UD Almería | Crónica

El Almería, el mejor de los peores, se salva con un empate en Lugo

El Almería, el mejor de los peores, se salva con un empate en Lugo
AGENCIA LOF

Los rojiblancos, que se vieron por debajo con gol de penalti, empataron pronto por medio de Fidel

Juanjo Aguilera
JUANJO AGUILERA

Final feliz, pero como en las últimas seis temporadas cargado de mucho sufrimiento. La UD Almería logra la permanencia en Lugo, apostando por las tablas ante la falta de gol y llevando toda su suerte a que el Numancia, obligado a ganar frente a la Cultural Leonesa para meterse en el playoff de ascenso, certificara su objetivo. Tuvo que sufrir y mucho el Almería porque no tuvo el partido en su mano, nunca o casi nunca. En la primera parte perdió el balón y se vio salvado por la campana antes del descanso de un primer acto en el que el Lugo llegó y buscó el gol, tanto como si le fuera la vida en él.

1 CD Lugo

Roberto; Lemos, Bernardo Cruz, Carlos Pita (Cristian Herrera, m. 76), Kravets; Seoane, Sergio Gil; Iriome, Campillo, Jaime Romero (Fede Vico, m. 24), y Dani Escriche (Mario Barco, m. 59).

1 UD Almería

René Román; Lucien Owona, Ángel Trujillo, Jorge Morcillo, Pervis Estupiñán; Sulayman Marreh (Pablo Caballero, m. 66), Rubén Alcaraz; Fidel, José Ángel Pozo (Verza, m. 61), Nano, y Juan Muñoz (Antonio Navas, m. 84).

Goles:
1-0, m. 64: Carlos Pita, de penalti. 1-1, m. 68: Fidel
Árbitro:
Cordero Vega, del colegio cántabro. Amonestó a Seoane (m. 36) del CD Lugo, y a Jorge Morcillo (m. 18), Nano (m. 49), Lucien Owona (m. 61) y René (m. 64), de la UD Almería. Expulsó a Ángel Férez, entrenador de porteros de la UD Almería (m. 91).
Incidencias:
Partido correspondiente a la cuadragésimo segunda jornada del Campeonato de Liga de Segunda División A, Liga 1|2|3, celebrado en el Estadio Anxo Carro de Lugo, con 2.923 espectadores, con cerca de 400 rojiblancos que se dejaron el alma apoyando

En la segunda, aunque la salida rojiblanca fue alentadora con un par de llegadas, perdió el centro del campo y el camino era de perdición. Más aún cuando Cordero Vega se sacó un penalti para pensar en cosas raras. Pita lo transformó y por toda la extensión del Anxo Carro solo se veían fantasmas, con 'bola y todo'. Pero reaccionó a base de corazón. No tenía otra cosa, solo el empuje de los latidos en rojo y blanco. Juan Muñoz, que ha acabado la temporada 'tirando' del equipo hacia la orilla, dio un paso que Fidel certificó para entablar y esperar a ver qué pasaba. No pasó nada, por fortuna, ni en Lugo, ni en Soria. El Almería sigue siendo de plata.

Los nervios

El inicio del partido dejó ver a un Almería dispuesto a desnivelar la contienda para conseguir el único resultado que podía garantizar la permanencia. La primera declaración de intenciones la firmó, en el minuto 1, Rubén Alcaraz con un disparo que detuvo sin problemas Roberto y que dio paso a la exposición del CD Lugo, aunque Lucien Owona y Ángel Trujillo impidieron que el acercamiento acabara en acción de peligro. En el 4, llegó el primer intento lucense con un disparo de Sergio Gil que detuvo sin problemas René Román.

El Almería siguió intentándolo en un partido equilibrado, con igualdad en cuanto a llegadas. En el 6, la protagonizó el Almería por banda derecha, con una acción entre Fidel Chaves y José Ángel Pozo que buscó portería, pero Roberto metió la mano para despejar la acción de peligro planteada por el conjunto almeriense.

El partido se escenificó en ambas áreas. En el 10, el conjunto lucense tuvo la primera clara, con una acción de Kravets que buscó el balón atrás, pero Morcillo, atento, cortó la llegada. En el mismo minuto, recuperado el balón, el propio Kravets lo mandó al larguero, en una fase en la que el Almería sufrió para buscar huecos por los que comprometer la igualada. Una falta sobre Morcillo la puso en movimiento Rubén Alcaraz, de forma directa, y el disparo lo tocó Roberto.

Sufriendo

La réplica del Lugo fue de Bernardo a la salida de un córner, en la que remató casi sin oposición, pero evitó el gol René. La siguiente fue de Escriche y el cancerbero rojiblanco la controló para montar una contra mal gestionada por José Ángel Pozo. Antes condujo Pervis Estupiñán que se la puso y el malagueño, demasiado lento, no consiguió rematar.

El Almería, sin crear peligro por banda, sufrió ante un Lugo que se vio perjudicado por la lesión de Jaime Romero, momento en el que Rubén Alcaraz la tuvo para la UDA, pero sin llegada tras su pase. En el 25, el que pudo marcar fue Juan Muñoz, tras una buena acción de Pozo, pero la mano de Roberto impidió el gol rojiblanco. El que volvió a estar cerca de llegar fue el del Lugo, pero Pita remató fuera, en el 33, un excelente servicio al segundo palo de Lemos.

La UDA enfiló los últimos minutos de la primera parte a merced del rival, que sin embargo no fue capaz de aprovecharlo. La 'rifa' de la que hizo gala el conjunto almeriense no deparó problemas, aunque sí es cierto que el campo se mostró 'volcado' en favor del conjunto albivermello. Aún así, en una falta sobre la UDA, en el 44, pudo llegar el gol, pero el disparo de Fidel lo despejó Iriome a saque de esquina en la última ocasión de una primera parte con el guión de la temporada, sufriendo, perdiendo el norte y salvándose por los errores de los rivales.

Obligado

El Almería arrancó la segunda parte con la obligación de marcar, 'arropado' por la ansiedad, y lo pudo conseguir en un córner en el 49, en una acción en la que careció de remate. Fidel puso el córner, Rubén Alcaraz disparó, pero despejó la defensa del conjunto lucense, evitando el peligro. Este llegó en el área de la UD Almería en una acción de Sergio Gil, en el 51, que detuvo René Román con una intervención de la suyas para evitar que el Lugo se adelantara en el marcador, tras el buen servicio de Iriome.

El cuadro albivermello manejó el centro del campo, controlando ante un Almería espeso e incapaz de ir con el cuerpo a cuerpo a la pelea, necesario ante la obligación de no jugar con la moneda en el aire porque un gol del Lugo o el empate de la Cultural en Soria era la perdición. Lo cierto es que el comportamiento de los rojiblancos fue, en esa fase, la de un equipo encerrado atrás, predispuesto solo para despejar el balón e incapaz de controlarlo. Por eso, entró Verza en lugar de Pozo para tener más 'cuerpo' en esa zona. Antes, Mario Barco estuvo a punto de adelantar al Lugo, pero René se la jugó para impedirlo.

Toda una vida

En el 63, un balón colgado de falta acabó con caída de Mario Barco, tras despejar de puños René. Cordero Vega pitó penalti. Pita lo puso dentro para adelantar al Lugo y sumir a los rojiblancos en un trance en el que se debía responder. No tardó en hacerlo. Nació de un disparo de Juan Muñoz, en el 68, que se fue al palo y el rechace le cayó a Fidel que puso las tablas y devolvió la ilusión a los rojiblancos.

El Almería se estiró a base de creer. Con la lesión de Carlos Pita, Francisco tuvo que reestructurar su defensa, sin descuidar la intención de lograr la victoria. Introdujo a Cristian Herrera en lugar del central y autor del gol lucense, lo que hizo que Lemos se ubicara como central e Iriome bajara a la posición de lateral.

Con tiempo por delante, el Lugo no tuvo llegada. Roberto lo intentó colgado balones arriba, pero sin capacidad para hacer daño porque los centros intentados, generalmente, por Kravets los manejó bien René. El Almería tampoco consiguió llegar con peligro a la meta de Roberto. Fran Fernández optó por aguantar, más que por la apuesta de hacer gol. Introdujo a Navas en lugar de Juan Muñoz, para formar una línea de cinco. Fue apuesta ganadora. De Soria llegaba el segundo gol y el Almería, bien plantado, no dejó que el Lugo buscara ese tanto que hubiese echado por tierra las intenciones de salvación.

La misma llega tras una temporada que necesita reflexión. De todas formas, el final del cuento habla de 'perdices y horas felices'. Salvados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos