UD ALMERÍA

Al Almería se le escapa la victoria en el mismo minuto que la obtuvo ante el Lugo

Al Almería se le escapa la victoria en el mismo minuto que la obtuvo ante el Lugo

Partido equilibrado en el que Verza pudo poner el gol de la victoria, pero Dimitrievski detuvo el penalti

JUANJO AGUILERAALMERÍA

Lo que el fútbol te da un día, te lo quita otro, más tarde o más temprano. A veces no deja pasar ni dos semanas. El Almería pagó la fortuna que tuvo la pasada semana cuando René detuvo el lanzamiento de Fede Vico. Y las alegrías se convirtieron en 'lágrimas' por el penalti que detuvo Dimitrievski a Verza. Pero el fútbol es así. De todas formas, aunque la rabia que supone no ganar nuble el horizonte más cercano, el punto no es malo si se tiene en cuenta que el rival que jugó enfrente no mereció menos.

1 UD Almería

René; Antonio Navas (Fran Rodríguez, m. 46), Joaquín, Trujillo, Nano; Mandi, Verza, Rubén Alcaraz; Fidel, Hicham (Gaspar Panadero, m. 75) y José Ángel Pozo (Juan Muñoz, m. 83).

1 Gimnàstic de Tarragona

Dimitrievski; Pol Valentín, Xavi Molina, Suzuki, Javi Jiménez; Eddy Silvestre (Matilla, m. 73), Gaztañaga; Juan Muñiz, Maikel Mesa (Dongou, m. 66), Tete Morente, y Manu Barreiro (Álvaro Vázquez, m. 75).

Goles:
1-0, m. 58: Fidel finaliza un magnífico pase de José Ángel Pozo. 1-1, m. 78: Disparo de Tete Morente que toca en Joaquín y entra en la meta de René.
Árbitro:
Pizarro Gómez, del comité madrileño. Amonestó a Antonio Navas (m. 41), Fran Rodríguez (m. 79) y José Antonio Verza (m. 85), de la UD Almería, y a Juan Muñiz (m. 72), del Gimnástic de Tarragona
Incidencias:
Partido correspondiente a la jornada vigésimo segunda del Campeonato de Liga de Segunda División A, Liga 1|2|3, celebrado en el Estadio de los Juegos Mediterráneos, con 6.056 espectadores.

Fue en el seno de un partido en cierto modo vibrante, en el que ambos equipos miraron mucho el error, no cometerlo, sabedores de que eso podría deparar la derrota. Se manejó bien el Almería, sobre todo tras la buena salida del Nàstic, que dispuso de llegada, pero no encontró fortuna en el disparo. El Almería, con Pozo metido en la 'telaraña' que propuso el Nàstic, tenía dificultades, pero el malagueño se 'desmadejó', tuvo sus ocasiones antes del descanso y mató en la segunda parte. No hizo gol, pero medio gol de Fidel es suyo. Su pase profundo a banda cambiada puso al Almería delante y el Nàstic lo pudo acusar.

Pero el Almería pagó los problemas. Perdió la brújula del partido más por problemas físicos que por empuje del rival, que se mostró más fuerte y dominador. Tuvo llegadas, pero el gol no llegaba. Este apareció con un disparo de 'billar' porque la carambola, antes de besar la red, dio primero en Verza y después en Joaquín. Se pudo perder y hasta ganar, pero Verza no acertó a batir a Dimitrievski, evitando una alegría justa, por los condicionantes, pero el empate tampoco desmerece porque el Nàstic no mereció irse de vacío.

Aunque el Nàstic llegó a Almería con la teórica propuesta de no tener el balón -sus partidos fuera de casa están marcados por esa máxima, pues se siente más cómodo siendo dueño del balón, aunque controlando el juego-, lo cierto es que se mostró de salida como un equipo vertical que en dos minutos forzó dos saques de esquina y una ocasión que acabó con remate de Manu Barreiro que atajó sin problemas el cancerbero rojiblano René Román.

El Almería presionaba la salida de balón de un Nàstic atrevido con el balón, que se acercaba al área rojiblanca, tratando de aprovechar la velocidad de Tete Morante por la banda izquierda del cuadro granota, por la que aparecía la novedosa presencia del joven del filial Antonio Navas, ante la ausencia por sanción de Marco Motta y la falta de ritmo de Fran Rodríguez, que entró en la convocatoria, pero tras cinco semanas sin aparecer en el equipo. Juan Muñiz, en el minuto 8, falló a la hora de conectar el disparo, que hubiese sido problemático, pero la tarea en defensa de José Ángel Pozo evitó la acción de peligro ante la portería defendida por los rojiblancos.

Empezaba a aparecer José Ángel Pozo, encargado de poner un balón perfecto para Rubén Alcaraz, cuando se cumplía el minuto 11. El remate del máximo goleador de la UD Almería lo detuvo Dimitriesvki, evitando así el primer gol del partido, en una fase en la que el equipo de Rodri también empezaba a presionar arriba y su propuesta generaba peligro, pisando área rival, con el error como la clave del partido. No lo hubo en ningún lugar. El Almería, con Pozo, buscó el disparo a la primera y Dimitrievski atajó cómodo el lanzamiento del malagueño.

Empezaba a tener más balón el Almería, que lo intentaba ante un Nàstic que frenaba al Almería en falta. Rubén Alcaraz, en acción individual, buscó la sorpresa desde lejos, la intervención de Dimitrievski evitó el gol, aunque Pizarro Gómez no consideró que hubo toque del cancerbero del cuadro tarraconense, en el minuto 29, cuando el Almería empezaba a mover el balón.

El partido estaba abierto. El Nàstic lo intentaba desde lejos con un disparo de Juan Muñiz desde la frontal, en el 38, que detuvo por bajo René, y otro posterior de Gaztañaga, a pase de Maikel Mesa. Sin embargo, respondió el Almería con otra acción de José Ángel Pozo, que acabó con disparo de este buscando la escuadra, pero no encontrándola, en el minuto 39.

Eddy Silvestre, en el 44, pudo llevar el gol al marcador, tras una buena acción en la que se escapó de varios defensores rojiblancos para mandar el balón por encima del larguero y casi que el partido al descanso.

La tarjeta que vio Antonio Navas antes de acabar la primera parte provocó su salida. Entró Fran Rodríguez, que la tuvo 'tiesa' en el arranque de la segunda mitad con Tete Morante, y el partido comenzó a ser más intenso si cabe, más peleado por ambos equipos, dispuestos a buscar un buen resultado. El Almería se acercó también al área del Nàstic. Mandi, que estaba realizando un gran partido 'ciego', intentó sorprender desde lejos, sin fortuna.

Empezaba a aparecer Pozo de nuevo, con un gran acción del malagueño, que buscó el hueco tocando en la frontal, pero sin fortuna. El Nàstic había perdido la brújula, esta la tenía Pozo. El malagueño, cuando le dieron la opción, demostró su clase. Cogió el balón para dar un pase de 'dibujos animados', de los de un jugador con 'pedigree' de grande. Miró al tendido de 'sombra' y lo puso al otro lado. Un pase en diagonal que lo remató Fidel para poner al Almería por delante, tras un gran control del onubense.

El partido llevaba la firma 'Lucas Alcaraz', dando valor a la primera gran acción clara y aprovechando el error. De hecho, una acción posterior pudo ocasionar el segundo, pero Hicham se hinchó de balón, con Fidel preparado para haber 'engatillado' y haber dado tranquilidad a los rojiblancos.

Una caída de Maikel Mesa en su área provocó la entrada de Dongou, un cambio hombre por hombre, para luego modificar el centro del campo, con la presencia de la experiencia de Matilla en lugar de la estatura que proponía el roquetero Eddy Silvestre.

El Almería buscaba más velocidad para matar el partido a la contra ante un rival que cogió el control del balón, por eso dio entrada a Gaspar Panadero en lugar de Hicham. En el Nàstic, la presencia de Álvaro Vázquez propuso otra cosa, al entrar en lugar de Manu Barreiro. No dio resultado, aunque un disparo de Tete Morente, en el 78, se envenenó tocando en Joaquín y sorprendiendo a René para poner las tablas.

Quedaban poco más de diez minutos y había un nuevo partido, en el que el Almería había perdido el sitio, no se había acercado al área de un Nàstic que tenía más balón y estaba más próximo al área de un Almería que tenía problemas para ponerle freno a las intenciones de los de Antonio Rodríguez 'Rodri'.

Aún así, en el 88, una acción en el área del Nàstic acabó con derribo de Juan Jiménez sobre Juan Muñoz. Verza, que remató en la acción siguiente de cabeza al gol, fue el encargado de lanzar un penalti que acabó deteniéndolo Dimitrievski para escenificar las alegrías y las miserias del fútbol sólo seis días después.

Donde las dan las toman. El empate, de todas formas, no es un resultado inmerecido. El Almería, que pudo ganar, acabó empatando ante un Nàstic que no mereció perder.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos