UD Almería

Al Almería le falta el otro fútbol en el Carlos Tartiere

Al Almería le falta el otro fútbol en el Carlos Tartiere
AGENCIA LOF

Los rojiblancos, que se adelantaron en el marcador, mantienen un digno pulso que acaba con triunfo del Real Oviedo

JUANJO AGUILERAALMERÍA

La ‘mala leche’, la mirada ‘atravesada’, esos bajos instintos que consolidan a los equipos en las mejores posiciones de la tabla es lo que hizo que la UD Almería no ganara en Oviedo. Ausente de gol, pese al que hizo Fidel, el conjunto dirigido por Lucas Alcaraz acabó pagando las sinergias en el Carlos Tartiere ante un Real Oviedo que tuvo un comportamiento incomodado durante la primera hora de partido, pero que curiosamente despertó cuando vio que los rojiblancos iban en serio, dispuestos a cortar la pésima racha de resultados positivos lejos del Estadio de los Juegos Mediterráneos. El gol de Fidel, tras una gran jugada de Pozo, puso el epílogo a un primera parte ‘y media’ de carácter, de buen rendimiento, de motivos para pensar en la victoria.

El tanto fue el prólogo a un comportamiento distinto del equipo de Anquela, que volcó el campo a su favor, que obligó al Almería a dar un paso atrás, que desbordó y puso cerco a la meta defendida por René. Toché, la alternativa impuesta por Anquela, tras el gol de la UDA, respondió bien en el primer balón que tocó, puso las tablas y se valió de la suerte en un disparo de Saúl Berjón, que tocó en el meta almeriense, para escenificar una derrota que ‘desvirtúa’ los méritos de una UDA Almería que no mereció perder, pero que adoleció de capacidad para parar el fútbol como sí lo hizo el Real Oviedo.

Manejo rojiblanco

De salida, la intensidad que pusieron ambos equipos sobre un césped en mal estado, pese a llevar inactivo durante el último mes, fue similar. El conjunto de Lucas Alcaraz trataba de tocar en campo contrario ante un Real Oviedo que se mostraba muy incómodo ante ese intento rojiblanco de ser dominador de la parcela ancha del terreno de juego. El rojiblanco Nano, en el minuto 2, fue el primero en intentarlo cara al marco contrario, pero el disparo del lateral zurdo malagueño se escapó por encima del larguero de la meta defendida por Alfonso Herrero.

Los rojiblancos le luchaban la pelota al cuadro carbayón, que se mostraba no se sentía ‘tranquilo’ en los inicios del duelo, que rifaba el balón para sacarlo de su área. La entrada por banda de Johannesson empezaba a crear ciertos problemas para los de Lucas Alcaraz. David Rocha, en el minuto 12, lo intentó desde fuera del área, pero su disparo se marchó por encima del larguero de la meta defendida por René Román.

Los unionistas continuaban manteniendo el tipo, el repliegue de la UD Almería era perfecto, lo que sin lugar a dudas complicaba el intento de crecer del conjunto de Juan Antonio Anquela, siempre con dificultades para encontrar caminos ventajosos con los que meterle miedo a los de Lucas Alcaraz. Una acción a la contra, en el minuto 17, acabó con un buen balón de Fidel para Mandi y de este para Hicham, que el hispano-marroquí disparó fuera, por el palo contrario. La respuesta del cuadro oviedista fue, en la siguiente acción cuando se cumplía el minuto 18, con un balón bien servido de Johannesson que remató Aarón Ñíguez y detuvo el rojiblanco René.

Esperar el fallo

El partido era de contras. Aquel que perdiera menos balones tendría camino andado para lograr la victoria. Linares tuvo la suya en el minuto 21, pero su disparo lo desvió Nano a saque de esquina, en una de las pocas que tuvo el cuadro azulón ante una UD Almería que tocaba bien el balón, que lo hacía suyo y lo controlaba. El Oviedo esperaba el fallo a base de ser vertical, pero el error no llegaba.

Lo cierto es que el Almería hacía un gran partido, se mostraba cómodo, todo lo contrario que un Real Oviedo que buscaba a balón parado sorprender la meta defendida por René. En el minuto 38, una falta lanzada por Saúl Berjón la remató fuera, por muy poco, Linares, en la que pudo ser, tal vez, la ocasión más clara para el equipo asturiano en la primera parte, en la que se vio dominado por un Almería sin esa ‘chispa’ necesaria para cambiar el destino de la primera mitad del partido, en la que los rojiblancos manejaron el duelo.

2 Real Oviedo

Alfonso Herrero; Johannesson, Carlos Hernández, Héctor Verdés, Valentini (Toché, m. 57), Varela (Cotugno, m. 77); Ramón Folch, David Rocha, Aarón Ñíguez (Yeboah, m. 83), Saúl Berjón, y Linares.

1 UD Almería

René; Marco Motta (Fran Rodríguez, m. 74), Ángel Trujillo, Joaquín Fernández, Nano; Mandi (Pablo Caballero, m. 74), José Antonio Verza, Rubén Alcaraz; Fidel (Gaspar Panadero, m. 66), Hicham y José Ángel Pozo.

Goles
0-1, m. 53: Fidel Chaves finaliza una grandísima acción de José Ángel Pozo. 1-1, m. 59: Toché marca, en el segundo palo, tras una acción iniciada por Aarón Ñíguez y centro posterior de Saúl Berjón. 2-1, m. 71: René en propia meta, al tocarle balón en la espalda, tras disparo de Saúl Berjón al palo.
Árbitro
Díaz de Mera Escuderos, perteneciente al comité castellano- manchego. Amonestó a Carlos Hernández (m. 43), Aarón Ñíguez (m. 68) y Varela (m. 73), del Real Oviedo, y a Marco Motta (m. 40), José Antonio Verza (m. 51), Mandi (m. 53), Hicham (m. 73) y Fidel Chaves (m. 83), de la UD Almería.
Incidencias
Partido correspondiente a la jornada vigésimo tercera del Campeonato de Liga de Segunda División A, Liga 1|2|3, celebrado en el Estadio Carlos Tartiere de Oviedo, ante 15.144 espectadores.

La segunda parte comenzó ‘tocada’ para la UD Almería, que la inició sufriendo porque el Real Oviedo pisó área rojiblanca, con acciones casi siempre provocadas por la entrada de Aarón Ñíguez por la banda derecha y de Saúl Berjón por la izquierda, este buscando la segunda tarjeta amarilla para Marco Motta. Sin embargo, lo más cerca que estuvo fue como consecuencia de disparos alejados de la meta de René. El Almería mantuvo el aire, no tembló y esperó sus acciones a la contra para ver si rompía el partido. Lo consiguió de ‘pies’ de José Ángel Pozo. No hizo el gol, pero sí una jugada de ‘tiralíneas’. El malagueño subió por banda izquierda y puso el balón al lugar preciso al que no llegaba nadie nada más que Fidel, que la mandó al fondo de las mallas.

Anquela cambió veloz, deshizo la defensa de cinco dando entrada a Toché que, en el primer balón que tocó, puso las tablas ante una UDA que adoleció de ‘picardía’ para dormir el partido. La acción la inició Aarón Ñíguez, moviéndose en la frontal del área. Por la izquierda entró Saúl Berjón, al que Mandi no pudo ‘acosarle’ por la amarilla que había visto momentos antes.

Cuesta arriba

El campo se volcó a favor del cuadro oviedista, con más presencia arriba. En el 65, la ocasión la firmó Miguel Linares, que remató mal una acción iniciada por Saúl Berjón, con remate fallado por Toché. Aún así, el Almería lo seguía intentando. Pozo, en el 67, remató flojo a las manos de Alfonso Herrero un buen servicio de Rubén Alcaraz.

El partido, de todas formas, empezaba a cambiar. El Real Oviedo lo manejaba y ese cambio quedó reflejado con otra acción de Saúl Berjón, con un disparo que se fue al palo derecho de la meta de René, el balón tocó por detrás en el meta de la UDA y se alojó en las redes rojiblancas.

Lucas Alcaraz deshizo el esquema plantado en un principio, dando entrada a Fran Rodríguez en lugar de un Marco Motta amenazado por la amarilla que había visto en los últimos minutos de la primera parte y a Pablo Caballero en lugar de Mandi, también con tarjeta vista cuando la falta la hizo Aarón Ñíguez, lo que mediatizaba su juego a la hora de defender las subidas por la banda diestra de la UD Almería.

No estaba todo dicho porque, en el minuto 80, otra gran acción de José Ángel Pozo, muy al estilo de la del gol, metió un gran balón hacia Hicham que cortó antes Carlos Hernández, mandando el balón a saque de esquina. En el 83, Pozo buscó el disparo de lejos, que tocó en el brazo de Carlos Hernández, sin que señalara penalti en una fase en la que el Real Oviedo manejaba el partido, no jugaba ni dejaba jugar con la ‘pasividad’ de Díaz de Mera y el Almería intentaba dar los últimos coletazos buscando las tablas que no llegaron para acabar perdiendo un partido digno de un equipo rojiblanco al que le faltó ‘mala leche’ y dormir el partido cuando lo tuvo manejado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos