UD Almería

A la UD Almería se le rompe el candado

El equipo unionista ha encajado dos goles en acciones a balón parado y cuatro por indecisiones en la zaga en lo que va de Liga

J. J. A.ALMERÍA

Cuando el portero siempre destaca es síntoma de que el balance defensivo del equipo no está funcionando. Eso no señala sólo a los que ocupan la zaga, sino al equipo al completo. Siempre se ha dicho que el sistema defensivo comienza en la presión que ejerce el primer hombre en punta.

El Almería lleva un inicio de temporada en el que destacan por solidez las siete primeras jornadas, aunque aspectos a tener en cuenta, negativamente. En siete jornadas encajó cinco tantos. Ahora hay equilibrio en el balance ataque-defensa, desgraciadamente, porque el sábado, en 90 minutos, vio cómo el Huesca le hacía tres goles.

Lo cierto es que la UD Almería, en todos los partidos, ha tenido a jugadores destacados: Caballero un día, Fran Rodríguez otro, Tino Costa..., pero todos los días destacó René, que ha salido ya 'a hombros' por la puerta grande en todos. También es verdad que fue señalado en el partido en El Sadar. Ese es uno de los cuatro goles que la UDA encajó por demérito propio más que por mérito del rival, aunque es de destacar la 'mirada atenta' del rival para aprovechar el defecto. Ante el Real Oviedo, los astures marcaron por un descuido de Jorge Morcillo; en Los Pajaritos, el gol llegó por un pase horizontal que aprovechó Valcarce para dársela a Diamanka y este a Pere Milla, que marcó; en Pamplona fue esa indecisión de René en la salida y el sábado la falta de entendimiento entre Joaquín y Mandi que aprovecharon los oscenses para hacer el tercer gol de un partido que también tuvo un gol a balón parado. El segundo llegó a la salida de un córner. Era el segundo que encajaba la UD Almería fruto de una jugada que nacía en un saque de esquina. El primero fue frente al Lorca, conseguido por Javi Muñoz.

Ahora, recuperar la compostura es el objetivo que persigue la UD Almería con vistas a las próximas jornadas, en las que disputará el partido de Vallecas y los dos en casa ante Real Valladolid, que salió 'escaldado' de su envite frente al Rayo Vallecano, y Reus, que el sábado empató en casa frente a la Cultural Leonesa. Ahora mismo está a la misma distancia de la gloria que del infierno, tres puntos, si bien es cierto que la victoria no asegura tocar a las puertas del cielo, del mismo modo que la derrota no conduce a esa zona con el calor que emana de la 'caldera del infierno'. Ya lo dijo Luis Miguel Ramis el pasado sábado, al término del pésimo partido realizado por los rojiblancos frente a la SD Huesca. «Nos hemos desviado mucho del equipo que éramos y tenemos que volver a lo que estábamos siendo».

Fotos

Vídeos