UD Almería

El Almería pasa de la euforia a la más grande decepción

El Almería pasa de la euforia a la más grande decepción
AGENCIA LOF

Los rojiblancos se 'echan una siesta' para perder 2-0, pero remontan por casta hasta que Pedro mata en el 93

JUANJO AGUILERAGRANADA

El Almería pasó en un minuto de la gloria al infierno por un error en el último minuto, cuando tanto le había costado al equipo poner las tablas a un partido que se puso difícil por una ‘siesta’ que duró cinco minutos, los tres últimos de la primera parte y los dos primeros de la segunda. Hasta ahí, el Almería había sido dominado por el Granada, pero se jugó en fases a lo que quiso el equipo de Lucas Alcaraz, sobre todo hasta llegar al minuto 35 de la primera parte. Hasta ahí, se manejó el conjunto de Lucas Alcaraz, pero el empuje de los de Oltra empezó a hacer mella y recibió el ‘merecido’ premio en el 42, como consecuencia de una acción de Darwin Machis –el mejor del partido– que la finalizó con un gran cabezazo Víctor Díaz. De salida en la segunda parte, otra vez Machis abrió más las distancias.

El Almería, sin embargo, no había hecho tantos méritos para caer con tanta gravedad y cambió su imagen. Por casta, empujó, se metió en el partido con un golazo de falta de Rubén Alcaraz que terminó de sacar del envite al Granada y meter a los rojiblancos. En el 90, Jorge Morcillo puso las tablas para desatar una euforia alimentada por el punto, pero que se quebró de golpe con el tanto de Pedro en el último minuto, echando por tierra el gran trabajo que los de Alcaraz hicieron para demostrar que estaban vivos.

Aguantando

Ambos equipos afrontaron el partido con bajas, tal vez más sensibles las de la UD Almería por la plantilla tan corta de la que dispone Lucas Alcaraz. Sin sorpresas, la única fue la presencia de Joaquín Fernández como acompañante de Jorge Morcillo, en el centro de la defensa, y la vuelta a la titularidad de Fidel por banda.

El Almería se encontró con un rival, el Granada de José Luis Oltra, bien plantado, obsesionado con la posesión del balón y provocando las pérdidas rojiblancas, con Javi Espinosa cómodo en la zona de creación. En el minuto 3, Darwin Machis –la pesadilla de la UDA– probó fortuna, pero su disparo a portería desde la frontal del área tocó en Marco Motta y el balón se fue a saque de esquina.

El equipo de Lucas Alcaraz tenía problemas para ponerle freno a un Darwin Machis que era el jugador clave, pero pronto el equipo rojiblanco pasó a imponer su criterio, creando superioridad numérica y llegando con cierto peligro. En el 14, la pelea de Gaspar acabó con un centro al segundo palo para Fidel, pero se anticipó la defensa del equipo de un Oltra impaciente por que no le salían las cosas. Cuando podía lo intentaba a la contra. Un remate de Sergio Peña acabó con una gran intervención de René, que atajó el disparo.

A su terreno

El Almería, de todas formas, estaba llevando el partido a su terreno y, en una contra con una perfecta conducción, José Ángel Pozo llegó tarde sólo un palmo, tras una buena acción por banda izquierda entre Juan Muñoz y Fidel. Javi Varas salió rápido para despejar el peligro que planteaba el equipo de Lucas Alcaraz, que manejaba el centro del campo. El Granada tenía dificultades. El Almería, a balón parado, lo intentó con un remate de Jorge Morcillo que se marchó fuera, en el 30. En la contra, el Granada pudo hacer el primero en un centro lateral que cortó Joaquín antes de que el balón le llegara a Joselu, con los ‘dientes afilados’ y preparado para abrir el partido.

Pudo hacerlo ahí el Granada, que ya manejaba más la posesión con llegadas. En el 34, la acción fue del venezolano Darwin Machis cuyo disparo se marchó ajustado al palo izquierdo de la meta defendida por René que, en el 37, vio acercarse el peligro en otra acción por el centro que acabó con disparo desde la frontal de Pedro cortado por la defensa rojiblanca.

La UDA empezaba a sufrir ante un rival que tenía el camino hacia el éxito por la banda izquierda del equipo nazarí. Machis, convertido en el mejor jugador del equipo granadinista, controló el balón a placer y lo puso al corazón del área para la entrada de Víctor Díaz, entre la pasividad de los centrales, que cabeceó al fondo de las mallas de René Román, que no pudo hacer nada para impedir el tanto.

3 Granada CF

Javi Varas; Víctor Díaz, Menosse, Germán Sánchez, Álex Martínez; Kunde, Sergio Peña (Adrián Ramos, m. 69); Pedro, Javi Espinosa (Quini, m. 87), Darwin Machis (Antonio Puertas, m. 82); y Joselu.

2 UD Almería

René; Marco Motta, Joaquín Fernández, Jorge Morcillo, Nano; Mandi, Rubén Alcaraz; Fidel (Nauzet Alemán, m. 80), Pozo, Gaspar Panadero, y Juan Muñoz (Javi Álamo, m. 69) 1-0, m. 42: Víctor Díaz. 2-0, m. 47: Darwin Machis. 2-1, m. 63: Rubén Alcaraz. 2-2, m. 90: Jorge Morcillo. 3-2, m. 92: Pedro.

Árbitro
López Toca, del colegio cántabro. Amonestó a Joselu (m. 79), del Granada CF, y a Rubén Alcaraz (m. 25), de la UD Almería.
Incidencias
Partido correspondiente a la decimoséptima jornada del Campeonato de Liga de Segunda División A, Liga 1|2|3, celebrado en el Estadio Nuevo Los Cármenes, con 12.577 espectadores, con medio millar de aficionados de la UD Almería que se dejaron notar.

El Almería, en la salida al terreno de juego en la segunda parte, lo hizo los mismos síntomas con los que se fue. A los dos minutos de la reanudación del partido, llegó el segundo, un golazo por cómo fue la obra, pero con demasiados pocos impedimentos por parte de la defensa rojiblanca. El ‘vinotinto’ se fue de Marco Motta y sin que nadie le opusiera resistencia clavó el balón por la escuadra izquierda de la portería de René Román, matando casi matando el partido.

El despertador

Y pudieron llegar más cosas porque el Almería seguía sin aparecer y el Granada, por banda, ponía el objetivo rojiblanco muy lejos. En el 56, la acción de Darwin Machis, por la banda débil del Almería –la derecha–, puso un balón al espacio que aprovechó Joselu para plantarse ante René Román que tapó portería y el goleador granadinista la mandó fuera.

El gol granadinista y esa acción en la que pudo llegar la sentencia definitiva hicieron que el Almería despertara tras cinco minutos dormido que ocasionaron los dos goles que consiguió el conjunto de José Luis Oltra, que tenía la posibilidad de cerrar el duelo jugando a esperar al cuadro rojiblanco, obligado a hacer algo porque esa ‘siesta’ de final de la primera parte y principio de la segunda le asestó un palo duro a los de Lucas Alcaraz.

El Almería de todas formas se metió en el partido por la obligación. Se acercó al área de Javi Varas y estuvo cerca del gol cuando se cumplía la hora de partido, pero el intento de Gaspar Panadero, a la salida de un córner, lo salvó Javi Varas con una certera intervención. Sin embargo, la UDA tuvo el balón un par de minutos más, lo justo para forzar una falta por parte de José Ángel Pozo, algo alejada de la frontal del área defendida por el equipo nazarí. Rubén Alcaraz cogió el balón y con la misma sutileza con la que puso el cuero en el punto señalado por López Toca la colocó por la escuadra derecha de la meta defendida por Javi Varas.

Qué agrio

El gol silenció el graderío. El Almería movió fichas. La entrada al campo de Javi Álamo cambió la forma de encarar el partido por parte de los rojiblancos por sustituir a Juan Muñoz. Fidel se colocó como hombre en punta y Gaspar pasó a banda izquierda. Defendió mejor la banda derecha el equipo unionista, además de que tuvo más recursos arriba. En el 74, un centro del manchego lo despejó la zaga granadinista antes de conectar con Javi Álamo.

Mejor plantado el equipo rojiblanco ante un Granada que tenía el balón y que, paciente, esperaba su oportunidad, en el 80, René hizo la parada del partido, la que suele hacer en cada cita. Aguantó un balón al espacio que le cayó a Joselu, pero el disparo de este lo paró con la cara el cancerbero rojiblanco evitando lo que hubiese sido una sentencia que, con 2-1, aún daba vida a los de Lucas Alcaraz. De hecho, en el 85, pudo conseguir el empate en una falta en la banda izquierda que colgó Nauzet Alemán al segundo palo y Marco Motta, de cabeza, la mandó al travesaño.

El equipo rojiblanco siguió intentándolo. En el 90, una falta botada desde la derecha la tocó Mandi y el balón le cayó a Jorge Morcillo que, en el segundo palo, acertó a entablar el partido para casi acariciar el punto, pero en la siguiente acción el equipo de Alcaraz defendió tan mal como el Granada en el gol del empate. Una falta en la banda izquierda del ataque granadinista la prolongó Antonio Puertas, nadie acertó a cortar y Pedro Sánchez, en el segundo palo, acertó para batir a René y dejar el gozo de la UDA en un pozo por no entender que ‘hasta el rabo, todo es toro’. Un descuido le costó una cornada cuando había logrado la ‘vuelta al ruedo’ y de la gloria pasó al infierno.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos