UD ALMERÍA

El Almería sufre para sumar una victoria grande

El Almería sufre para sumar una victoria grande
JOSÉ LUIS MATARÍN

El Tenerife complicó y mucho las cosas, pero el orden y el trabajo dan tres puntos importantes

JUANJO AGUILERAALMERÍA

Por muchas cosas, pero por ser un equipo ordenado, sacrificado y luchador, el Almería conquista tres puntos que puede que no sean justos, pero en fútbol nadie dice que los méritos, si no se convierten en gol, si no figuran en el marcador, no sirven de nada. El Tenerife hizo un gran partido en tres cuartos del terreno de juego, en casi el 75% del partido, pero no dominó lo que sí consiguió manejar el equipo rojiblanco, las áreas. El equipo de Pep Martí mereció más, aún mayor mérito cuando tuvo el marcador en contra, pero los porteros también juegan y René hizo todo para que el balón no entrara, medio aprovechando los errores en el despeje de la UDA, que no errores defensivos. Sin embargo, por mucho que defiendas, si no creas, difícilmente podrás ganar. Ahí apareció un José Angel Pozo con chistera en la creación, para ejecutar la victoria.

1 UD Almería

René; Marco Motta, Lucien Owona (Ángel Trujillo m. 46), Jorge Morcillo, Nano; Joaquín Fernández, Rubén Alcaraz; Fran Rodríguez, José Ángel Pozo, Gaspar Panadero (Fidel Chaves, m. 84), y Hicham (Juan Muñoz, m. 18).

0 CD Tenerife

Dani Hernández; Raúl Cámara (Malbasic, m. 72), Aveldaño, Carlos Ruiz, Camille; Vitolo (Tayron, m. 46), Aitor Sanz; Bryan Acosta, Víctor Casadesús, Brian Martín (Juan Carlos, m. 46), y Samuele Longo.

Goles:
1-0, m. 10: Córner a favor de la UDA, el balón le llega a Rubén Alcaraz que dispara desde fuera del área, Dani Hernández rechaza y el balón le llega a Marco Motta, que marca. 2-0, m. 68: Balón de Alcaraz para Pozo que se la pone a Juan Muñoz. En semifallo, marca. 2-1 m. 72: Juan Carlos encara a la defensa, que recula, y marca de disparo ajustado al palo izquierdo de la meta de René.
Árbitro:
Pérez Pallas, perteneciente al colegio gallego. Amonestó a Rubén Alcaraz (m. 64) y René (m. 79), de la UD Almería, y a Juan Carlos (m. 90) y Samuele Longo (m. 93), del CD Tenerife.
Incidencias:
Partido correspondiente a la decimoséptima jornada del Campeonato de Liga de Segunda División A, Liga 1|2|3, celebrado en el Estadio de los Juegos Mediterráneos ante 5.795 espectadores.

Marco Motta hizo el primero, se estrenó como goleador rojiblanco, y Juan Muñoz, 'divorciado' con la meta contraria hasta ahora, resopló cuando, pese a golpear en semifallo, puso el segundo. Aunque Juan Carlos acortó distancias para que el 'apellido' de esta UDA, el sufrimiento, tan serigrafiado en la camiseta como el escudo, apareciera, el Almería logró una victoria con tintes de épica, un triunfo que saca a los de Lucas Alcaraz del descenso, tras un partido de orden y mucho trabajo.

De portería a portería

Sorprendió Lucas Alcaraz con el once, con la ubicación de Joaquín Fernández en la posición de mediocentro, para acompañar a Rubén Alcaraz en la zona ancha, con Lucien Owona y Jorge Morcillo como los dos centrales. El Tenerife lo hizo con un equipo más de trabajo que de toque. De salida, tanto Pozo, en la UD Almería, como Víctor Casadesús, en el CD Tenerife, se posicionaban como segundo punta, junto con Hicham y Samuele Longo, respectivamente, para presionar la salida de balón.

Compacto, el conjunto tinerfeñista, dejaba pocos huecos y trabajaba muy seguro en defensa. De todas formas, el Almería buscaba la verticalidad, característica del fútbol de Lucas Alcaraz, y tuvo la primera en el minuto 8, en un balón en largo de Rubén Alcaraz que pinchó perfecto Hicham, pero el disparo se le fue alto.

El Almería tocaba el balón, pero no lo hacía cómodo. Un mal despeje de Marco Motta le pudo costar caro al equipo rojiblanco porque el balón le cayó a Samuele Longo. El italiano, pichichi tinerfeñista, encaró a René en el uno contra uno, buscó el disparo raso, pero el de El Bosque le tapó el hueco. Y, lo que son las cosas, en la respuesta rojiblanca llegó el gol de la UDA. Fue a la salida de un córner, el balón le llegó a Rubén Alcaraz que buscó el gol desde fuera del área, Dani Hernández no atajó el cuero y el rechace le cayó a Marco Motta que puso el balón en el fondo de las mallas blanquiazules.

A la contra

El Tenerife adelantó líneas, tratando de jugar en campo contrario, el Almería, que tuvo el infortunio de la lesión de Hicham poco después -entró Juan Muñoz- lo que hizo fue evitar que se jugara, perdía rápido el balón, que era del cuadro chicharrero, pero cuando lo tenía era para hacer daño. Tuvo dos ocasiones de gol, una primera en el 24, tras una magnífica conducción por parte de José Ángel Pozo que acabó con cesión para Juan Muñoz, que le acompañó en la subida al ataque, pero la finalización se quedó en el cuerpo de Dani Hernández. La segunda, un minuto después, plantó con ventaja a cuatro rojiblancos en campo chicharrero. Marco Motta entró por la derecha y el centro lo remató mal Rubén Alcaraz.

El partido lo tenía el Almería en la mano, pero obligado a no cometer errores. El fallo de Nano, en el 32, dejó a Samuele Longo otra vez cara a cara con René y, como en el minuto 9, final idéntico porque el italiano buscó el hueco y se encontró con el cuerpo de René Román, que atajó la ocasión del que hubiese sido el empate.

El partido estaba abierto, casi de ida y vuelta, en el que el Tenerife jugaba sus bazas, sacando el balón desde atrás y manejando el partido y el Almería, seguro en defensa con Owona teniendo que retirarse por lesión -entró Trujillo en el descanso-, no concedía espacios, sólo saques de esquina, para intentar abrir el partido en acciones a la contra.

La segunda parte no cambió. El balón era el Tenerife, que pisaba área. Juan Carlos, en el 54, se plantó de nuevo ante René, pero el disparo lo atajó de nuevo el cancerbero unionista para permitir a los suyos jugar a la contra. Gaspar Panadero, en el 55, buscó portería, pero sin fortuna, cortado por un defensor.

Cada vez el Tenerife estaba más próximo y René más crecido. En el 58, una falta lateral lanzada por Bryan Acosta al segundo palo acabó con disparo de Carlos Ruiz, a quemarropa, que atajó de nuevo el cancerbero rojiblanco y el cuadro tinerfeño seguía empujando a los rojibancos, pero en una contra el partido se puso franco para la UDA. Era el minuto 68 y Rubén Alcaraz mandó un balón en largo para Pozo, que se la puso a Juan Muñoz. El utrerano, en semifallo, puso al Almería arriba.

Era cuestión de no cometer errores, pero eso es imposible en el Almería, ya sea con Lucas Alcaraz o con Pep Guardiola. Juan Carlos, a la contra, se plantó, la defensa reculó, dio espacios y el tinerfeñista la puso ajustada al palo izquierdo de la meta defendida por René, que no pudo llegar para evitar el sufrimiento, cada vez más amplio, el acoso también y es que el Tenerife defendía con tres, el Almería con once. A la contra pudo matar el partido, en el 88, pero Pozo cayó de maduro y Rubén Alcaraz la mandó fuera en la última ocasión de gol de un partido que sirve para salir del descenso a base de trabajo, de mucho trabajo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos