El Almería cae con más peso del que dice el marcador

El Almería cae con más peso del que dice el marcador

El Zaragoza se impone con claridad a un cuadro rojiblanco que suma su octava jornada seguida sin ganar

Juanjo Aguilera
JUANJO AGUILERAALMERÍA

La UD Almería puso todo lo que tenía para no perder y el Real Zaragoza, con peso, consiguió lo que se proponía, que era la victoria, casi por aplastamiento. Y eso que los de Lucas Alcaraz aguantaron la primera parte, sufriendo, pero sin encajar gol en contra. Los rojiblancos plantaron una muralla que fue incapaz de derribar el conjunto de Natxo González, pese a que tuvo un sinfín de ocasiones que salvó casi siempre René Román. El pitido final que anunció el descanso fue lo mejor, eso y el resultado sin gol en contra que reflejaba el marcador de la vieja Romareda.

En la segunda parte, aunque el Almería ofreció otra cosa, no fue suficiente. Condicionado, fue a la pelea ante un rival que se caracteriza por saber encajar los golpes y crecerse. El conjunto zaragocista, picado, aprovechó la segunda ocasión clara de que dispuso para adelantarse en el marcado por medio de Papunashvili y tener el 'mar en calma'. El Almería, 'subido a la tabla', navegó para naufragar siempre en la orilla, revolcado por un Zaragoza con capacidad arriba para encontrar los huecos. Borja Iglesias sentenció y, aunque Pablo Caballero acortó distancias, lo hizo tarde para reflejar una 'gran mentira' porque en realidad nunca hubo opciones de empatar el partido. Así, llegaba la octava jornada sin ganar, el octavo tropiezo seguido de un equipo 'viciado' y, lo que es peor, sin fútbol.

Sin salir

Mal empezaron las cosas para los de Lucas Alcaraz, aunque era una cosa que se sabía. El Real Zaragoza se hizo pronto dueño del balón, forzando en un minuto dos saques de esquina ante el marco defendido por René Román. El segundo acabó en gol, anulado por fuera de juego de Papunashvili, que sin tocar el balón intervino en la jugada tras el remate de Borja Iglesias después del córner lanzado por Iñigo Eguaras.

Era una demostración de lo que le iba a esperar al conjunto rojiblanco, obligado a tener paciencia, a ser solidario atrás, a no ceder y a salir en velocidad para tratar de sorprender. El cuadro aragonés durmió el partido, 'amansó' la posible actitud rojiblanca para buscar el fútbol rápido de tres cuartos para arriba.

Por banda izquierda, percutió el conjunto de Natxo González, con la verticalidad de la que hicieron gala Dani Lasure y Raúl Guti, con ventaja ante la falta de apoyos para Marco Motta. Por fortuna, los centros casi sin oposición no tuvieron connotaciones negativas para los jugadores de Lucas Alcaraz, con René Román cómodo para atajar el balón bajo palos.

Empieza el asedio

El Real Zaragoza se acercó con peligro conforme avanzó el partido. En el minuto 14, un disparo desde lejos de Iñigo Eguaras tocó en Joaquín y se fue a saque de esquina. Sacado, en el 15, llegó la primera intervención importante de René Román, que tapó portería y el disparo de Papunashvili y, después, impidió el remate de Borja Iglesias.

El control del balón perteneció cada vez más al Real Zaragoza, que no pasó apuros en defensa porque la UD Almería careció de llegadas claras. Sus intentos murieron casi siempre en las cercanías del área defendida Cristian Álvarez. En el Almería, el encargado de defender esas situaciones, René Román, tuvo que hacerlo de nuevo en el 28, en una falta lanzada por Eguaras a las espaldas de la barrera rojiblanca por donde apareció Borja Iglesias para conectar un disparo que el cancerbero rojiblanco se encargó de atajar en dos tiempos.

Tras un disparo del delantero cedido por el Celta de Vigo que se fue fuera y una falta lanzada por Zapater que sacó la defensa rojiblanca, el Almería montó una contra, en el 34, que deparó el primer disparo a portería de los rojiblancos. La contra, montada por Fidel, la acabó Tino Costa con un disparo blando que atajó Cristian Álvarez.

El partido lo tuvo siempre controlado el conjunto zaragocista, que aprovechó el primer error rojiblanco en una salida de balón de Joaquín. Pombo robó el balón por banda izquierda y encaró a René Román, pero el disparo lo atajó el gaditano para evitar que el conjunto de Natxo González pudiera adelantarse en el marcador. Esa acción pudo llegar en el 44, en una jugada de Papunashvili que, tras tocar en Jorge Morcillo, se fue a saque de esquina.

El peor momento

El partido llegó al final de la primera parte cuando peor lo tuvo el conjunto rojiblanco, que había perdido el sitio y se había casi partido, dejando espacios que, por fortuna, no mejoraron el 'guarismo' que figuraba entonces en el marcador de La Romareda, con el Almería salvado por la campana.

Tomó la lección y en la segunda parte no tardó mucho en buscar la portería zaragocista. Aunque el cuadro maño lo intentó por medio de Pombo, que continuó sus intentos por la banda derecha, fue Hicham el que, en el minuto 49, remató de cabeza un excelente centro de Javi Álamo que detuvo Cristian Álvarez.

El Zaragoza empezó a tener más balón y llegada, si es que esta la había perdido alguna vez. En la segunda acción en las cercanías del área defendida por René, el cuadro de Natxo González se adelantó en el marcador en una acción iniciada en la frontal por Eguaras, con pase para la derecha, por donde había caído Borja Iglesias, y este la puso para Papunashvili que adelantó al cuadro blanquillo.

Lucas Alcaraz comenzó a mover banquillo, dando entrada a Edoardo Soleri por Fidel. El italiano la tuvo tras el robo de Hicham, por banda derecha. El hispano-marroquí sacó un buen centro al que se anticipó Alberto Benito, despejando el balón antes de la llegada del delantero italiano, que tuvo respuesta en el área rojiblanca con una acción de Papunashvili que estuvo cerca de hacer el segundo cuando el georgiano se quedó solo en la frontal del área y su disparo, por fortuna, se fue fuera por poco.

La distancia fue lo que impidió el empate en una fase en la que el Almería se vio obligado a dar un pasito más. En el 68, el centro de Álamo no llegó por poco a los pies de Soleri y el Zaragoza despejó la ocasión.

El partido ya no tuvo fútbol. El Zaragoza no necesitó más y el Almería no pudo. Y eso que lo intentó, pero no tuvo recursos para cambiar la dinámica en la que entró el equipo. Las llegadas no se produjeron, ni tan siquiera con los cambios. Lucas Alcaraz lo tiró todo, sentó a Marco Motta para dar entrada a Pablo Caballero. Todo lo más que hubo fue un saque de falta de Tino Costa que atajó Cristian Álvarez sobre la línea.

En el balón en largo, sentenció el equipo maño. En una pelea entre Joaquín y Borja Iglesias, el delantero zaragocista le ganó la partida y la puso al segundo palo para sentenciar un partido que ya estaba visto para sentencia, a pesar del gol de Caballero que lo único que consiguió fue vestir de 'mentira' el duelo. El Almería pierde por la mínima, cuando las diferencias fueron otras.

2 Real Zaragoza

Cristian Álvarez; Alberto Benito, Diogo Verdasca, Mikel González, Laure; Eguaras, Zapater (Jesús Alfaro, m. 88); Raúl Guti, Pombo (Gaizka Toquero, m. 56), Papunashvili (Aleix Febas, m. 65), y Borja Iglesias.

1 UD Almería

René; Marco Motta (Pablo Caballero, m. 79), Joaquín Fernández, Jorge Morcillo, Pervis Estupiñán; Verza, Rubén Alcaraz; Fidel (Edoardo Soleri, m. 60), Tino Costa, Javi Álamo (Óscar Lozano, m. 70), y Hicham.

GOLES
1-0, m. 56: Papunashvili. 2-0, m. 84: Borja Iglesias. 2-1, m. 92: Pablo Caballero.
ÁRBITRO
Ocón Arraiz, del colegio riojano. Amonestó a Aleix Febas (m. 79) y Zapater (m. 83), del Real Zaragoza, y a Marco Motta (m. 69) y Joaquín Fernández (m. 80), de la UD Almería.
INCIDENCIAS
Partido correspondiente a la trigésimo sexta jornada del Campeonato de Liga de Segunda División A, Liga 1|2|3, celebrado en el Estadio de La Romareda, ante 20.706 espectadores.
 

Fotos

Vídeos