El Almería rescata un punto por casta

El Almería rescata un punto por casta
JOSÉ LUIS MATARÍN

El cuadro de Alcaraz se comportó como un equipo espeso que no supo darle quebraderos al Albacete

JUANJO AGUILERAALMERÍA
1 UD Almería

René; Marco Motta, Joaquín Fernández, Jorge Morcillo, Pervis Estupiñán; Hicham, José Antonio Verza, Pozo (Javi Álamo, m. 35), Rubén Alcaraz, Fidel (Tino Costa, m. 75), y Juan Muñoz (Pablo Caballero, m. 54).

1 Albacete Balompié

Tomeu Nadal; Álvaro Arroyo, Chus Herrero, Gaffoor, Carlos Delgado, Bíttolo; Dani Rodríguez (Cifuentes, m. 81), Rafa Gálvez, Jon Erice; Jeremie Bela (Acuña, m. 38) y Aridane (Zozulya, m. 67).

Goles
0-1, m. 22: Aridane. 1-1, m. 83: Marco Motta.
Árbitro
Pulido Santana, perteneciente al colegio canario. Amonestó a de la UD Almería, y a del Albacete Balompié
Incidencias
Partido correspondiente a la trigésimo quinta jornada del Campeonato de Liga de Segunda División A, Liga 1|2|3, celebrado en el Estadio de los Juegos Mediterráneos. La UD Almería se suma los actos de celebración del trigésimo aniversario de la Asociación el Saliente para personas con discapacidad. Los rojiblancos salieron con camisetas conmemorativas acompañados por niños de la asociación. Jonathan Ruiz hizo el saque de honor.

A las bravas. Es lo que se pide a un equipo cuando las ideas escasean y, por tanto, el fútbol no da para buscar un mejor resultado con 'florituras'. El Almería fue un equipo espeso al que le flaqueó la partitura. Esta la tuvo bien estudiada un Albacete Balompié que desde que salió al terreno de juego puso un 'negro nubarrón' que impidió que los rojiblancos vieran por dónde meterle mano. Fue imposible. El Albacete, en base a un ordenado sistema defensivo, con buenas basculaciones, no dejó huecos y eso fue impacientando a los rojiblancos, que no inquietaron a Tomeu Nadal. El cuadro manchego, sin embargo, aprovechó la segunda ocasión que tuvo en todo el partido para reforzar su propuesta. Siguió encerrado tras el gol de Aridane, pero sin sufrir.

El que sufrió fue el Almería, que salió al rescate de los tres puntos, pero que fue incapaz de tener algo más que llegadas. Cambió un poco el decorado en la segunda parte, en la que la UDA lo intentó, con idéntico infortunio, fruto también del escaso fútbol mostrado a lo largo del partido. Ante tal situación, aparecieron las prisas y la casta. Lo primero no imposibilitó que se pisara área con cierta cabeza. Lo segundo permitió el empate que pudo llegar en el 75, con un disparo al palo de Caballero. Lo segundo dio pie a perseverar y 'corazón' Motta aprovechó un centro de Tino Costa para por lo menos no perder. Tampoco gana y son ya siete partidos consecutivos sin hacerlo.

Sin recursos

El partido tenía previsto un guión que comenzó a ejecutarse nada más comenzar el encuentro. El Albacete, que se mostró muy bien pertrechado en defensa con hasta seis jugadores atrás cuando no tuvo el balón –los tres mediocentros se incrustaban entre los tres centrales–, presionó arriba para recuperarlo. Cuando lo tuvo, en la primera ocasión, estuvo cerca del gol con un disparo de Aridane, a pase de Rafa Gálvez, que lució bien a René Román que, con una mano espectacular, evitó el tanto en el minuto 3 de juego.

El balón era en esa fase del partido para el conjunto rojiblanco, obligado a tocar y tocar ante las dificultades que propuso el conjunto manchego, basculando y sin dejar huecos por los que meterle en problemas. El conjunto unionista, utilizando la banda izquierda con Pervis Estupiñán y Fidel Chaves, intentó hacer daño con un par de centros sin remate.

Sin embargo, el conjunto castellano-manchego no desistió en su presión alta, por si algún robo era el primer paso hacia la victoria, ya que ha quedado demostrado a lo largo de la temporada que el de Enrique Martín Monreal es un equipo que vive del error. Lo encontró pronto para adelantarse en el marcador. En el minuto 22, Jon Erice entró por banda izquierda y puso un balón perfecto al segundo palo por donde entró Aridane para alargar la pierna y poner el partido franco para el conjunto castellano-manchego. Un tanto que puso las cosas más complicadas para una UD Almería que no había dado muestras de capacidad para crear peligro y que no lo consiguió.

Sin finalizar

Fue patente la dificultad rojiblanca para encontrar el pase para los hombres de arriba, por el rocoso sistema impuesto por el equipo de Enrique Martín Monreal, con hasta seis jugadores en defensa, lo que obligó al cuadro de Lucas Alcaraz a buscar centros laterales bien defendidos. Los cambios de orientación para ver la posibilidad de pillar en un renuncio a la zaga manchega aparecieron a la media hora.

Sin embargo, Pozo se lesionó, lo que obligó a dar entrada a Javi Álamo para que Hicham apareciera como segundo punta. Tuvo el gol Hicham en una acción a la contra, en la que el hispano-marroquí subió por la izquierda y trató de finalizar, cuando Juan Muñoz, que acompañó la acción, se había quedado casi solo ante Tomeu Nadal en el final de una primera parte muy espesa para los rojiblancos y en la que el Albacete, con poco, se puso por delante en el marcador.

En el inicio de la segunda parte, se vio otro Almería. Más metido en el partido, buscó la portería de Tomeu Nadal, que vio cómo, en el 52, pudo encajar el gol del empate, con una acción a la salida de un córner que le cayó al Juan Muñoz, pero su disparo, desde la frontal, golpeó en la mano de un defensor. Y, poco después, fue Hicham el que lo intentó, pero su disparo, a centro de Alcaraz, se fue por encima del larguero.

De vuelta

Fue una reacción momentánea. Otra vez comenzó a difuminarse el rendimiento rojiblanco en ataque y concediendo en defensa, obligando a bascular, a mover a un rival atrincherado sin balón. Aparecieron las imprecisiones, pero también las ocasiones. Primero la tuvo Pablo Caballero, tras un centro de Marco Motta al que llegó antes Chus Herrero para mandarla córner, en el 75. Cuando Fidel lo sacó, el propio Caballero mandó el balón al palo derecho de la meta de Tomeu Nadal y el rechace le cayó a Rubén Alcaraz que lo mandó fuera.

La entrada de Tino Costa movió a la grada y también al equipo rojiblanco, que dio muestras de creer en, cuando menos, no perder el partido. Una acción del argentino puso el empate. El centro fue medio gol porque puso el balón perfecto a donde los porteros siempre dudan. Marco Motta, atento, lo remató para despertar las ilusiones de permanencia. Pudo remontar Javi Álamo, pero su disparo se le fue arriba.

Con poco tiempo por delante, la UDA#no cesó en su empeño de poner casta para ganar el partido, pero no fue el día ni suficiente recurso. Faltaron muchas más cosas como regularidad en la constancia y fútbol, sobre todo fútbol.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos