UD Almería

El Almería necesita controlarse

Morcillo ve la primera roja directa de la temporada en Vallecas; dos jornadas antes protagonizó la primera expulsión en León./AGENCIA LOF
Morcillo ve la primera roja directa de la temporada en Vallecas; dos jornadas antes protagonizó la primera expulsión en León. / AGENCIA LOF

La de Tino Costa, en Barcelona, la sexta expulsión de los rojiblancos en Liga |El rojiblanco, sin embargo, es el cuarto equipo que menos cartulinas amarillas ha recibido en la competición

JUANJO AGUILERAALMERÍA

La UD Almería necesita mirarse bien lo de las expulsiones porque es, después de las 16 jornadas del campeonato disputadas, el equipo del campeonato de Segunda División A que más jugadores ha visto sancionados y han debido abandonar el terreno de juego antes de tiempo por infringir las reglas. Con la sufrida por el argentino Tino Costa en el minuto 88 del partido disputado el pasado domingo en el Mini Estadi, frente al Barça B, el conjunto almeriense ha jugado cinco partidos en inferioridad y, de ellos, uno, el jugado frente al Rayo Vallecano, lo acabó con nueve jugadores por las expulsiones del valenciano Jorge Morcillo -uno de los líderes en esta clasificación-, un minuto antes de llegar al descanso, y del malagueño José Ángel Pozo, sufrida en el minuto 84. Un aspecto este que debe de mirárselo el equipo porque, en una categoría tan igualada como lo es la Segunda División A, jugar con un hombre menos suele suponer una ventaja grande para el rival de turno y no se diga si, como sucedió en Vallecas, son dos los expulsados.

De hecho, el cuadro rojiblanco no ha ganado ninguno de los partidos en los que acabó con un jugador menos. De los cinco en los que eso sucedió, con 15 puntos en disputa, el equipo rojiblanco consiguió sacar tres empates, frente a la Cultural Leonesa, en el Reino de León; Real Valladolid, en el Estadio de los Juegos Mediterráneos y, el pasado domingo, frente al FC Barcelona B, en el Mini Estadi. También es cierto que los minutos en inferioridad han sido menos de una hora, con el partido disputado en Vallecas como el que más, con 45 minutos.

Esa clasificación de 'dudosa moral', que habla de cartulinas rojas, contrasta con el de las amarillas que ha recibido el conjunto rojiblanco. En ese sentido, el cuadro unionista es de los equipos que menos amonestaciones ve en lo que va de campeonato. Solamente el Reus, con 23; Real Sporting de Gijón, con 30, y Córdoba CF, con 32, han sido amonestados en menos ocasiones que la UD Almería, que empata a 33 amarillas con el FC Barcelona B, su rival del pasado domingo.

Control

Está claro que el conjunto almeriense debe 'atarse en corto' porque son muchas expulsiones, demasiadas, las que lleva en esta temporada. En 16 jornadas disputadas, ya ha igualado las seis que sufrió en la pasada campaña, que se le computan a Pepe Diamanka, expulsado frente al Real Oviedo y Real Valladolid; el central Álex Quintanilla lo fue en el partido disputado frente a UCAM Murcia, en el partido correspondiente a la primera vuelta disputado en La Condomina (4-0); Ramón Azeez, frente al Lugo (0-0); Fran Vélez, frente al Alcorcón (0-0) y a Fidel lo expulsaron en el partido disputado frente al Real Zaragoza (2-2). Por ahora, es una menos que en la 2015/16, en la que el equipo rojiblanco acabó la temporada sufriendo siete expulsiones, aunque no todas le obligaron a jugar en inferioridad en partido en cuestión. La tercera expulsión de aquella temporada, en concreto, la sufrió el rojiblanco Fernando Soriano frente al Albacete Balompié, en el Estadio de los Juegos Mediterráneos, pero el centrocampista aragonés estaba ocupaba plaza en el banquillo.

Las otras seis fueron para Sebastián Dubarbier, expulsado frente al Deportivo Alavés, en la primera vuelta, y para Quique González, en campo babazorro, en la segunda por aquel 'rifirrafe' en la banda, en la que el castellano-manchego Ruipérez Marín -descendido al término de aquella temporada- interpretó que el delantero pucelano trataba de perder tiempo y fue expulsado. Luego cayeron Esteban Saveljich, en Elche; Fran Vélez, frente al Nàstic de Tarragona, y Lolo Reyes, que lo fue en dos partidos ante la Llagostera, en la penúltima jornada, y en Córdoba, en la última jornada de aquel campeonato en el que el equipo rojiblanco consiguió salvar la categoría con aquella igualada en el Nuevo Arcángel.

En el presente torneo liguero, el conjunto almeriense ha sufrido esa rémora que supone jugar en inferioridad en los partidos disputados frente a la Cultural Leonesa, en León; Rayo Vallecano, con dos expulsados, en Vallecas; Real Valladolid, en el Estadio de los Juegos Mediterráneos, -la única sufrida en casa- Albacete Balompié, en el Carlos Belmonte, y FC Barcelona B, en el Mini Estadi. De las seis expulsiones, tres fueron por cartulina roja directa y las tres restantes, como es obvio, fruto de una doble amonestación.

Además, hay que hacer 'observaciones' en lo que a las sanciones disciplinarias porque dos de las tres rojas directas son evitables. La de Fidel llegó con el balón parado, en el partido frente al Valladolid. Tras una dura entrada de Toni sobre Juan Muñoz, Iban Salvador golpeó con el balón al utrerano y Fidel respondió con un empujón que le costó la roja y dos partidos de sanción. La de Tino Costa también pudo ser evitable, porque se produjo por una patada cuando ya no llegaba al balón.

Frutos del juego

De las producidas como consecuencia de una doble amonestación, todas son fruto del juego, salvo la primera que recibió Joaquín Fernández frente al Albacete Balompié, en el último partido de Luis Miguel Ramis en el banquillo, que fue por hacer observaciones al árbitro, el madrileño Moreno Aragón.

En mayor o menor medida, sí hay que significar que algunas de las cartulinas mostradas pudieron ser 'desmedidas', según la apreciación del árbitro, como por ejemplo la segunda mostrada por Gorostegui Fernández-Ortega a Jorge Morcillo, en el minuto 77 del partido frente a la Cultural Leonesa. Según el acta, el valenciano vio la amarilla por «emplear el brazo de forma temeraria en la disputa del balón con un contrario», cuando las imágenes muestran que no hay golpe alguno sobre el rival.

Queda mucho campeonato por delante y los rojiblancos están obligados a andarse con cuidado. Ahora más aún si, como sucedió el domingo pasado en el Mini Estadi, el equipo tiene menos el balón, lo que sin duda alguna supone tener que estar más atentos a cortar jugadas del rival. En fútbol, está claro que quien tiene el balón obtiene más 'papeletas' para hacer gol, mientras que el que no lo tiene está obligado a robarlo. A veces, esa obligación conlleva extralimitar las 'legalidad' y, por tanto, tener 'papeletas' para la amonestación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos