UD Almería

El Almería está un punto más cerca de la permanencia

El Almería está un punto más cerca de la permanencia
AGENCIA LOF

Los rojiblancos sacan un trabajado empate del Heliodoro Rodríguez López

JUANJO AGUILERAALMERÍA

Si Pozo o Nano hubiesen acertado, se estaría hablando de una victoria que hubiese reportado la permanencia casi matemática. Pero algo de lo bueno que dejó Hugo Sánchez en su paso por Almería fue aquello de que «en el fútbol y en la vida 'el hubiera' nunca existe». Lo que está claro es que solo fallan los que están y los dos malagueños se ganaron su presencia y trabajaron también para impedir que el Tenerife tuviera un partido cómodo. Y no lo tuvo, a pesar de todas esas circunstancias que esta UD Almería lleva impregnadas en la camiseta porque hizo un partido ¿serio? Decía Lillo que los partidos 'serios' no existen en el fútbol, pero lo cierto es que el Almería impidió la sonrisa chicharrera, a la par que sonríe con la cautela que debe hacerlo quien está con poco margen sobre la zona de descenso, pero suficiente para, si hace las cosas bien, sonreír cuando acabe otra temporada para olvidar.

0 CD Tenerife

Dani Hernández; Luis Pérez, Aveldaño, Carlos Ruiz, Camille; Alberto (Malbasic, m. 54), Luis Milla; Suso Santana (Juan Carlos, m. 79), Bryan Acosta, Álex Mula (Paco Montañés, m. 63), y Víctor Casadesús.

0 UD Almería

René; Marco Motta, Joaquín Fernández, Trujillo, Pervis Estupiñán; Sulayman Marreh (Verza, m. 81), Rubén Alcaraz; Lass Bangoura (Nano, m. 49), Hicham (José Ángel Pozo, m. 59), Fidel, y Pablo Caballero.

Árbitro:
Varón Aceitón, del colegio balear. Amonestó a Alberto (m. 24), del CD Tenerife, y a Trujillo (m. 45+) y Verza (m. 88), de la UD Almería. Expulsó al local Bryan Acosta (m. 72 y 76), por doble amonestación.
Incidencias:
Partido correspondiente a la trigésimo octava jornada del Campeonato de Liga de Segunda División, Liga 1|2|3, celebrado en el Estadio Heliodoro Rodríguez López, con 11.378 espectadores.

Lo que no se debe 'echar en saco roto' es que en Tenerife volvió a verse más latente del sello de Fran Fernández. Su apuesta inicial fue la de 'extorsionar sin palos' a un rival que, con habilidad para sortearlos, no tuvo el acierto para convertir las llegadas que tuvo. La UDA, pese a ese divorcio permanente con el gol, también las tuvo y, puede que las más claras. La de Pozo, primero, y la de Nano, después, dan pie a un lamento que durará hasta que se consiga el objetivo. Este se logra con puntos cosidos a base de compromiso y de trabajo. Algo de lo que hubo, y mucho, en el Heliodoro Rodríguez López.

En la pelea

Tenerife y Almería salieron mostrando las intenciones de ir a por el partido. El conjunto rojiblanco lo hizo proponiendo en campo contrario. Ninguno de los dos equipos gozó de oportunidades en los primeros minutos, con los de Fran Fernández tirando bien la línea en defensa. Sin embargo, en el 10, Trujillo midió mal y el centro de Luis Pérez lo remató de cabeza Víctor Casadesús, con toda la portería para él, pero lo hizo fuera en una fase en la que el Almería corrió detrás del balón.

Respondió la UDA, en el 13, en una buena acción por banda izquierda, en la que 'colaboraron' Pervis Estupiñán y Fidel, que terminó centrando, Pablo Caballero no llegó y el balón suelto lo sacó Aveldaño, delante de Hicham, que pudo marcar en el 18, pero el hispano-marroquí llevó la visión centrada en la portería de Dani Hernández y disparó cuando Lass Bangoura, que acompañó la acción por la derecha, se encontraba mejor situado.

El partido, abierto, propuso peligro en el área del conjunto unionista. Lo firmó el chicharrero Suso Santana, saliendo a la contra, y disparando una asistencia de Víctor Casadesús, desde dentro del área, pero por encima del marco defendido por René, en una fase en la que el Tenerife buscó hacer daño por su banda derecha, con la entrada de Luis Pérez, que se encontró con un acertado Pervis Estupiñán.

