco Motta, Joaquín Fernández, Jorge Morcillo, Pervis Estupiñán; Sulayman Marreh, Rubén Alcaraz; Lass Bangoura (Hicham, m. 53), José Ángel Pozo, Gaspar Panadero (Nano, m. 79), y Soleri (Juan Muñoz, m. 69).

1 Cultural Leonesa

Palatsí; Iza Carcelén, David García, Unai Albizua (Moutinho, m. 46 -Samu, m. 59-), Viti; Emi Buendía, Yeray González, Mario Ortiz (Sergio Marcos, m. 72), Señé; Ibán Salvador y Rodri.

Goles:
1-0. m. 19: Gaspar Panadero. 2-0, m. 43: Rubén Alcaraz, de penalti. 2-1, m. 60: Samu.
Árbitro:
Eiriz Mata, del colegio gallego. Amonestó a Sulayman (m. 12) y Nano (m. 90), de la UD Almería, y a Ibán Salvador (m. 13), Iza Carcelén (m. 41), Palatsí (m. 42) y David García (m. 83), de la Cultural Leonesa.
Incidencias:
Partido correspondiente a la vigésimo octava jornada del Campeonato de Liga de Segunda División A, Liga 1|2|3, celebrado en el Estadio de los Juegos Mediterráneos, con 7.024 espectadores. Antes del inicio del partido se guardó un minuto de silencio en memoria de José López Beltrán, abonado del club, y de Inocencio Alonso García, ertzaina fallecido en los incidentes previos al encuentro de la Europa League celebrado el pasado jueves en Bilbao.

En la segunda parte ganó la propuesta de la Cultural Leonesa. El riesgo con el que actuó el equipo de Rubén de la Barrera, con un cambio inicial –dio entrada a Moutinho, al que retiró 14 minutos después–, equilibró el partido, aunque no consiguió hacerlo con el marcador, pero estuvo cerca y méritos puso para conseguirlo. El equipo leonés arriesgó, pudo perder con más claridad ante las contras de la UD Almería, pero Samu acortó diferencias y mediatizó el resto del choque. Con lo que había en juego, el Almería templó nervios –la entrada de Nano para tapar las subidas de Izan Carcelén y Emi Buendía fue clave–, se pertrechó en defensa ante un rival que empujó con una brillante propuesta, que sin embargo no tuvo reflejo en el resultado. Este favorece a un equipo, la UDA, que ve el descenso de lejos, pero cauteloso, tras afrontar el partido como lo que era, una final y estas no se juegan, se ganan.

Tener el balón

Lo que funciona no hay que cambiarlo y Lucas Alcaraz optó por repetir el once de la pasada semana en Sevilla. Mandó el equipo rojiblanco de salida, teniendo el balón y pisando el área de la Cultural Leonesa en los primeros minutos de partido. En el minuto 5, el equipo rojiblanco dispuso de la primera jugada clara en una acción en la que Gaspar Panadero actuó como asistente y José Ángel Pozo como finalizador, pero el malagueño se encontró con Palatsí.

Sin embargo, en una minillegada, la Cultural Leonesa tuvo la ocasión más clara de gol del partido. Fue como consecuencia de un riguroso penalti de Jorge Morcillo sobre Ibán Salvador, por un ‘empujón’ dentro del área. Rodri, exrojiblanco, cogió el balón con seguridad a pesar de los intentos del ‘provocador’ de la acción. Sin embargo, su lanzamiento, en el minuto 11, lo detuvo René Román, que despejó la acción de peligro.

Y lo que pudo ser el ‘abrelatas’ del partido para los leoneses fue casi una sentencia, puesta en duda por la capacidad de recuperarse de la que hacen gala los leoneses.

Tú el control, yo el balón

El partido respondía a un duelo donde había mucho en juego. Ambos equipos buscaban la posesión, pero sin llegadas claras. El Almería, sin embargo, estaba acusando las pérdidas en campo propio y una combinación entre Señé y Emi Buendía acabó con ocasión del jugador cedido por el Getafe cuyo disparo se marchó fuera, en el 17. Este tuvo réplica en una acción dos minutos después, fruto del partido de ida y vuelta en el que se había convertido. La ocasión fue de Gaspar Panadero, que le pegó con la diestra y la mandó fuera por poco.

Sin embargo, cuando la tuvo con la izquierda no falló. La jugada fue ‘pozomessiana’. El malagueño hizo de esas acciones sólo al alcance de jugadores con clase, con mucha clase. Arrancó por la banda derecha, se paseó tentando la suerte por la frontal del área, vio a Gaspar Panadero ganarle la partida a Iza Carcelén –muy ofensivo– y entrar con velocidad por la izquierda para recibir un balón perfecto que, con la zurda, puso a la UDA por delante en el marcador, en el minuto 19.

El campo se volcó a favor de la Cultural Leonesa, que tuvo más balón, se abrió obligado a buscar un mejor resultado y pudo morir en ese intento de matar. Primero la tuvo Rodri con un disparo desde fuera del área que se marchó fuera, en el minuto 25, pero a la contra pudo marcar el Almería. En el 31, José Ángel Pozo cogió el balón en campo propio y se la dejó a Lass Bangoura que corrió tanto que se dejó el balón detrás.

A la contra

Al Almería le salían las cosas. La Cultural tenía el balón, pero no el peligro. El cuadro de Lucas Alcaraz se manejó con velocidad. En el minuto 37, otra vez apareció Pozo para asistir a Soleri que consiguió deshacerse de sus marcadores, incluso de Palatsí, pero el posterior disparo cruzado no encontró la portería para hacer el segundo.

Este llegó con la firma de Rubén Alcaraz, en el 43, después de una larga ‘parafernalia’. La ‘jugada’ comenzó en el 41, con una acción entre Pozo, Gaspar y Rubén Alcaraz, que disparó desde fuera del área, tocó Iza Carcelén con el brazo y Eiriz Mata sancionó el punto de penalti. El pichichi rojiblanco cogió el balón para, sin dudar, lanzarlo por el centro y batir a Palatsí. En la primera parte, no se jugó más.

De salida, en la segunda parte, el técnico del conjunto castellano-leonés se vio obligado a arriesgar. Retiró al central Albizua para dar entrada a Mouthino y la Cultural cambió su dibujo, jugando con tres centrales y tratando de poblar el centro del campo. El Almería estuvo cerca del tercero en una acción a la contra de José Ángel Pozo, con pase para Soleri que se entretuvo y no acertó con la portería cuando se cumplía el minuto 51.

Respuesta al riesgo

La Cultural tenía más peso arriba, abría el campo y el Almería se defendía sin olvidarse de salir a la contra. En el 56 pudo marcar de nuevo Pozo, tras una contra de Gaspar que el malagueño lanzó fuera. Rubén Alcaraz, en el 69, puso fin a otra contra iniciada por Morcillo, que no cuajó.

La Cultural seguía buscando el gol y lo encontró en el 60, tras un buen servicio de Emi Buendía que se la puso a Samu, recién incorporado para deshacer el cambio de Moutinho –estuvo 14 minutos en el campo–, la defensa rojiblanca se quedó enganchada y el gol subió al marcador para poner más nervios en los rojiblancos.

A partir de ese momento, el Almería se quedó anclado en defensa, la Cultural mandaba en el partido, tenía el balón y las ocasiones. Motta, en el 62, metió la pierna para evitar el disparo de Rodri, Morcillo lo hizo en el 68, cuando Emi Buendía buscaba portería y, en el minuto 77, fue René el que metió una mano prodigiosa, de portero de balonmano, tras una gran acción de Rodri que disparó a la media vuelta casi en la frontal del área pequeña, evitando las tablas en el marcador.

La entrada de Nano se vio asociada a la presencia de Pervis Estupiñán para tapar la banda izquierda, por la que entraban y hacían daño Iza Carcelén y Emi Buendía. El trabajo defensivo rojiblanco, el que antes no servía –algo tendrá el agua, o el vino, cuando lo bendicen, el agua, el vino o Lucas–, cercenó los intentos de empatar de un equipo leonés que expuso una buena propuesta, pero que no le llegó para ganar una final y las finales, ya se sabe, no se juegan, se ganan.

 

Fotos

Vídeos