UD ALMERÍA

El Almería gusta y gana en Tarragona

Pablo Caballero consigue el gol de la victoria en un buen partido de los rojiblancos

JUANJO AGUILERA

Un gol de Pablo Caballero, cuando aún no se había cumplido la primera media hora de juego, sirvió a la UD Almería para comenzar la temporada con buen pie, pero sobre todo con mejores sensaciones. Está claro que el fútbol son puntos, pero estos pueden llegar por casualidad o por propuesta. Y el triunfo en el Nou Estadi de Tarragona no fue fruto de una acción a lo loco y sí de una forma coherente de jugar. El Almería dominó las áreas, se impuso en el centro del campo y hasta tuvo la fortuna que no encontró en la pasada temporada.

0 GIMNÀSTIC DE TARRAGONA

Dimitrievski; Kakabadze, Suzuki, Bruno Perone, Javi Jiménez; Xavi Molina, Maikel Mesa, Sergio Tejera (Busto, m. 85); Juan Muñiz (Stephane Emaná, m. 60), Manu Barreiro y Juan Delgado (Tete, m. 81).

1 UD ALMERÍA

René; Marco Motta, Joaquín, Jorge Morcillo, Nano; Mandi, Rubén Alcaraz; Gaspar Panadero, José Ángel Pozo (Owona, m. 80), Fidel, y Pablo Caballero (Pervis Estupiñán, m. 72).

GOLES
0-1, m. 29: Pablo Caballero
ÁRBITRO
De la Fuente Ramos, del colegio castellano-leonés. Amonestó a Sergio Tejera (m. 82) y Maikel Mesa (m. 84), del Gimnàstic de Tarragona y a José Ángel Pozo (m. 78), de la UD Almería
INCIDENCIAS
Partido correspondiente a la primera jornada del Campeonato de Liga de Segunda División A, Liga 1|2|3, celebrado en el Nou Estadi de Tarragona, ante 5.851 espectadores. Antes del inicio del encuentro se guardó un minuto de silencio en recuerdo de las víctimas de los atentados de Barcelona y Cambrils.

Ante el Nàstic, atemperó la salida del cuadro de Lluis Carreras y consiguió lo que quería su rival, tener el balón para pasar el sufrimiento al bando contrario. A partir de ahí, fue el dueño del partido, lo desequilibró con control en el centro del campo y hasta pudo ganar más cómodo. El paso atrás en un par de fases del partido pudo hacer peligrar el triunfo, pero este equipo, que el año pasado era doblegado en los últimos minutos, vio cómo ante el Nàstic cambió la suerte y el palo del último minuto de Maikel Mesa se fue ‘por donde vino’ para cambiar la historia. Aunque Ramis pidió paciencia el viernes y que no se comparara, el ser humano siempre cae en el error de comparar. Esta UD Almería, el año pasado necesitó jugar catorce partidos de Liga fuera de casa para ganar el primero. La ‘apuesta’ ya está saldada por la prontitud, pero no se ha acabado la Liga. Esta empezó ayer. Queda mucho por delante, pero qué bien se trabaja con una victoria.

Poco a poco

Estaba el partido en fase de tanteo con un Nàstic intenso y tratando de conseguir la victoria ante un Almería presionado. Por eso, en una salida de balón cuando se cumplía el minuto 2 de juego tuvo la primera. Falló el Almería en la salida de balón y el balón lo condujo Juan Muñiz por banda izquierda para dar un pase en busca de Barreiro. Se anticipó René para evitar el que puso ser el primero.

El primer intento rojiblanco fue con un disparo de Morcillo cuando se había cumplido el minuto 4, aunque no creó problemas para la portería defendida por Dimitrievski, que vio cernirse el peligro sobre su área cuando se cumplía el minuto 11. Rubén Alcaraz buscó a Fidel y este encontró a Pozo, cuyo disparo se marchó a córner, tras desviar Dimitrievski.

El Almería estaba mejor sobre el terreno de juego, tomando el peso del partido y lo demostró Fidel, en el minuto 12, con una internada del onubense, que corrió por el centro, pero no miró a los costados y su disparo se marchó fuera. Lo cierto es que el equipo rojiblanco mandaba y llegaba con cierta facilidad a la meta de Dimitrievski. En el 18, un robo de balón de Rubén Alcaraz acabó con apertura para a Fidel y pase para Caballero, cuyo disparo lo atajó el meta tarraconense.

El Nàstic no se durmió. Visto cómo estaba el partido, no dudó en buscar el área rival y, en el 20, la tuvo para ponerse delante. Tal vez la ocasión más clara de la primera parte. Fue una acción de Juan Delgado que se la puso a Sergio Tejera, pero René actuó rápido para impedir el tanto. La jugada acabó con un disparo a las nubes.

Robo y gol

Fue casi anecdótica, porque el Almería se manejaba bien en las áreas. René y la defensa rojiblanca mantenían ‘en línea’ al equipo de Lluis Carreras. El robo en el centro campo, con Mandi y Rubén Alcaraz, dio el balón a Fidel, este condujo, se valió de un Pozo ‘creativo’ que se la puso perfecta para Pablo Caballero. El argentino entró entre centrales y la puso al fondo de las mallas. El Almería ganaba en el 29.

A partir de ahí, el equipo rojiblanco dio un paso atrás, lo que favoreció para una creación más cómoda por parte del conjunto tarraconense, pero sin la fortuna en el último pase, lo que sin duda no fue por demérito del equipo granota, sino más bien por lo que hizo el Almería en defensa, impidiendo que finalizara jugada. Casi la pudo acabar con otro gol en el 44, tras una buena acción de Marco Motta por la derecha, con centro al que no llegó Pablo Caballero.

El inicio de la segunda parte comenzó como la primera. El Nàstic, con dudas, lo intentó por medio de Juan Muñiz, pero se encontró con un sólido Marco Motta y, en el 48, el robo de balón pudo dar pie a que el Almería se marchara en el marcador. El balón lo cortó Mandi y se la puso a Pozo, hubo combinación previa, y el pase del malagueño, al hueco, le cayó a Pablo Caballero, que falló en el remate.

Sólidos

Pudo entablar Juan Muñiz, en el 54, pero la acción estaba anulada por fuera de juego de Manu Barreiro y el Almería, controlando el balón, tocó en las cercanías de la frontal del área tarraconense hasta que el balón le cayó a Gaspar Panadero, cuyo disparo se fue por la izquierda de la portería defendida por Dimitrievski.

El Nàstic no había tenido propuesta. Débil en ataque, era incapaz de crear problemas al marco de René. Cuando lo tuvo, el propio cancerbero del conjunto rojiblanco se encargó de impedir el tanto. En el 60, la acción fue a la salida de un córner, con disparo de Kakabadze desde fuera del área que el rojiblanco mandó a saque de esquina. A la salida, Suzuki buscó el tanto, pero lo volvió a impedir René.

Carreras se la jugó, introdujo a Stephane Emaná para situarlo como acompañante de Barreiro. El equipo tarraconense se estiraba, pero el Almería tenía las suyas. Gaspar Panadero, en el 61, controló dentro del área, pero sin fortuna en el remate.

Movió ficha el Almería. Ramis buscó refresco con la presencia de Hicham en el campo en lugar de Gaspar Panadero. El hispano-marroquí entró con ganas y, en el 70, pudo hacer su ‘golito’ en una acción en la que Motta condujo el balón, se la puso a Hicham y este buscó el centro para, desde lejos, intentar sorprender a Dimitrievski, que atajó con apuros. El técnico rojiblanco buscó la sorpresa con la entrada de Pervis Estupiñán.

El Almería siguió intentándolo y pudo lograrlo en el 77, tras una gran acción de Fidel por la derecha, buscó la perpendicular y su disparo al palo derecho lo despejó Dimitrievski a saque de esquina con una estirada mejor que el disparo del onubense.

Ramis reforzó el centro del campo con la entrada de Owona, que se colocó como acompañante de Jorge Morcillo, mientras Joaquín se colocó en el centro del campo, ante la salida de Pozo. El Nàstic también buscó aire nuevo con la presencia de Tete por Juan Delgado y la posterior de Bustos en lugar de Sergio Tejera. Eran los últimos intentos locales por meterse en el partido, sin capacidad para sorprender a un Almería que aprovechaba los robos para tratar de sentenciar. En el 86, la acción fue Hicham, que entró por banda izquierda, buscó la línea de fondo y su disparo se encontró con Dimitrievski.

Con el partido muriendo, el Nàstic estuvo cerca del gol, pero René lo evitó en el 90, en una acción en la que Kakabadze le ganó la partida a Pervis y el remate de Manu Barreiro no dio premio. Tampoco los que realizaron Javi Jiménez y Maikel Mesa, este ya en el descuento, que mandó un balón al palo que en otros tiempos hubiese entrado. Esta vez no lo hizo y permitió al Almería sumar tres puntos fruto de un gran trabajo.

Fotos

Vídeos