Más llegada

El CD Tenerife, utilizando a Luis Milla, tocó balón en el campo rojiblanco, sin pérdidas. En el 29, Trujillo evitó la acción de Bryan Acosta, en esa fase de partido en la que a los rojiblancos les costó tener opciones, con escasa participación de la segunda línea del conjunto rojiblanco. El Tenerife propuso peligro por la asociación en la línea de tres cuartos, con la aparición de Álex Mula.

El Almería intentó, con permutas entre los bandas, que el Tenerife tuviera problemas en tareas defensivas, con presión en la salida de balón. En el 35, un buen disparo de Sulayman fue la demostración de llegada rojiblanca. El lanzamiento del jugador gambiano se fue por encima del larguero de la meta de Dani Hernández.

Su equipo dio un paso adelante. En el 37, una falta de Sulayman sobre Bryan Acosta acabó con gol de Carlos Ruiz, que había subido al ataque, pero en fuera de juego. Aún tuvo más el conjunto de Joseba Etxeberria, con un disparo de Luis Milla que se marchó fuera por muy poco cuando el campo estaba 'volcado' a favor de un CD Tenerife que, en el 43, pidió penalti por manos de Joaquín a centro de Camille, cuando el CD Tenerife impuso su estilo, el que se esperó surgiera desde el primer minuto de partido.

Sale de la cueva

De salida, en la segunda parte, la UD Almería lo hizo 'dormido'. Sin estar atento, el Tenerife sacó rápido una falta de Fidel sobre Luis Pérez, Joaquín Fernández sacó casi bajo palos y el posterior disparo de Bryan Acosta, desde la frontal, lo sacó René en otra estirada de las suyas.

Pese a todo, el Almería también tuvo llegadas, con dos disparos casi seguidos de Fidel, el primero manso a las manos de Dani Hernández, el segundo con más picante, que se fue ajustado al palo izquierdo de la meta del vinotinto y, entre ambas, un centro del onubense al que no llegó por poco Caballero. En el 55. El Almería tuvo entonces más presencia en el área y el Tenerife menos acercamientos.

Fran Fernández buscó tener más 'cuerpo' en el centro del campo. Ya lo hizo con la entrada de Nano en lugar de Lass y, llegados a la hora de partido, con la presencia de Pozo por Hicham. Pero el Tenerife hizo lo mismo con la entrada de jugadores como Malbasic o Paco Montañés, con lo que el cuadro de Joseba Etxeberria jugó con tres delanteros y, por tanto, mucho peso arriba.

En el 71, la tuvo el Tenerife. Sulayman no acertó a tapar el balón filtrado a Suso Santana que lo puso medido al segundo palo por donde Malbasic se anticipó para rematar al lateral de la red, 'salvando' a los rojiblancos del gol en contra y es que el Tenerife tuvo menos posesión entonces. Además, Etxeberria siguió apostando por el gol, dando entrada a Juan Carlos en lugar de Suso Santana, cuando ya Bryan Acosta se había ido expulsado.

Aunque el Tenerife tuvo llegadas, no las remató. Tampoco el Almería, que tuvo la más clara en el 81, tras una acción por la izquierda de Fidel y pase de la muerte para Pozo que no acertó en el disparo a portería. La misma sensación se le escapó al Tenerife, en una acción en la que Malbasic no acertó a transformar en gol un buen servicio de Juan Carlos Real, en el 91.

Pero aún así, Nano pudo darle los tres puntos a los rojiblancos en una última acción, en el 93, en la que quien más creyó fue Rubén Alcaraz. El barcelonés 'ató' el balón a su bota para dejarse rivales por detrás, llegar a la línea de fondo y ponérsela a Nano. El malagueño tuvo el gol, pero su disparo, con más 'claros' que en la ocasión de Pozo, lo atajó Dani Hernández sobre la misma linea de gol a la par que Varón Aceitó decretó el final de un partido donde pudo ganar cualquiera, pero lo que sucedió es que el gol no hizo acto de presencia y que deja el lamento de una victoria que pudo ser y no fue y la alegría de sumar un punto que acerca la salvación. Media sonrisa.

 

Fotos

Vídeos