UD Almería

El Almería piensa en la cita en Tarragona para definir la zona a la que deberán mirar

Narváez marcó ante el Deportivo su segundo gol en Liga esta temporada. /LOF
Narváez marcó ante el Deportivo su segundo gol en Liga esta temporada. / LOF

Instalados a cuatro puntos del playoff de ascenso y con cinco de ventaja sobre el descenso, además serviría para volver a ganar fuera o no vencer al colista

JORDI FOLQUÉALMERÍA

Una vez pasada la prueba del Deportivo de La Coruña, el Almería se puso a pensar, desde el instante en el que acabó la cita frente a los gallegos, en el choque que tendrán que disputar este sábado contra el colista. Puede parecer una frase hecha, pero es que Fran Fernández ya mandó el mensaje en la rueda de prensa posterior al 1-1 contra los de Natxo González. Para que se dejara atrás la 'x' frente a un serio candidato al ascenso y se pusieran todos los sentidos en el partido ante el último clasificado. Para no caer en errores ya vividos en esta misma temporada.

El técnico marcó el camino. Para que nadie pudiera pensar que si se hicieron méritos para imponerse a uno de los presupuestos más altos de la competición, con la misma inercia sería suficiente para lograr el botín completo ante uno de los presupuestos más bajos de todo el campeonato y que ha cambiado ya de entrenador sin encontrar una respuesta fiable desde que se inició la temporada liguera.

El encuentro del sábado (16.00 horas) es marcado por el vestuario, cuando se inicia el segundo tercio de la Liga 1|2|3, como una muestra clara de saber la zona de la tabla a la que mirarán en el futuro más próximo. No ya por poder superar al colista. No ya por poder superar los 20 puntos en la jornada 15. Lo es porque, en caso de victoria, romperían la mala racha a domicilio. Solamente han logrado cuatro de los 21 puntos disputados en siete jornadas lejos del Estadio de los Juegos Mediterráneos. Poder romper con la tan manida frase de «a todos nos cuesta ganar puntos lejos de casa».

Poder ganar fuera

Tal y como ayer aseguró Juanjo Narváez. El mejor jugador del Almería ante el Deportivo, pese a que salió en el minuto 66, es de los que piensa que Tarragona podrá marcar la mente del vestuario rojiblanco. Ver que «podemos ganar también fuera». Para que no haya tanta diferencia, en cuanto a resultados, de lo que hace el equipo cuando está arropado por los suyos o tiene que viajar. A su juicio, la diferencia no ha sido tanta como parece según se miran los marcadores. «Cuando juegas fuera de casa, son detalles los que determinan los partidos. Quizá nos ha faltado fortuna, porque el equipo propone y corre, pero no se han dado los marcadores», apuntó.

Lo que sí pide es que sus compañeros, entre los que se incluye, puedan dar una mejor versión. Subir varios escalones a lo visto en el Wanda Metropolitano contra el Rayo Majadahonda. Un choque en el que fue titular y no aportó mucho en ataque. Todo lo contrario que el pasado lunes cuando no necesitó ni media hora para mostrar su calidad marcando y haciendo mejorar el juego del equipo almeriense. «Nos tenemos que adaptar a cualquier campo y queremos volver a puntuar», dijo.

Pero también advirtió que sería bueno no mirar la clasificación del cuadro catalán. Y, si se hace, pensar que para los de Enrique Martín puede ser una de sus últimas oportunidades o, al menos, así se lo pueden tomar los tarraconenses a la hora de afrontar el partido «como una final». Una expresión que quiso utilizar para saber a lo que el Almería se puede encontrar. «El Nástic es un equipo que vive una situación complicada. Ellos van a tratar de revertir la dinámica contra nosotros a toda costa», manifestó el 'cafetero'.

Doble de puntos

El Almería tiene el doble de puntos que el conjunto catalán. Por tanto, los de Fran Fernández han hecho el doble en un tercio de la competición. Pero los puntos, en una competición tan igualada, son 'caros' de conseguir. Así que los almerienses no se fían. Porque también el Real Zaragoza llegaba al Mediterráneo tras haber ganado 0-4 en Oviedo e instalado en la zona alta, mientras que la UDA llevaba un punto de 12 jugados. Y las estadísticas se rompieron. Lo que espera Narváez que no pase este sábado y que se imponga el que mejor llega a nivel global.

Esperando que puedan lograr su segundo triunfo a domicilio de la temporada y que sea una semana de cuatro puntos para «mirar arriba» y no sumar un punto de nueve posibles (derrota en el Wanda y empate ante el Deportivo más un marcador contrario el sábado) y que el Almería «mire para abajo».

Lo que puede marcar medirse al colista, pero en su feudo. Con estadísticas negativas para ambos conjuntos, cada uno a su manera.

 

Fotos

Vídeos