Almería B

Almería nunca se rinde

Albert Batalla, que subió a rematar el córner, dispara a la meta defendida por Carmona para dar el triunfo a los rojiblancos. / FELIPE ORTIZ

El filial rojiblanco supera a la Arandina en un partido dominado por los de Esteban Navarro, pero jugado bajo el 'guión' del conjunto burgalés | Albert Batalla hace un Aranzubia para meter al filial en la final del playoff de ascenso

JUANJO AGUILERAALMERÍA

Lo de la batalla que caracteriza al Almería no es ajena al comportamiento de sus equipos. Ya no es la 'zona Cesarini', esa de la que hablan todos cuando llega un gol en el 90. Es más ese tiempo de partido en el que 'el Almería nunca se rinde'. Ayer, cuando todo estaba perdido, el 'billete' para jugar la final del playoff de ascenso a Segunda B hecho 'añicos', un córner que no era -como sí pudo ser penalti una mano a centro de Sergio Pérez unos minutos antes- dio alas a la ilusión de una UD Almería B que no hizo un buen partido, pero que consiguió, cuando quieren ganar todos -en el último minuto y de gol injusto-, meterse en la final del playoff de ascenso a Segunda División B, cuyo sorteo se celebrará a primeras horas de esta tarde, en la Ciudad del Fútbol.

Pero para llegar al mismo, el equipo de Esteban Navarro tuvo que sufrir. La Arandina le propuso un partido incómodo que afectó al rendimiento de los rojiblancos. Estos, con el dominio del balón, carecieron del dominio del tempo del partido, hasta el punto que se vio por debajo en el marcador en dos ocasiones. La Arandina marcó 'cuando quiso' y el filial cuando pudo. El tercero tiene tanto de suerte como de concentración. Los goles que llegan en esos minutos son más de creer que de poder. Batalla escenificó la alegría en un triunfo que permite mirar hacia el frente con ilusión porque el Almería nunca se rinde.

Sin espacios

El partido ofreció un duelo complicado para el Almería B. El Arandina, bien plantado en defensa, trató de cortar los intentos de ingresar por banda de Chema. En el minuto 7, sin embargo, pudo zafarse de De Lillo para mandar el balón atrás y Álex Corredera, desde fuera del área, buscó portería, pero se encontró con Carmona. En ataque, el cuadro arandino lo intentó a la contra, pero sin demasiada velocidad y fue a balón parado, como consecuencia de una falta de Antonio Navas, cuando hizo su primer intento con un lanzamiento de De Lillo que se marchó por encima del larguero de la meta de Batalla.

Expuso más, como es lógico, el equipo de Esteban Navarro trabajó bien con y sin balón, buscando la calidad de Chema para la creación. Sin embargo, le costó crear ocasiones de gol porque se mostró falto de llegada frente a un rival bien plantado y con pocas apariciones en ataque. Lobera, en el 24, lo buscó de disparo cruzado, pero muy por encima del larguero.

En el 25, lo intentó por banda izquierda el Almería B con una gran acción de Iván Martos que no consiguió atajar Carmona, el balón se quedó 'muerto', pero Chema Núñez no pudo llegar para aprovechar el despeje. El cuadro de Esteban Navarro, que empezó a imponer su juego ante un rival agazapado, no encontró la profundidad necesaria para desequilibrar un partido controlado por los rojiblancos, aunque sin alegrías.

El Arandina empezó a salir de la cueva en la recta final de la primera parte, con la velocidad de Lobera, por banda derecha, que acabó en un centro despejado por la defensa, en el minuto 40, y en el 41 tras una pérdida de Igor Engonga pudo 'engatillar' Rubiato, pero solventó mal la acción.

El filial rojiblanco apareció en la recta final como consecuencia de un balón de Lin que remató Sekou, pero que detuvo sin problemas el cancerbero del conjunto castellano-leonés, en la última acción de una primera parte controlada, en cierto modo, por la UDA, pero jugada según el guión impuesto por el conjunto burgalés.

Este comenzó avisando nada más iniciarse la segunda mitad en una subida por banda de Ruba que acabó centrando, Albert Batalla despejó y el balón, rebotado, le dio a Rodri, que no fue capaz de acertar. El balón se fue por la línea de fondo, pero ajustado al palo derecho de la meta rojiblanca.

Avisos y goles

En la siguiente acción, en el 53, llegó el gol del cuadro burgalés. Fue una acción de infortunio en la que Rubiato se llevó el balón, disparó a portería, Albert Batalla la tocó y el balón se dirigió a portería, Javi Pérez despejó, pero el balón tocó en Batalla y entró en la meta rojiblanca. Aún tuvo otra el cuadro burgalés, pero fue el Almería B el que, en una falta lanzada por Álex Corredera en el minuto 60, empató como consecuencia de un cabezazo de Soufian que entabló el duelo. Esto dio alas al filial, que se descuidó en defensa y Adeva dio otro aviso, mandando el balón al palo. El siguiente balón que tocó, en el 64, fue para poner al cuadro burgalés de nuevo con ventaja. Remató de cabeza un centro de Lobera.

El filial se colocó contra las cuerdas, necesitado de hacer dos goles para remontar el partido. Esteban Navarro introdujo a Darío Guti para tener presencia arriba, retirando a Iván Martos, con más presencia entre líneas. Se 'espesó' el fútbol rojiblanco, pero no desistió en su empeño, buscando la portería rival ante una Arandina con menos llegada. En el 77, una falta casi similar a la que valió para el 1-1, Álex Corredera volvió a hacer de asistente. Su balón al área lo volvió a rematar Soufian al fondo de las mallas.

A partir de ese momento fue el Almería B el que, jugando con tres atrás, mandó, empujando en busca del gol que le permitiera tener a favor la eliminatoria. De todas formas, debió estar atentos a las pérdidas. En el 88, Adeva aprovechó una pérdida de Antonio Navas para encarar, pero el disparo se marchó fuera por poco.

El Almería B también la tuvo, pero no acertó en el último momento. Fue en el minuto 90 de partido, en un centro de Chema Núñez que tocó de cabeza Soufian y Darío Guti no llegó a tocar, dejando escapar la ocasión de haberle dado la vuelta al marcador. Esta ocasión llegó cuando menos se esperaba. A la desesperada. El tiempo estaba cumplido. Era el minuto 93 y Sekou buscó la meta de Carmona, entró al área y buscó portería, pero disparó fuera. El árbitro concedió córner. Este lo botó Álex Corredera, remató Sekou, pero el balón lo frenó un defensor burgalés y se fue a los pies de Albert Batalla que, a la desesperada, lo empalmó, el disparo tocó en Sekou y despistó al meta arandino, entrando en la portería y dando el pase a la final al Almería B.

 

Fotos

Vídeos