CRÓNICA

El Almería se engancha a la vida

El Almería se engancha a la vida
JOSÉ LUIS MATARÍN

Los rojiblancos se imponen a un Barça B en un duelo de los que no se juegan, se ganan

JUANJO AGUILERA

Grandísima victoria, no por fútbol pero sí por actitud, la conseguida por la UD Almería que logra los tres puntos en un partido vital, casi fundamental, para seguir en la pelea por la permanencia y frente a un Barça B que llegó con idéntico objetivo. Por eso, el partido fue más de ganarlo que de jugarlo. Los nervios aparecieron impresos junto al escudo de ambos y el partido no fue una 'oda al fútbol, sino una bandera al aire para quienes creen en la lucha como el camino hacia el triunfo. El Barça B tuvo más balón, expuso calidad, pero sólo hasta la zona de tres cuartos de campo. En las cercanías del área, al equipo de García Pimienta le 'faltó maldad' y centímetros para haber obtenido otro resultado, claro que René no dejó lugar para el hueco.

El conjunto azulgrana tuvo el balón, tuvo ocasiones, pero fue un manojo de nervios en los metros finales, ante un Almería muy presionado, pero con un carácter que le permitió templar los nervios cuando pudo perder el partido. Hicham, cuando peor lo tuvo el Almería, puso un gol que cambió las tornas. Hizo a los rojiblancos actuar más serenos y apagó el interruptor de un Barça B que no tuvo capacidad reacción, por muchas 'armas' que puso sobre el terreno de juego el técnico culé.

En la pelea

Presentó novedades en el equipo la UD Almería, con Fran Fernández situando a Sulayman Marreh de nuevo en el once y con Verza fuera de la convocatoria. Los rojiblancos no dieron tiempo a que se iniciara el partido, presionando la salida de balón del FC Barcelona B, metiéndose en la línea de pase y creando peligro. En el 3, tras el primer córner, el primer lanzamiento entre los tres palos, de Pervis Estupiñán, de cabeza, manso y a las manos de Ortolá.

El Almería siguió haciendo su partido ante un Barça controlado y sin salida. En el siguiente robo, en el minuto 5, la ocasión fue creada por una acción por banda derecha de Fidel, con disparo final de José Ángel Pozo que atajó el cancerbero blaugrana.

1 UD ALMERÍA

René; Marco Motta, Joaquín Fernández, Ángel Trujillo, Pervis Estupiñán; Sulayman Marreh (Lass Bangoura, m. 63), Rubén Alcaraz; Hicham, José Ángel Pozo (Tino Costa, m. 49), Fidel, y Pablo Caballero (Lucien Owona, m. 84).

0 FC BARCELONA

Ortolá; Palencia, David Costas, Jorge Cuenca, Cucurella; Rivera (Vitinho, m. 82), Monchu, Aleñá; Nahuel, Abel Ruiz (Marc Cardona, m. 64) y Carles Pérez (Ballou, m. 76).

GOLES
1-0, m. 65: Hicham.
ÁRBITRO
Arenes Franco, del colegio asturiano. Amonestó a Pervis Estupiñán (m. 49), Joaquín Fernández (m. 61), Lass Bangoura (m. 86) de la UD Almería, y a Rivera (m. 75) y Monchu (m. 75), Marc Cardona (m. 78) y Cuenca (m. 91) del FC Barcelona B.
INCIDENCIAS
Partido correspondiente a la jornada trigésimo séptima del campeonato de Liga de Segunda División A, Liga 1|2|3, celebrado en el Estadio de los Juegos Mediterráneos, con 10.422 espectadores. Antes del inicio del partido, la UD Almería salió al terreno de juego con camisetas de apoyo para Gaspar Panadero, intervenido quirúrgicamente y que estará entre seis y ocho meses de baja.

Poco a poco, el Barça B fue imponiendo su estilo de toque, moviendo el balón, pero con la dificultad de encontrar hueco ante la basculación de la que hacía gala el conjunto rojiblanco. Aún así, en el minuto 11, el filial blaugrana estuvo cerca del gol, en una buena acción por banda derecha que acabó con disparo de Abel Ruiz por encima del larguero.

El Almería empezó a sufrir, con el filial blaugrana mostrando su calidad, pero en un partido de rachas porque el Almería adelantó la línea de presión y el robo. Tras una falta cometida sobre Pozo, el Almería estuvo cerca del gol, pero lo sacó la defensa azulgrana, tras un triple centro de Fidel, en el 20. Dos minutos después la ocasión fue del onubense, el más activo en el inicio del duelo, que buscó el disparo, se le escapó a Ortolá y a punto estuvo de entrar.

Los nervios

Ambos equipos cometieron errores. La situación que ambos atraviesan en la clasificación son fruto de no aprovecharlos. El Almería tuvo la suerte a favor cuando más empujó el conjunto blaugrana, que a la contra estuvo próximo al gol. En el 24, Abel Ruiz pudo hacer el gol, tras un buen servicio de Nahuel, sacada por la defensa. La de Aleñá, en el 25, se la quitó Pervis Estupiñán a Carles Pérez. En el 27, el disparo del, tal vez, jugador más prometedor del equipo blaugrana lo atajó René, que en el 28 sacó a córner un gran disparo de Nahuel.

El Almería lo pasó mal en esos minutos porque el Barça B se hizo dueño del balón y el partido estuvo en las cercanías del área rojiblanca. En el 36, el intento fue de Fidel, sin que Ortolá lograra atajarlo, pero el balón se fue por la línea de fondo. La respuesta la puso el Barça B con un disparo de Monchu que René mandó a saque de esquina, casi como sucedió en el 44, fruto del asedio de los de García Pimienta, donde Carles Pérez aprovechó un buen servicio de Aleñá, pero René tapó portería, en la última acción de la primera parte.

El inicio de la segunda parte no fue diferente al final de la primera. El Barça B continuó teniendo el balón y aprovechó los nervios rojiblancos para estar cerca del gol. En el 47, la acción fue de Aleñá y su disparo 'envenenado' lo despejó René. Abel Ruiz, en el área, no llegó por los pelos.

Cloroformo

El partido estuvo roto, sin gobierno, con ambos equipos exponiendo sus filias y sus fobias. La segunda, para tener el balón, puso en problemas al Almería. En el 61, una pérdida de Sulayman la aprovechó Aleñá para meter el miedo en el cuerpo. De todas formas, su disparo no creó problemas para la portería de René. Que atajó una gran falta de Nahuel, en el 62.

Sin embargo, cuando peor estuvo el Almería llegó el gol. Fue una gran acción de Pervis Estupiñán por banda izquierda, el ecuatoriano casi llegó a la línea de fondo y puso un centro que lo aprovechó Hicham para adelantar al conjunto rojiblanco y provocar los nervios en el conjunto azulgrana, cuyos intentos posteriores no llegaron a complicar la vida a los rojiblancos.

Un triunfo con el sello del carácter, el puesto por un equipo que quiere salvarse, que pelea por ello y que ha convertido la permanencia en una meta, posible cuando los partidos que hay que ganar se ganan, más allá del juego.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos