UD Almería

El Almería no sabe interpretar lo que se jugaba en Reus y pierde

El Almería no sabe interpretar lo que se jugaba en Reus y pierde

Mal partido de los rojiblancos ante un rival de 'su' liga, cuya derrota aumenta los problemas

Juanjo Aguilera
JUANJO AGUILERAALMERÍA

Un error, el único dañino, le costó a la UD Almería una derrota que supone un paso en falso porque el descenso está cada vez más cerca –Cultural Leonesa y Córdoba empataron y recortan un punto–. Y ese fallo en cadena y en defensa, cuando más efectivos se contaba –como en Valladolid– mediatizó el resto de un mal partido del conjunto rojiblanco, que tuvo llegadas, pero sólo una ocasión, la de Edoardo Soleri en los últimos minutos del duelo. Un duelo en el que la UD Almería no fue capaz de imponer su fútbol ante un Reus que sí lo consiguió. En los primeros 20 minutos, se jugó con tranquilidad porque el rival ‘estudió’ la propuesta de un equipo rojiblanco que adelantó su zona de presión, lo que supuso un riesgo. Entendido por los de López Garai, en el primer descuido, puso las cosas en su sitio.

1 Reus Deportiu

Édgar Badía; Campins (Pablo Iñiguez, m. 83), Olmo, Atienza, Miramón; Guzzo (Tito, m. 75), Juan Domínguez; Yoda, Gus Ledes, Fran Carbiá (David Haro, m. 57), y Lekic.

0 UD Almería

René; Marco Motta, Lucien Owona (Verza, m. 53), Jorge Morcillo, Álex Trujillo, Pervis Estupiñán; José Ángel Pozo, Rubén Alcaraz, Callejón (Javi Álamo, m. 72), Gaspar Panadero (Pablo Caballero, m. 79), y Soleri.

Goles:
1-0, m. 25: Lekic.
Árbitro:
Valdés Aller, perteneciente al colegio castellano-leonés. Amonestó a Pichu Atienza (m. 43), Campins (m. 46) y Olmos (m. 48), del Reus Deportiu, y a Rubén Alcaraz (m. 36) y Marco Motta (m. 49), de la UD Almería.
Inciencias:
Partido correspondiente a la jornada trigésimo primera del Campeonato de Liga de Segunda División A, Liga 1|2|3, celebrado en el Municipal de Reus.

Ya no hubo más ‘duelos’. Estos los ganó todos el cuadro rojinegro ante una cuadro unionista incapaz de meterse en el partido con un gol, porque intentó llegadas que no fructificaron, pero que fueron una ‘puerta abierta’ constante que pudo aprovechar el cuadro reusense para haber matado definitivamente el duelo, si es que ya no estaba visto para sentencia porque el partido se jugó a lo que quiso el Reus ante una UD Almería sin ideas, sin creación, con 20 minutos finales en los que no se jugó a nada, porque uno no quiso y el otro no pudo.

Apuesta arriesgada

El partido comenzó con el Reus tratando de meter en problemas a los rojiblancos acometiendo por las bandas. El Almería, que lo hacía con tres centrales como ya jugó en Valladolid, se pertrechaba en defensa, sin dejar espacios, de salida, para el crecimiento del conjunto rival. De inicio, tuvo más balón el conjunto rojinegro ante una UD Almería que presionaba muy arriba, lo que daba opciones al conjunto de López Garai de aprovechar los espacios. No lo hizo. No creó peligro en el inicio de partido, en el que el Almería arriesgaba con su planteamiento, obligando al Reus a jugar lejos de la portería defendida por René Román.

El Almería tuvo su primera opción tras una falta de Campins sobre Gaspar Panadero que Rubén Alcaraz puso en el área, pero la ‘cazó’ Édgar Badía sin que llegara a rematar Jorge Morcillo, que había subido al área. Más cerca estuvo Pozo, en el minuto 15, tras una buena acción entre el malagueño –poco visto durante el choque– y Pervis Estupiñán, que acabó con pared para que el malagueño, escorado, buscara la portería, pero el disparo se le fue por encima del larguero de la meta defendida por Édgar Badía.

Poco fútbol era el que se estaba viendo sobre el césped del Municipal, con ambos equipos tratando de mirar hacia su portería más que a la contraria. De todas formas, Guzzo trató de probar fortuna en el minuto 22, con un disparo que se perdió por encima del larguero de la meta defendida por René.

El primer fallo

El riesgo que se tomó el Almería lo pagó en el minuto 25, con esa presión adelantada que salió mal. El Almería perdió el balón por su banda izquierda, apareció Karim Yoda –un ex que pasó sin apenas jugar con los rojiblancos la pasada temporada–, que aprovechó la salida de René Román para meter un balón al espacio que aprovechó Lekic para poner al Reus por delante en el marcador, deparando un nuevo decorado sobre el césped del Municipal reusense porque el cuadro de Aritz López Garai intentó defender el resultado ante un Almería obligado a hacer otras cosas. Sucedió a partir del 32, primero con un disparo de Rubén Alcaraz que detuvo Édgar Badía y, en el 33, con una acción de Gaspar Panadero, que arrancó desde la banda izquierda para buscar la perpendicular. Su disparo buscando el palo derecho de la meta reusense lo atajó el meta rojinegro.

El Reus propuso a la UD Almería un partido incómodo, en el que las pérdidas de balón eran en zona de compromiso. Una pérdida cortada en falta por Rubén Alcaraz la sacó Guzzo y a punto estuvo de sorprender al meta René Román, que vio cómo el disparo se iba fuera, pero rozando el larguero de su portería. El camino fue idéntico cuando se cumplía el minuto 41 de la primera parte. Un pase en largo de Atienza sobre Lekic buscó el hueco para el disparo, pero se le fue por encima del larguero.

El Almería no había aparecido. Sin creación, no fue capaz de poner en apuros al meta del cuadro rojinegro nada más que con disparos que no consiguieron forzar, detenidos sin problemas.

A las bravas

El cuadro de Alcaraz salió buscando las bandas y ‘sacó petróleo’ porque marcó a tres de los cuatro jugadores de la línea defensiva, pero no fue capaz de hacer más daño. El que sí lo pudo hacer fue el Reus. Primero, tras una falta de Marco Motta sobre Miramón que, sacada por Gus Ledes, prolongó Karim Yoda para el remate posterior de Dejan Lekic que se marchó fuera, en el 50. Un minuto después, otra recuperación de balón reusense acabó con disparo del delantero rojinegro ligeramente desviado.

Lucas Alcaraz deshizo el esquema con el que inició el partido. Dio entrada a Verza por Owona, con el oriolano encargado de sacar el balón desde atrás. De todas formas, el Almería era un cúmulo de errores. Perdía el balón con facilidad. David Haro, que había entrado en lugar de Fran Carbiá, lo intentó, pero se encontró con René. Un minutos después, la acción fue Karim Yoda, que se escapó de Pervis Estupiñán y de Morcillo y se plantó solo ante René Román, pero no fue capaz de acertar.

El Almería lo tuvo en el 59, pero Rubén Alcaraz no fue capaz de acertar cuando estaba dentro del área pequeña y el balón se fue desviado por un contrario a saque de esquina, en la única ocasión franca de los rojiblancos en la segunda parte, en la que no se vieron ‘actitudes’ para que el equipo diera el paso al frente necesario para sacar un resultado positivo. Y dando gracias porque el Reus no fue capaz de matar el partido de una forma definitiva, si es que no lo era lo que decían las estadísticas, que dictan casi ‘sentencia’ porque cada vez que el Reus se adelanta, en su casa, no pierde nunca.

Ante la falta de capacidad para crear peligro de forma colectiva por parte del conjunto de Lucas Alcaraz, Francisco Callejón lo intentó en solitario y con disparo desde lejos, en el minuto 68, que se marchó fuer por encima del larguero defendido por Édgar Badía.

Lucas Alcaraz se lo jugó dando entrada a Pablo Caballero en lugar de Gaspar Panadero para meter jugadores arriba en ese intento de conseguir, cuando menos, un empate que, visto lo visto, no era mal menor para los rojiblancos, hacedores de poco fútbol y de menos méritos para sacar algo más que la derrota que se cernía.

El partido estaba en una fase en la que ya no había fútbol, conducido a esa condición por el Reus, que tenía el partido en la mano. Soleri pudo lograr el empate, pero no acertó con la portería de Édgar Badía, que consiguió evitar las tablas para dar a su equipo un salto cuantitativo, a la par que obligó a los rojiblancos a darlo hacia atrás.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos