UD Almería

El Almería no obtiene premio a su trabajo frente a un Osasuna 'sabio'

Pozo conduce el balón ante Oier. /J. L. Matarín
Pozo conduce el balón ante Oier. / J. L. Matarín

Los rojiblancos se ven superados ante un rival que controló los inicios de los dos tiempos, donde marcó

Juanjo Aguilera
JUANJO AGUILERAALMERÍA

El empate sin goles pudo y tal vez debió ser el resultado de un partido en el que la UD Almería plantó cara a un Osasuna que lucha por estar en Primera y que expuso al final el peso del estatus. Por eso, el equipo de Diego Martínez manejó los inicios de cada tiempo y en el segundo ‘mató’ el partido con una acción de David Rodríguez y, ciertamente, la justicia la dan los goles. Pero el trabajo de la UD Almería fue casi perfecto hasta llegar a la línea de tres cuartos. El hecho de no llegar a la nota –hablaba Lucas Alcaraz de que sus jugadores tuvieran un ocho para poder ganar– fue porque, aunque dio la talla en actitud, falló en la creación, como lo demuestran los escasas oportunidades ante el marco de Sergio Herrera, fruto también de que Osasuna supo jugar. El Almería no supo hacerlo. El gol encajado por los rojiblancos es consecuencia de un error que no debió cometerse. Pero el fútbol, sin errores, no tendría ese necesario premio. Este, para conseguirlo, además del fallo, requiere del disparo y el Almería ‘apostó’ por conseguir la victoria de una forma en la que no obtuvo el resultado esperado.

0 UD Almería

René; Marco Motta (Fran Rodríguez, m. 64), Ángel Trujillo, Joaquín Fernández, Nano; Sulayman (Mandi, m. 63), Rubén Alcaraz; Lass Bangoura (Fidel, m. 68), José Ángel Pozo, Gaspar Panadero, y Edoardo Soleri.

1 Atlético Osasuna

ergio Herrera; Quique Barja, Lillo, Aridane, Oier, Carlos Clerc; Quique González, Lucas Torró, Fran Mérida (Roberto Torres (m. 85), Borja Lasso (Arzura, m. 80), y David Rodríguez (Rober Ibáñez, m. 75).

Gol:
0-1, m. 49, David Rodríguez
Árbitro:
Varón Aceitón, perteneciente al colegio balear. Amonestó a Sulayman Marreh (m. 44) y Joaquín Fernández (m. 74), de la UD Almería, y a Borja Lasso (m. 52), Arzura (m. 85), Roberto Torres (m. 85), de Atlético Osasuna.
Incidencias:
Partido correspondiente a la jornada vigésimo sexta del Campeonato de Liga de Segunda División A, Liga 1|2|3, celebrado en el Estadio de los Juegos Mediterráneos, ante 5.477 espectadores. Antes del inicio del partido se guardó un minuto de silencio en memoria de los abonados José Luis Aparicio Ibáñez y Francisco Pérez Flores, abuelo del capitán del filial, Javi Pérez; de María Giménez Hernández, madre política del jefe de prensa de la UDA, Juanjo Moreno, y por el joven jugador del Alzira, Nacho Barberá.

Fue un encuentro, generalmente, equilibrado, con esos minipartidos de los que habló Lucas Alcaraz el jueves, donde unos los ganó el Almería y otros Osasuna. Los cierto es que el duelo mantuvo equilibrio en la pelea, pero los rojillos se manejaron mejor en los momentos más importantes del duelo, sobre todo cuando se adelantaron en el marcador en la primera ocasión clara de las dos que tuvo a lo largo del partido. La otra fue para poder rematar el duelo, en un cabezazo de Fran Mérida que salvó René Román, pocos minutos después de que se adelantara. Luego, la UDA empujó, pero le faltó llegada y una ‘pizca’ de suerte, a la par que de inteligencia.

Mucha igualdad

El Almería salió al terreno de juego con sorpresas en el once inicial porque jugaron de salida los tres efectivos firmados en el mercado de invierno, con Sulayman Marreh en el centro del campo en lugar de Mandi, obligado en gran medida por la ausencia de José Antonio Verza, que no pudo superar las molestias que arrastraba en un gemelo desde el partido del pasado sábado frente al Lorca. El Almería, tras ganar en el Artés Carrasco, tenía la posibilidad de sumar una segunda victoria consecutiva. Sin embargo, se encontró con un Osasuna que dio la imagen que viene exhibiendo a domicilio de equipo complicado, que trató de manejar el partido en el centro del campo, intentando aprovechar los errores que pudiera cometer el conjunto de Lucas Alcaraz.

Tuvo, de inicio, más balón el conjunto navarro, llevando el peso del duelo y tratando de meter en su parcela al equipo rojiblanco. Este supo manejarse. Obligó al cuadro rojillo a no atacar dentro del área, impidiendo así las posibilidades que los de Diego Martínez tienen siempre en el juego por alto.

El Almería lo intentaba por banda. Osasuna lo hizo a balón parado. En el minuto 2 marcó por medio de Lucas Torró, pero la acción fue anulada con anterioridad por fuera de juego de Quique González, que no lo era. Los rojiblancos trataban de crear problemas por banda izquierda con un Gaspar Panadero que tuvo una primera sin suerte porque no llegó a finalizar jugada, y una segunda, en el minuto 8, a la que no llegó a rematar Edoardo Soleri, que mantuvo la pelea con Aridane, que rozó la falta dentro del área sobre el delantero italiano.

Más del Almería

Osasuna tenía menos presencia arriba con el paso de los minutos. En el 18, a la contra, Quique González la peleó con Ángel Trujillo, pero su posterior centro al segundo palo lo remató mal David Rodríguez. La UDA recuperó, con una gran jugada de José Ángel Pozo en banda izquierda, enviando el balón para Soleri, que fue derribado y Rubén Alcaraz, en el minuto 19, tuvo su primera ocasión para demostrar el ‘guante’ que tiene en los pies. El barcelonés probó fortuna desde la frontal, pero no pudo sorprender a Sergio Herrera, que despejó el balón cuando entraba por su palo derecho.

El partido cambió a la media hora, momento en el que Osasuna volvió a tener el mando del duelo, pero lo cierto es que ninguno de los dos equipos tenía la suficiente profundidad como para ‘aspirar’ a cambiar la igualada en el marcador. Los navarros estuvieron más próximos, precisamente en ese momento, en el que el centro de Carlos Clerc no llegó a nadie. El Almería tenía más dificultades para llegar, pero lo hizo con una contra perfecta en la que participaron José Ángel Pozo y Lass Bangoura. El guineano la puso por banda derecha al centro, pero Sergio Herrera atajó y despejó Oier.

El primer error

No hubo ocasión para más en una primera mitad de lucha, tanto táctica como física, en la que ninguno de los dos ganó los duelos, dejando el partido para resolverlo en la segunda parte. En esta, el cuadro de Diego Martínez tuvo más balón de salida y lo aprovechó para marcar, en el 49, como consecuencia del primer error en la marca cometido por los rojiblancos. Fue consecuencia de un primer disparo de David Rodríguez que despejó René a córner y a la salida de este, con la ejecución de Fran Mérida, el delantero talaverano, ex de la UD Almería, la enganchó para alojarla en el área rojiblanca, tras ganarle la partida a Nano.

El gol afectó al rendimiento rojiblanco, que pudo verse aún más metido en el ‘pozo’ del partido en el 54, tras un buen centro de Quique Barja, desde banda derecha, que remató de cabeza Fran Mérida para que René, en una gran intervención, atajara. Cambió el partido, Soleri no fue el recurso arriba porque tampoco tuvo ocasión de dominar un balón para fijar a los centrales.

Alcaraz agotó cambios en un abrir y cerrar de ojos dando entrada a Mandi por Sulayman, a Fran Rodríguez por Marco Motta y a Fidel en lugar de Lass Bangoura, con lo que Lucas Alcaraz buscaba ser más ofensivo, arriesgando porque con más de 20 minutos por delante.

Contra corriente

Diego Martínez jugó sus bazas con los cambios, pero el Almería lo intentó en el 74, en un balón largo de Rubén Alcaraz para Fidel, intentó despejar Aridane, el rechace le dio a Fidel y el balón se fue lentamente hacia la meta de Sergio Herrera, pero ligeramente desviado.

El tiempo pasaba y ya no había nada. Quique hizo cambios para ‘matar’ el partido. La entrada de Arzura fue para dominar el centro del campo, con la imposición de un doble pivote, se vio ‘agraciada’ por la lesión de Mandi, que había entrado por Sulayman, y que dejó a los rojiblancos con diez sobre el campo. Aún así, luchó por el empate. Fidel, en el 93, no llegó a rematar bien por hacerlo a ‘pierna cambiada’, en la última acción clara de un partido donde la UDA no logró el premio que buscaba. ¿Lo mereció? Cayó ante un rival que sí supo jugar y aprovechar su estatus.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos